ribera guadiana
  • |
Región Digital

Condenado en Cáceres a un año de cárcel por un delito continuado de maltrato animal con resultado de muerte

El Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres ha condenado a un varón a un año de prisión por un delito continuado de maltrato de animales domésticos --animales equinos-- con resultado de muerte y a tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para su tenencia.

09 noviembre 2021 | Publicado : 14:11 (09/11/2021) | Actualizado: 14:11 (09/11/2021)



MÉRIDA, 9 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres ha condenado a un varón a un año de prisión por un delito continuado de maltrato de animales domésticos --animales equinos-- con resultado de muerte y a tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para su tenencia.

Asimismo, por un delito continuado de maltrato de animales domésticos que menoscaba gravemente la salud, se le condena a la pena de siete meses y quince días de prisión y a tres años de inhabilitaciónespecial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tengarelación con los animales y para su tenencia.

La sentencia, recogida por Europa Press, también le condena, en concepto de responsabilidad civil, a indemnizar a la asociación 'El Refugio del Burrito' por unos gastos médicos y veterinarios con la cantidad de 660,33 euros.

De igual forma, el tribunal cacereño ha acordado la entrega definitiva de los animales --caballos, potros y yeguas-- a la asociación 'El Refugio del Burrito', así como la suspensión por tres años de las penas de prisión impuestas al acusado, quedando condicionada dicha suspensión a que no vuelva a delinquir en dicho plazo y al pago de la responsabilidad civil establecida en cuotas mensuales, iguales y consecutivas, de 100 euros y una última con la cantidad restante.

Esta cantidad se deberá a abonar dentro de los cinco primeros días de cada mes comenzando el mes siguiente al dictado de la presente sentencia y con apercibimiento de posibilidad de revocación de la suspensión parael caso de incumplimiento de cualquiera de las condiciones.

La sentencia es firme y ejecutoria y contra la misma no caberecurso, salvo la posibilidad de solicitar su aclaración paracorregir algún "concepto oscuro", suplir cualquier omisión que contengao corregir errores materiales manifiestos o aritméticos.

HECHOS PROBADOS

La sentencia considera hechos probados que el acusado era responsable de un número no determinado de animales equinos, en todo caso de más de siete yeguas, tres caballos y tres potros, teniendo a los mismos repartidos en diferentes fincas ubicadas en la localidad de Santa Ana (Cáceres), una de ellas de su propiedad, otra de ellas disfrutada en régimen del alquiler y otra disfrutada por tolerancia del dueño.

En esta situación, y entre el mes de noviembre de 2018 y febrero de 2019, el acusado no prestó "ninguna atención" a sus caballos, ni aseguró que tuvieran comida a su disposición, ni facilitó el seguimiento veterinario de los mismos, de manera que los animales, ante la falta de comida, abandonaban la parcela del acusado cada vez que podían para asegurarse su supervivencia.

"Unas veces comiendo en parcelas colindantes, otras directamente del parque de la localidad, sin que el acusado hiciera nada por remediar esta situación, que le era conocida, pasando los animales a deambular por los entornos del casco urbano de Santa Ana, metiéndose en fincaspropiedades de terceros en busca de alimento y agua", ha destacado la sentencia recogida por Europa Press.

Y, como consecuencia de la ausencia de atenciones para asegurar elbienestar de sus caballos, los animales tuvieron que buscarse susupervivencia como "si estuvieran asilvestrados o confiar en la buenavoluntad de los vecinos".

Esta situación de falta de cuidados imprescindibles para la supervivencia, por falta de agua y comida suficientes y de atención veterinaria afectó de modo singular a los dos potros por su mayor vulnerabilidad física y a un caballo adulto.

Así, en febrero de 2019, uno de los potros, macho de capa torda y sin chip identificador, no pudo ponerse en pie debido a su debilidad y se abandonó a su suerte sentándose en la vía pública de Santa Ana, lo que movilizó al ayuntamiento de la localidad que aseguró su traslado hasta el terreno del embarcadero con un vehículo jumper y avisó al acusado de la "imperiosa necesidad" de asistir veterinariamente al animal, así como de suministrarle comida y agua ante su situación sanitaria.

No obstante, el acusado no hizo ninguna de las dos cosas, por loque este potro acabó muriendo en la madrugada del día 23 de febreropor inanición severa, tras presentar las constantes vitales alteradascon bradicardia severa, bradipnea, temperatura corporal disminuida,mucosas secas,y pálidas, pérdida del tono de la lengua y cola, sinmotilidad intestinal audible y con reducción de sensibilidad de loscuatro miembros. Además de presentar valores de hematocrito yglucosa muy por debajo del rango normal.

Para impedir la muerte, tanto el veterinario como el servicio de urgencias de la Facultad Veterinaria de Cáceres, prestaron asistencia médico-veterinaria al potro, consistente en fluido terapia de choque con cateterización veterinaria, antiinflamatorios y cura local de una herida en la zona ocular derecha y análisis hematológicos y bioquímicos que no fueron suficientes para salvar su vida y que provocaron unos gastos queno se pueden concretar en este momento.

Junto con este potro, otros dos animales responsabilidad del acusado se encontraban en muy mal estado de carnes por la falta de comida y bebida que garantizaran su supervivencia. En concreto, el caballo adulto con microchip y otro potro macho, con capa torda y sin chip identificador.

Para asegurar la sanidad de estos dos animales, el órgano judicial,mediante auto de fecha 1 de marzo de 2019, acordó su depósito de losmismos, siendo trasladados en un primer momento a la Hípica 'BenitoRosado', situada en Portaje, si bien en el momento del presente escritono pueden concretarse los gastos médico-veterinarios necesarios parala sanidad de ambos animales, que han sido prestados por laAsociación 'El Refugio del Burrito'.

El resto de animales equinos propiedad del acusado fueron trasladados a la Dehesa Boyal propiedad del Ayuntamiento de Santa Ana y el 4 de abril de 2019 se comunicó al acusado el requerimiento para que procediera a trasladar a los anteriores a una finca de su propiedad y al cuidado de los mismos, aunque el 15 de abril los anteriores animales seguían en la finca propiedad del ayuntamiento, sin contar con alimento complementario, ocurriendo finalmente que uno de los anteriores, él caballo, murió como consecuencia de la falta de cuidados y dé asistenciaveterinaria que venía sufriendo.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.