fundacion cb
  • |
Región Digital

Los coches alemanes: una tendencia en el mercado actual

A la decisión de comprar un coche se le añade un elemento adicional a tener en cuenta: en el mismo país de residencia o recurrir a la importación.

16 septiembre 2019 | Publicado : 17:55 (16/09/2019) | Actualizado: 08:33 (09/10/2019)

Importar coches desde Alemania se ha convertido en una actividad importante dentro del sector automovilístico, en momentos en los que las ventas están condicionadas a las cada vez mayores restricciones en cuanto al uso del coche por su impacto medioambiental, la importación de vehículos fabricados en Alemania ha ganado terreno frente a las demás opciones del mercado.

A la decisión de comprar un coche se le añade un elemento adicional a tener en cuenta: Comprar el coche en nuestro país, en el concesionario de confianza o acudir a la opción de la importación y aquí las posibilidades se pierden de vista por la amplitud del mercado automovilístico mundial en cuanto a marcas, modelos, estilos, presupuestos y necesidades que el usuario final debe cumplir.

En este sentido, traer un coche directamente de Alemania está aglutinando a una parte muy importante del mercado, esto se debe a que comparando, y debido a las políticas fiscales e impositivas de ese país, son más baratos que los vehículos de otros países europeos y esto se convierte en un elemento diferenciador con respecto a la competencia.

Un proceso complicado que es sencillo al hacerlo paso a paso

El interesado puede abrumarse por la cantidad de trámites que se deben hacer y puede que ante la mirada inexperta, se pierdan las ganas de invertir en un vehículo alemán; lo cierto es que al contar con la ayuda de profesionales, el proceso se torne como si fuese una tarea rutinaria para cualquier solicitante.

En este sentido, la compra del coche requiere saber que la compra por sí misma es un procedimiento como el que se realizaría en cualquier país, luego la matriculación y el pago de todas las responsabilidades y obligaciones en las que incurre el comprador, deben ser cuidadosamente detalladas y planificadas.

Es obvio pensar que el primer paso es encontrar el coche de tu preferencia, una vez hecho, esta fase permitirá tener una idea clara de lo que se quiere, haciendo la búsqueda más concreta y exhaustiva y evitando de esta manera, las pérdidas de tiempo y dinero; luego es conveniente acompañarse de especialistas de la rama para contratar todos los servicios necesarios de una forma fiable, rápida y segura.

Uno de los puntos a tener en cuenta es la forma de transporte, al traer un coche directamente de Alemania, las opciones suelen ser sencillas, y puede llegar a casa transportado en un camión o que el dueño lo conduzca desde su locación original; en el primer caso, los costes de transporte varían entre los 600 y los 900 Euros, mientras que en el segundo caso, los gastos son variables en función de los intereses del conductor, que deberá planificar muy bien la ruta, independientemente de lo apasionante que pueda resultar para la mayoría recorrer carreteras nuevas y atravesar países.

Otro aspecto a tener en cuenta son los impuestos, estos dependen de la modalidad de compra, al ser nuevo, se pagan los impuestos directamente, pero para los vehículos usados deberá existir un documento compra-venta sobre el cual se debe pagar una tasa; si la documentación no está en el idioma de residencia final del coche, deberán pagarse aranceles por traducción jurada.

Las revisiones y el seguro son obligatorias y dependen de la localidad en la que circulará el coche, los departamentos de tráfico se encargan de este trámite final en el que cada uno de ellos tiene una tarifa propia; la suma de todos estos gastos hace pensar que más allá de lo complicado o sencillo de la gestión, es poco rentable comprar un coche en Alemania, pero esto no es así; a esta ventaja de mercado se le suman otros elementos de carácter personal que inciden sobre esta decisión, tales como una mayor variedad de opciones, complementos o versiones en el vehículo.

Las ventajas no son únicamente económicas 

La evolución en la práctica de importar coches de Alemania, ha conseguido balancear un mercado que se había desacelerado, con esto en consideración y más allá de los retos que se plantean con la importación de vehículos, hay razones bastante significativas por las que el mercado de coches alemanes ha crecido de forma tan gradual y sostenida; no se plantea este argumento desde el punto de vista económico y competitivo, sino más bien desde las preferencias de los usuarios, en cuanto al tipo de producto al cual están accediendo.

Comparativamente hablando, la relación calidad-precio en cuanto al segmento de vehículos que se importan es alta; la cada vez mayor personalización en los productos, ha generado un giro en la forma de hacer negocios en el sector automotriz, de esta forma, el comprador no está únicamente enfocado en la gama Premium tradicional, la confianza en las empresas de la rama de importación, ha logrado establecer vínculos en los que el consumidor conoce y expresa lo que realmente quiere y necesita.

Esta coyuntura favorece el proceso y por ello, la decisión no recae únicamente en el precio; las estrategias de comercialización, permiten que el consumidor refleje sus gustos en cuanto a la gama: lujo, todoterreno, deportivos, entre otros; la planta motriz tradicional en diésel y gasolina o la innovadora electricidad; sobre los complementos que personalizan el coche y sobre toda una serie de elementos, convierten un proceso que desde fuera se ve tedioso en una aventura llena de satisfacciones.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.