the geco
  • |
Región Digital

El Cáceres de aquellos tiempos

08 octubre 2019

El Cáceres de aquellos tiempos

Camino, de forma despaciada y lenta, acaso de forma de forma somnolienta, por el recorrido de las calles y de los silencios, del Cáceres de Aquellos Tiempos...

Camino, de forma despaciada y lenta, acaso de forma de forma somnolienta, por el recorrido de las calles y de los silencios, del Cáceres de Aquellos Tiempos...

Y avanzo, como tantos cacereños, gracias a las nuevas tecnologías informáticas, entre una densidad de Estampas, de Imágenes, de Fotografías, de Personajes, de Curiosidades, de Tipos Populares, en las que bien merece la pena detenerse, con la mano en el alma, adentrarse, incrustrarse, saborearlas e intentar que las mismas se hagan un hueco en las páginas de la Historia de Cáceres.

Lo que se va haciendo, eso sí, entre artículos, reportajes y páginas web que se van aireando, poco a poco, con exquisita sensibilidad, por parte de muchos cacereños, para dejar constancia de lo que el escritor ha venido en denominar el Cáceres de Aquellos Tiempos y en su blog titulado “Cacereñeando”.

Una revista a aquel Cáceres de los años sesenta que se dibuja en medio de una larga, densa, curiosa y sugestiva panorámica que se abre como un abanico, de par en par, y por donde se van cruzando tantas fenomenologías, gracias al esfuerzo de tantos cacereños de aquella época (años sesenta y setenta, fundamentalmente), que, poco a poco van descubriendo los visillos de las esencias de aquella ciudad, mientras van saliendo a la luz testimonios anónimos escondidos entre los silencios de los recuerdos de tantos...

Una larga relación de retratos, tanto fotográficos como históricos, con datos, con apuntes, con recuerdos, que, esperemos, se vayan recogiendo cuidadosamente por parte de los estudiosos y ayude a ir reestructurando y conociendo, más y mejor, aquella ciudad que palpitaba en sus cincuenta y tantos mil habitantes...

Apuntes que se conforman desde diversas esferas, con rincones, con personajes, con nombres y otros apuntes y anotaciones que enriquecen la historia de la ciudad...

Unas nuevas vías, como Facebook, donde páginas como “Fotos Antiguas de Cáceres” “No eres de Cáceres”, o “Indumentaria Popular de Extremadura”, y que me perdonen otras muchas, se abren como Foros por donde se da una amplia cabida a un desfile de Estampas que nos trasladan a aquellos largos paseos por Pintores, por la Plaza Mayor, por el Paseo de Cánovas, entre compases de adioses, y un segmento de rostros conocidos.

Aparecen monumentos inéditos y de rica estampa y aportación desde ángulos diversos, La Torre de Bujaco, el Palacio de los Golfines, la Iglesia de Santa María, el Convento de San Pablo, el Adarve, o escenarios como la Plaza de Toros, Fuente Concejo, el Cuartel, la Ciudad Deportiva, o la magia de aquellos comercios históricos que, un día, se despedían para siempre –El Siglo, El Precio Fijo, Almacenes Correa, etc--, como se perciben desfiles procesionales, El Cristo de los Estudiantes, ay, efemérides diversas, lavanderas con rostros rasgados por surcos de esfuerzo y padecimiento, colegialas de las Carmelitas, camareros, profesores del Brocense, frailes del San Antonio, niños del Hospicio, tipos como el Nano, bailes de los grupos de Coros y Danzas, la folklorista Angelita Capdevielle, el sacerdote Manuel Vidal, la modista Dioni, el futbolista Tate, el locutor Polito, la lavandera La Farruca, el restaurador Emilio Rey, “El Pato”,  el fotógrafo fotografiado, por ejemplo, mi amigo Enrique Caldera, o aquellas secuencias que se detienen en aquellos escolares, con su cara de niño bueno, posando para el retrato, como se decía del recuerdo del colegio.

Otros asoman con sus escritos, con sus pensamientos, con sus reflexiones... 

Unos grupos de Facebook con las aportaciones, cuajadas de generosidad y pasión, de cacereños de pura talla: Paco Mangut, Teófilo Amores, José Antonio García Recuero, Fernando Jiménez Berrocal, Alfonso Polo, Julita G. Parra, José Luis Gutiérrez Maestre, Manuel Trinidad, Julián Manzano, J. Vidal Lucía, Marcial Rojo, Purificación Claver, Fernando Montes, José Massa, Jacinto García Alonso... ¡Buena gente, lector, buena gente, compañero del alma, compañero...! 

Una forma, también, de muchas gentes anónimas, pero del Cáceres de siempre, Catovi de pura raza extremeña, que se enorgullecen de esta fenomenología, pudiendo aportar imágenes de Aquellos Tiempos, haciendo camino al andar, como un día escribiera Antonio Machado y musicalizara y cantara, por aquellos tiempos, también, Joan Manuel Serrat... 

Una curiosa forma de hacer cada día Más y Mejor Cáceres, mientras muchos buscan afanosamente por sus álbumes fotográficos, por revistas y periódicos, esas imágenes con las que agradar al personal y que los espontáneos se lancen con sus comentarios de recuerdos, de citas, de rememoraciones...

Un hueco que se ha abierto con las puertas de par en par y penetrar en los interiores de la ciudad, como la que hoy desprenden estas aportaciones de tantos cacereños sacando esos pequeños tesoros, la inmensa mayoría extraídas del baúl de los recuerdos, que, uno a uno, engrandecen el corazón de los Sabores de Cáceres...

NOTA: La fotografía es de Javier y se publicó en la revista “Alcántara” en 1961.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.