Región Digital
flores rectangular

VALERIANO GUTIERREZ MACIAS ANTE LA VIRGEN DE LA MONTAÑA

03 mayo 2017

VALERIANO GUTIERREZ MACIAS ANTE LA VIRGEN DE LA MONTAÑA

Su libro “Cantores de la Virgen de la Montaña” representa una cuidada recopilación de poemas a la Patrona de Cáceres.

Desde la Real Cofradía de la Santísima Virgen de la Montaña me solicitan un artículo sobre Valeriano Gutiérrez Macías, mi padre, y la Patrona de Cáceres. Y, ahora que la Virgen se encuentra en la Concatedral de Santa María,en su vista anual desde el Santuario, escuchando las peticiones de sus hijos, he elaborado este trabajo del sentimiento de amor y pasión de mi progenitor ante la Virgen de la Montaña.
Valeriano Gutiérrez Macías (1914-2006), fue uno más de todos los cacereños de siempre que sentía, en lo más profundo de su alma, fervorosa devoción y pasión por la Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres.
Y si ese sentimiento se conforma como de especial relevancia en la hondura de cada uno, Valeriano Gutiérrez Macías lo llevaba, también como todos, a gala.
Una preciosa lámina de la Virgen de la Montaña, enmarcada, figuraba en su despacho, una estampa se encontraba en la mesilla de noche, sus hijos, desde muy temprana edad, ya llevábamos una medalla de la Virgen colgada del cuello, y con una relativa frecuencia habríamos de subir hasta el Santuario para depositar las correspondientes preces y rogativas. Visita que Valeriano Gutiérrez Macías solía llevar a cabo con las misas vespertinas de los sábados.
Primer teniente de alcalde, Vicepresidente de la Diputación Provincial, hizo todos los esfuerzos que buenamente pudo, como los que le solicitaban los miembros de la Cofradía de la Virgen de la Montaña, y ayudar, por caso, a mejorar el camino de subida hasta el santuario, a imprimir la mayor y mejor prestancia a las bajadas y presencia de la Virgen en la Concatedral de Santa María en su estancia habitual…
Como escritor e investigador también trabajó afanosamente en divulgar, a través de sus artículos, ensayos y conferencias el sentido de identidad popular y comunión alrededor de la Virgen de la Montaña.
Tan es así que el año 1975 incrementó sus publicaciones con el libro “Cantores de la Virgen de la Montaña”, con una dedicatoria como la siguiente: “A la Real Cofradía de la Santísima Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres”, en la que desde siempre contó con numerosos amigos, y que bajo su estampa sitúa el siguiente pie de fotografía: “Nuestra Señora de la Montaña. Protectora de la Muy Noble y Leal Villa de Cáceres”.
Un libro que acometió a raíz de la conmemoración del Cincuentenario de la Coronación Canónica de la Patrona de Cáceres, y en cuyo prólogo, con el fin de rendir un tributo a María de la Montaña ya subraya: “La ciudad de Cáceres es mariana por excelencia. ¡Qué buen refugio: cantar a la Virgen!” y dejando constancia en su texto, al mismo tiempo, de que “Nada se puede regatear a Nuestra Excelsa Madre de la Montaña y todos hemos de estar unidos poniendo de manifiesto nuestras inquietudes marianas y el mayor entusiasmo”.
Así pues “Cantores de la Virgen de la Montaña” supone un estudio recopilatorio y divulgativo sobre una numerosa diversidad de poemas que elevó la inspiración fervorosa de señalados poetas a lo largo de la historia, junto a una pequeña biografía de sus autores, en un trabajo de gran entusiasmo y dedicación que fue mecanografiando mi madre, Adoración Gómez Sánchez, también firme devota, claro es, de Nuestra Patrona, y la corrección comprobatoria de los textos entre los dos.
Una larga lista de poemas, en las trescientas cincuenta páginas del libro, en la que figuran versos de José María Gabriel y Galán, Antonio Hurtado Valhondo, Diego B. Regidor, Rafael García-Plata de Osma, Diego María Crehuet, Juan Luis Cordero, Elías Serradilla Vega, Antonio Floriano Cumbreño, Eladia Montesino-Espartero Averly, Dionisio Acedo Iglesias, Miguel Muñoz de San Pedro, Jesús Delgado Valhondo, Carlos Callejo Serrano, José Canal Rosado, Fray Antonio Corredor García, Luis Carlos Gutiérrez...
Todo un puñado de nombres, devotos, y de poemas, entrañables y muy sentidos, emanados de lo más hondo del alma y del numen, que se configuran como un inmenso ramo de versos y de flores, de sentimientos y de manifestaciones de fe, que nacen en tantos cacereños y que navegan en volandas, surcando, al tiempo, los aires de la sencillez y de la sensibilidad más bella y hermosa, cuajados de amor, hasta el Santuario de la Virgen de la Montaña.
¡Poemas de luz, versos de meditación, cantos profundos de los vates, semillas de reflexión, con el corazón y el alma mirando hacia el Santuario de la dulce paz desde el que la Virgen de la Montaña custodia de sus hijos!
Mi padre, Valeriano Gutiérrez Macías, comentaba ante sus amigos, todo Cáceres, que si tuviera que recopilar todas las poesías que se le han dedicado a la Virgen, necesitaría mucho tiempo y se precisarían varios tomos. Un motivo que le forzó a llevar a cabo a hacer una selección tan compleja como delicada, sí, pero esforzada y abierta para agavillar, que ese era el objetivo, todo un cancionero a y sobre la Virgen de la Montaña.
Un libro, “Cantores de la Virgen de la Montaña”, al que se dedicó de forma esmerada y en el que se pueden leer, en la serenidad del caminar del día, en el silencio recogido y meditativo de la noche, en la esperanza del mensaje de los versos, poemas con títulos como: “A la Virgen más bella, Patrona de Cáceres”, “Ante su altar”, “Tocando al cielo”, “Ave María”, “Dulce es tu nombre, María”, “Baja ya, Madre mía”, “Oración de la provincia de Cáceres”, “Rosario de oro a la Virgen de la Montaña”, “María de la Montaña” o “Montaña de versos para la Virgen de la Montaña”…
De este modo Valeriano Gutiérrez Macías, siempre devoto de la Virgen de la Montaña, trató de prestar, desde su buena fe y la constancia y el rigor de su empeño, su mejor contribución a la Patrona de Cáceres.
Así, al menos, lo creyó firme, esperanzadamente, junto a mi madre… Y así fue posible el libro “Cantores de la Virgen de la Montaña”.
NOTA: En la fotografía una de las llegadas de la Virgen de la Montaña a Cáceres con Valeriano Gutiérrez Macías, entonces primer teniente de alcalde, y Alfonso Díaz de Bustamante, alcalde, en primer plano.

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.