Festival flamenco
  • |
Región Digital

Camas elásticas, un buen modo de alejar a los pequeños de las pantallas

Algunos estudios confirman que los usuarios de teléfonos móviles inteligentes miramos nuestro terminal unas 150 veces al día.

04 junio 2019

Silicon Valley es el epicentro de la tecnología y la innovación. En un lugar donde se albergan las sedes de las principales compañías tecnológicas del momento están luchando desde hace un tiempo por limitar el uso de las pantallas en los pequeños.

Algunos estudios confirman que los usuarios de teléfonos móviles inteligentes miramos nuestro terminal unas 150 veces al día y pasamos entre 5 y 6 horas online al día. Este exceso de conexión, que no tiene fin, hace tiempo que se ha convertido en preocupación entre los directivos de Silicon Valley.

En algunos casos se ha llegado incluso a que los niños menores de cierta edad consulten sus teléfonos móviles. El objetivo no es otro que evitar los efectos nocivos que pueden tener las pantallas en el sueño, el ánimo y el aprendizaje, especialmente en edades muy tempranas.

Uno de los casos es el de Kristin Stecher, ex investigadora informática casada con un ingeniero de Facebook, que solo permite a sus hijas exponerse a las pantallas por tiempo limitado cuando tienen que hacer un viaje largo en coche o cuando todos los miembros de la familia disponen de tiempo libre.

Bill Gates prohibió a sus hijos usar teléfonos móviles hasta la adolescencia y Tim Cook, directivo de Apple, no es partidario de que su sobrino esté presente en las redes sociales.

Resulta curioso, cuanto menos, que en el lugar del planeta donde más se trabaja por el desarrollo de la tecnología y los dispositivos móviles vean con tanto recelo el abuso de sus propios productos, siendo conscientes de los riesgos que generan.

Los estratos sociales y el acceso a las pantallas

En lo que respecta a la educación, desde hace años muchos centros educativos están implementando la pedagogía Waldorf, que se basa en nociones del filósofo Rudolf Steiner y en la que se plantea el acceso a ordenadores y dispositivos móviles después de los 12 años, cuando los jóvenes ya han adquirido algunas estrategias de aprendizaje.

Se cree que el contacto prematuro con pantallas, o el exceso de su uso, puede limitar la capacidad de concentración, la creatividad y afectar a la socialización. Con respecto a este tema nos encontramos también con el uso de pantallas como una muestra más de la estratificación de la sociedad.

Es posible que en Silicon Valley puedan evitar que los pequeños accedan a pantallas hasta determinada edad, pero en familias con menores recursos económicos y menos capacidad de compatibilizar vida social y familiar, el uso de pantallas (ordenadores, teléfonos móviles, tabletas), es una forma de conseguir la aceptación de los pequeños y su “domesticación”.

Encontrar nuevos alicientes, recuperar juegos tradicionales

El acceso masivo a la tecnología crea seres humanos dependientes de esta tecnología. En el caso de los niños y jóvenes esto supone un grave problema porque impide su desarrollo intelectual y social.

La sociedad, y por sociedad nos referimos a instituciones, centros de enseñanza y familia, debe apostar de manera decidida por convertir a los niños y jóvenes de la actualidad, nativos digitales, en personas que sepan diferenciar el mundo real del virtual.

No se trata de renunciar a todo lo positivo que tienen las nuevas tecnologías: acceso masivo a internet, redes sociales, videojuegos… porque eso también es cultura e información, sino adquirir esa capacidad de establecer diferencias entre la realidad y el mundo virtual, que con los influencers en redes sociales pasa a ser un mundo ideal.

En este sentido, la clave está en recuperar los juegos tradicionales y que los adultos pasen más tiempo con los pequeños, algo que obliga a luchar por la integración entre familia y trabajo. Una fórmula sencilla para alejar a los pequeños de las pantallas, o que dejen de ser adictos a ellas es mediante juegos divertidos como las camas elásticas infantiles. En el blog Juega y Crece nos muestran una completa review sobre camas elásticas para niños. En esta guía aparece información completa sobre este accesorio lúdico deportivo.

Las camas elásticas son un equipamiento que potencia la diversión, pero además jugar o saltar en ellas ayuda a mantener un buen estado de forma y ganar en salud. En muchas instalaciones deportivas tipo gimnasios o salas de crossfit están incorporando camas elásticas porque el ejercicio aeróbico que se practica sobre ellas es: increíblemente divertido, supone un bajo impacto y que tiene asociado un bajo riesgo de lesión, ayuda a quemar grasa y desarrolla huesos más fuertes.

Para los pequeños, ahora que llega el verano, disponer de una cama elástica infantil y otros juegos para niños al aire libre les anima a salir de casa y no estar tan pendientes, llegando en algunos casos a la obsesión, por estar cada minuto conectado a una pantalla. En Juega y Crece nos muestran algunas de estas camas elásticas infantiles, equipamiento especialmente útil para mejorar aspectos orgánicos como el equilibrio, debido al suelo inestable del trampolín.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.