Premios @ 2
Premios @ 1
  • |
Región Digital

LOS EXTREMEÑOS TIRAN DEL CARRO

10 diciembre 2017

LOS EXTREMEÑOS TIRAN DEL CARRO

“Ante el reto de los tiempos, como siempre, los extremeños de a pie, tiran del carro”.

Con frecuencia aparecen en los medios de comunicación nacionales, regionales, provinciales y locales noticias relativas a los índices económicos y demográficos, que sangran a la región extremeña, con los pueblos cacereños y pacenses naufragando, lamentablemente, en las páginas de la actualidad. Y, lo que aún resulta peor, en el silencio, también, de parte de la clase política.

Es el caso de la información del pasado domingo en el diario “Extremadura”, firmada por Guadalupe Moral, en la que se subraya que la región “pierde 5400 habitantes por la emigración, el peor saldo en 16 años”. Peor aún resulta cuando en la misma el profesor de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Extremadura, Antonio Pérez Díaz, expone que hay mucha gente joven que está haciendo las maletas, que “todavía tenemos que ir a más” y que se trata de “la crónica de una muerte anunciada”, tal como hemos dejado constancia en otros artículos.

Otro golpe demoledor sobre Extremadura.

Lo mismo que aparecen datos negativos acerca de la renta per cápita, cómo a raíz del “Milana bonita” el titular de Fomento, Iñigo de la Serna, reconoció el secular retraso del tren por el Oeste de España, los datos que emanan desde la Administración con referencia al aumento de la población pasiva en la región, o, la cada vez más compleja posibilidad de empleo para los más jóvenes. Referencias que tampoco, por lo que parece, inquietan demasiado en determinadas poltronas y responsabilidades políticas.

Una serie de datos que auguran unas malas expectativas, cuando Extremadura tanto precisa, de forma urgente, de toda una revitalización económico-social e industrial que acabe con la sangría de tan demoledores ejemplos.

Una serie endémica de males y de adversidades que, sin embargo, encuentran a una población, la de a pie, con el suficiente coraje como para tirar del carro hasta la extenuación. Con emprendedores y trabajadores que, lejos de tantas vacuas acciones políticas, no paran de labrar los surcos de la tierra madre y aupar la región con unos brazos y cuerpos repletos de amor propio, coraje y sudor en el empeño.

Me viene a la memoria cómo el año 1988 el articulista fue galardonado con uno de los premios “Extremeños del Año”, por la Cadena SER-Extremadura, que dirigía ese luchador que siempre fue Julio Luengo.

El galardón consistía en la figura de un extremeño, sobre una base de encina, levantando el mapa regional de la Extremadura eterna.

La estatuilla del galardón pretendía simbolizar el esfuerzo histórico y ejemplar de las gentes extremeñas mientras subrayaba, eso sí, “sobre todo las de a pie”.

Esas gentes que sueñan con un empleo para sus hijos, las que ven cómo muchos de sus jóvenes emprenden una esforzada marcha por los duros raíles de la emigración, las que tratan de asirse a la fuerza del terruño –con la historia, las costumbres, el apego familiar, la esperanza, el hálito de vida— en base a las expectativas de los nuevos emprendedores, a las posibilidades industriales de la tierra, a la riqueza agrícola-ganadera, a las ayudas de los fondos europeos y otros. Esas buenas gentes extremeñas que aún confían… 

Muchas veces cruzadas, eso sí, con la queja de la inoperancia de quienes no conectan demasiado con las imperiosas necesidades de una región, como Extremadura, que no tiene más remedio que demandar, cada día con más capacidad reivindicativa, nuevas vías en expectativas para que nuestra Comunidad Autónoma cuente, como debe, en el concierto nacional.

Hora es, pues, de que Extremadura se ancle en las vías más exigentes, como ha resultado el ejemplo de “Milana Bonita”, y que se escuche el grito del clamor popular que parece que ha hecho ponerse las pilas, por fin, al menos hasta hoy, a los dirigentes políticos regionales, y también, carajo, al ministro, que prometió atender con diligencia la demanda de la atención ferroviaria. 

Se trata, sencillamente, de un acto de justicia.  Como un acto de justicia es que se atiendan desde Madrid y el gobierno regional, las necesidades y demandas de un pueblo que, a lo largo de la historia, ha sido verdaderamente modélico en su capacidad de aguante ante desatenciones, arbitrariedades e injusticias…

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Angel Ruiz Cano-Cortés 23:23 11 diciembre 2017

Un gran artículo de Juan de la Cruz rebosante de veracidad y justicia, que analiza y pondera la realidad histórica de nuestra querida Extremadura...

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.