Ayudas corresponsabilidad  1
  • |
Región Digital

Qué debemos tener en cuenta al contratar un seguro de salud

Muchas de las opciones que nos ofrezcan las compañías podamos descartarlas rápidamente por no adatarse a nuestro perfil.

03 septiembre 2018

Ante la gran cantidad de oferta de seguros médicos que hay en España, es fácil perderse a la hora de decidir qué seguro contratar, con cuál compañía quedarse, que coberturas son las más beneficiosas para nuestros intereses…  

Seguramente muchas de las opciones que nos ofrezcan las compañías podamos descartarlas rápidamente por no adatarse a nuestro perfil, pero aun así seguirá habiendo muchas otras entre las que nos será muy difícil discernir si no seguimos un criterio para valorarlas con acierto.

Ente otras cosas, contamos con la ayuda inestimable que nos ofrecen los comparadores en internet, que nos hará esta pesada tarea mucho más liviana. Son muchos los factores que vamos analizar a lo largo de este artículo, pero de los cosas más importante en las que nos tenemos que fijar son los médicos y clínicas en los que seremos atendidos cuando lo necesitemos, y es un asunto que suele pasar completamente desapercibido.

Pongamos por ejemplo una compañía muy popular en nuestros días, Adeslas. Antes de decidirte a contratar sus servicios, sería más que conveniente consultar el cuadro médico de Adeslas, que está siempre disponible en la web a la que redirecciona el anterior enlace, por si necesitas ver el cuadro de profesionales médicos de Adeslas con el que podrás despejar las dudas que puedas tener al respecto de quién o quiénes serán los médicos por los que serás atendido y cual su especialización y cualificación.

Otros factores a tener en cuenta antes de contratar tu seguro médico

Otro de los principales asuntos a tener en cuenta son los copagos. Esta es una fórmula bastante extendida que implica que podemos elegir a uno de los especialistas del catálogo de la compañía, pero debemos pagar una parte proporcional de la consulta, que variará según qué compañía y qué modalidad de seguro hayamos contratado.

La ventaja de los seguros copagos es que suelen ser más baratos y permiten incluir, en muchas ocasiones, a familiares dentro de la misma póliza. En cambio, los seguros sin copago se hacen cargo del total del coste sanitario, y por este motivo suelen ser más caros.

Hay pólizas de seguro que también contemplan el reembolso. En esta modalidad, el paciente puede acudir al especialista que decida aunque este no se encuentre en el cuadro médico de la compañía, pero tendrá que abonar el mismo la totalidad de la consulta y posteriormente solicitar el reembolso, que será de entre un 70% y un 100 % del importe íntegro en dependencia del seguro contratado. Las cuotas de estos seguros suelen ser también más altas.

Hay que prestar mucha atención a qué incluye cada seguro y su póliza correspondiente, ya que hay algunos muy asequibles pero que no incluyen los gastos de hospitalización en caso de necesitarlo. En esos casos, será el propio paciente el que tendrá que asumir los costes de los días que pase en el hospital junto con el coste de los tratamientos que reciba y las pruebas diagnósticas que se le hagan.

Como cabe suponer, una estancia en el hospital puede resultar muy cara, por lo que será importante valorar este factor y si tiene límite su duración.

Del mismo modo que la cobertura hospitalaria puede tener un límite, las sesiones para ciertas dolencias o trastornos también pueden estar limitadas a una cantidad determinada de sesiones, como la psicoterapia, por ejemplo, así que es importante saber qué es lo que nos ofrece nuestro seguro exactamente y no solo valorar una oferta que sea atractiva económicamente hablando.

También se debe mirar con detenimiento si existe un periodo de carencia, que significa que la cobertura del seguro no entrará en vigor hasta pasado un plazo, así que si tienes urgencia por hacerte alguna prueba y en la seguridad social hay una lista de espera enorme, asegúrate de que tu póliza no recoja entre sus premisas un periodo de carencia antes de contratarla.

Un factor obvio a valorar es que el seguro médico sea lo más completo posible, así que cuantas más especialidades médicas abarque mejor. Algunos incluyen también el servicio a domicilio, por lo que si nos encontramos mal o no tenemos medios para desplazarnos al centro de salud, un médico acudirá a visitarnos a casa.

Es importante valorar que nuestro seguro nos garantice un buen servicio de urgencia y que disponga de una buena red de centros a los que acudir, por un lado porque habrá alguno cerca de nuestro domicilio y, por otro lado, porque si dispone de muchos centros habrá menos aglomeraciones y recibiremos un mejor servicio, que al final es de lo que se tata. Hay que estudiar con detenimiento qué pruebas diagnósticas cubre, ya que mientas que todos abarcan las más básicas, normales y asequibles puede que no cubra las más caras que podamos llegar a necesitar en un futuro. Igual ocurre con la cobertura dental, que pude limitarse simplemente a limpiezas y empastes o ser mucho más completa. 

Con todos estos factores bien valorados y estudiados con detenimiento podremos hacer una elección más acertada del seguro de salud que necesitamos.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.