• |
Región Digital

Mérida abre al público los restos del Templo de Culto Imperial en la calle Holguín

Ha sido, tras su rehabilitación y adecuación por 102.000 euros, a cargo los socios Mecenas y el Consorcio Ciudad Moumental, aportando al 50%

09 agosto 2019 | Publicado : 12:08 (09/08/2019) | Actualizado: 22:05 (09/08/2019)

Este viernes, se ha abierto al público los restos del Templo de Culto Imperial ubicados en la calle Holguín, con la presencia de la Secretaria General de Cultura, Miriam García Cabezas, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna y, el Director del Consorcio Ciudad Monumental de Mérida, Felix Palma.

En su intervención, el primer edil ha señalado que, como socio mecenas, ha agradecido la labor de los socios y del Consorcio de la Ciudad Monumental por apostar por la reintegración de los restos en la ciudad.

“Vamos a intentar que este templo se siga excavando y se incorporen los edificios anexos a las excavaciones arqueológicas. El ayuntamiento va a colaborar con el Consorcio en la puesta en valor de este recinto”, aseveraba el alcalde.

Mientras, García Cabezas ha mostrado su "satisfacción" por la recuperación de este monumento, y ha felicitado al Consorcio por su "entrega" y "trabajo" entre los diferentes departamentos.

En este sentido, ha afirmado que "no se trata solo de excavar, sino también de investigar e interpretar", por lo que ha destacado la labor de los mecenas para poner "el legado histórico" al servicio de la ciudadanía.

De esta manera, ha explicado que la parte de la divulgación es "muy importante", por ello, se han puesto en marcha iniciativas para "los más pequeños" como el proyecto 'Adopta un Monumento', al tiempo que ha recalcado que este espacio "suma" al atractivo turístico de Mérida.

Por su parte, el director del Consorcio, Félix Palma, ha dicho que con este tipo de proyectos se pretenden "recuperar espacios para la ciudad", por lo que la visita será "autoprogramada" dentro de los horarios establecidos y, este espacio era "un gran templo" al que se accedía por el Arco de Trajano.

Datos e Historia

De esta forma, gracias a los socios MECENAS del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, a partir a ahora, pasear por la c/ Holguín será descubrir uno de los hallazgos arqueológicos más relevantes de Augusta Emerita.

Con la apertura al público de este nuevo recinto, que integra los restos del templo de Culto Imperial en el urbanismo actual, se recupera para la ciudad uno de los símbolos del poder imperial, definido a través de una arquitectura imponente. Sus medidas son monumentales: el templo completo ocupó una superficie de 748 metros cuadrados y tuvo una longitud de 38 metros.

El recinto religioso en el que se enmarca este templo fue construido en un momento avanzado del mandato de Tiberio, que gobernó entre los años 14 y 37 de nuestra era.

Su finalidad: el culto imperial, un vehículo de propaganda para exaltar el poder del emperador y de su familia a través de la religión oficial romana.

Era tan importante a nivel simbólico la creación de este espacio en la ciudad que para poder construir el recinto en el lugar elegido, los romanos no dudaron en derribar cuatro manzanas de viviendas.

Los restos de este solar fueron descubiertos durante una intervención de urgencia a cargo de José María Álvarez Martínez, a principios de los años 80 del siglo pasado.

Durante el año 2003, dentro de un proyecto de investigación en el que participaron varias instituciones, se documentó la secuencia estratigráfica del solar, la relación del templo con la plaza que presidía y se profundizó en el conocimiento de la arquitectura del edificio, permaneciendo visible desde la calle.

Esta investigación culminó con la publicación en el año 2007 de un monográfico titulado “El Foro provincial de Augusta Emerita. Un conjunto monumental de culto imperial” de la mano de Pedro Mateos Cruz.

Con el nuevo tratamiento de adecuación que el Consorcio de la Ciudad Monumental ha llevado a cabo en el solar, se recupera para la ciudad este importante testimonio de la ideología romana clásica.

Las estructuras conservadas forman parte del podio del templo, de más de 3 metros de altura, fabricado con sillares de granito y revestido de mármol. Se conserva también el suelo de la plaza que presidía este gran templo, así como fragmentos de las cornisas y las columnas originales, que alcanzaron una altura de 14.25 metros.

El Proyecto de adecuación integral de este monumento, elaborado por la arquitecta Inocencia García Hidalgo y Emilio Ambrona Fernández-Tejada, museógrafo del Consorcio de la Ciudad Monumental, contempla  la consolidación de estructuras y la reintegración de piezas originales.

El adecentamiento de medianeras, la renovación del cierre, ampliando el acerado para una contemplación segura de los restos desde la calle, la creación de una pasarela para la visión detallada de los vestigios, o la instalación de un espacio interpretativo dedicado al Culto Imperial, son algunos de los recursos empleados para garantizar la accesibilidad física y cognitiva a este lugar.

Un equipo del departamento de Arqueología ha acompañado los rebajes de los perfiles de seguridad de las medianeras, garantizando su documentación.

En total, 22 trabajadores del Consorcio de la Ciudad Monumental han trabajado directamente en el proyecto: 1 museógrafo, 1 arqueóloga, 1 topógrafo, 2 restauradoras, 3 dibujantes, 1 encargado, 1 capataz, 2 oficiales de mantenimiento, 6 peones de mantenimiento y 4 peones de arqueología, además de diversas empresas privadas especializadas.

La museografía se completa con paneles interpretativos, dotados de ilustraciones originales, que garantizarán la comprensión del edificio en época romana y su evolución posterior, a medida que otras culturas modificaban la fisonomía de la ciudad.

El suelo original de la plaza ha sido tratado mediante una limpieza mecánica y química, antes de proceder a su consolidación, utilizando refuerzos perimetrales del mortero de cal, ladrillo y terracota machacada que actuaba como solera de las placas de mármol que pavimentaban este espacio público.

Estas placas, que se encontraban en algunas zonas muy fisuradas, han sido reintegradas en sus lugares originales, utilizando las fotografías de la excavación arqueológica de 2003, dirigida por Pedro Mateos, para garantizar la fidelidad de la correcta reubicación de estos fragmentos antes de su consolidación.

Este proyecto de adecuación del templo romano de la calle Holguín fue el elegido por los socios Mecenas para esta anualidad. La aportación de los socios Mecenas ha resultado fundamental a la hora de recuperar un monumento para la ciudad, es decir, la ciudadanía comprometida con su Patrimonio recupera espacios monumentales para Mérida.

Los trabajos de adecuación de la calle Holguín han tenido un coste de 104.620 euros. Algo más de la mitad de este coste ha sido financiado por las aportaciones de los socios que eligieron como Proyecto Mecenas 2018 la integración de este imponente templo, desmantelado parcialmente, tras su abandono en el siglo V. El resto ha sido sufragado por el propio Consorcio.

El horario de apertura del recinto, para la temporada estival, será de 9.00 a 20.30 h., pudiendo contemplase el templo desde la calle en cualquier momento.

La adecuación del templo se completa con una iluminación que favorecerá disfrutar los detalles del edificio durante los paseos nocturnos por la zona.

Con su apertura, el Consorcio de la Ciudad Monumental continúa aumentando el conocimiento y el valor social del patrimonio emeritense.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.