Ayudas corresponsabilidad  1
  • |
Región Digital

Arranca con lleno absoluto el 'Stone & Music Festival 2018'

El Teatro Romano de Mérida se rinde ante Pablo Alborán

El cantante malagueño se emocionó hasta el punto de dejar de interpretar al piano 'Prometo', ante la ovación constante del público.

María Gallardo Jiménez

31 agosto 2018 | Publicado : 10:41 (31/08/2018) | Actualizado: 16:57 (31/08/2018)

ESCULTURA DE TERRACOTA

Cabe destacar que momentos previos a que el artista entrara en escena, la organización del 'Stone and Music Festival' quiso agradecer su presencia haciéndole entrega de la tradicional y exclusiva escultura de Terracota. En esta ocasión, la Asociación 'Fila Cero' fue la responsable de la entrega de la simbólica figura como recordatorio para todos los artistas que pasan por el festival. Una escultura que fusiona tradición y modernidad, piedra y acero, y en cuyo interior esconde arena de la escena del Teatro Romano de Mérida.

Tras Pablo Alborán, en la noche de este viernes, 31 de agosto, le toca el turno a la cantante sevillana Pastora Soler del que aún quedan localidades a la venta. Todavía hay entradas para disfrutar de los conciertos de Luz Casal y 2Cellos los próximos 14 y 21 de septiembre respectivamente. Según recuerda la organización, pueden adquirirse en la página web www.stoneandmusicfestival.com [1] o en la taquilla ubicada en el hotel Ilunion Mérida Palace de Mérida.

Fue el primero de los artistas en colgar el 'Sold out' de esta edición. En tan solo 48 horas, el público que lo acompaña desde que sacó su primer disco -allá por 2011-, agotó las entradas para ver a Pablo Alborán en el Teatro Romano de Mérida. Eso fue el 7 de diciembre del pasado año, más de ocho meses después, en la noche de este jueves, 30 de agosto, demostró sobre el escenario el por qué de su éxito.

No era la primera vez que actuaba en la capital extremeña, lo hizo ya en junio del 2013 y en el mismo escenario. Cinco años después mucho han cambiado las cosas. En aquel momento tenía 24 años, hoy 29, el éxito de sus tres primeros álbumes y un descanso de dos años sabáticos -anunciado en diciembre de 2014- necesario para volver a sus raíces y estar con los suyos.

Sin duda, este lapso de tiempo, le sirvió al joven malagueño para crear su nuevo trabajo, 'Prometo', con el que lleva de gira desde diciembre pasado, dentro y fuera de nuestras fronteras, y con el que este jueves hizo las delicias de las 3.000 personas que abarrotaban el Teatro Romano y lo aguardaban con pasión y muchos nervios.

Pasaban diez minutos de las 22:15 horas, en una de sus últimas paradas de su 'Tour Prometo 2018', cuando Pablo Alborán apareció sobre el escenario, acompañado por seis músicos -que engrandecen más si cabe el espectáculo con su maestría a la hora de tocar los instrumentos-, interpretando 'No vaya a ser' de su último trabajo. Así, desde el minuto uno, puso al respetable de pie.

A continuación hizo un repaso a algunos de sus éxitos como 'Pasos de cero', 'Escalera', 'Recuérdame' y 'Quimera', pertenecientes al álbum 'Terral'; siguiendo con 'Donde está el amor', 'Quién' y 'Ahora que me he quedado solo' ("¡Va por ti mamá!", exclamó), de su álbum 'Tanto'. También interpretó 'Cuerda al corazón' y 'Lo nuestro', de 'Prometo'. 

"Gracias por hacer posible este sueño en Mérida. Doy las gracias por poder miraros a los ojos en este lugar tan emblemático y mágico como es el Teatro Romano. Me dejáis sin palabras, es una de las primeras veces que quiero decir algo, os miro y sobran las palabras. No puedo decir nada, porque ya con veros es sorprendente e impactante estar aquí. Gracias por lo que hacéis por nosotros", dijo muy emocionado ante sus miles de fans.

A continuación cogió la guitarra y llegó uno de los momentos de la noche: 'Perdóname', éxito de 2011 que interpretó con la cantante portuguesa Carminho; seguido de 'Te he echado de menos', también de ese álbum acústico y con el que hizo un guiño al respetable diciendo "yo os he echado de menos"; y 'Al paraíso', exclamando "esto es el paraíso", en alusión a lo que estaba viviendo.

Todo ello bajo un impresionante juego de luces y sombras que engrandecían más si cabe la escena del Teatro Romano.

GRITO DE LIBERTAD

En otro momento del concierto hizo alusión a una canción que siempre presenta antes de interpretarla. Se trata de 'Boca de hule', de su último álbum. Alborán comentó ante el público que la escribió un día que estaba viendo las noticias por la televisión.

"Me empecé a entristecer porque vi todo lo que salía en la tele, algo que parece que va en paralelo y no tiene nada que ver con el mundo en que vivimos. Un mundo que efectivamente es cada vez más racista, más machista, más homófobo, más injusto... Espero que cada uno de nosotros en nuestro pequeño mundo o pequeño círculo, podamos luchar contra este virus, porque todo lo anterior es un virus, una enfermedad.

Así pues, se trata de "un grito de libertad y de respeto", por lo que invitó al público "a gritar" con él esta canción. Al término de la misma llegó 'Saturno', el momento más mágico de la noche, con todo el graderío de pie con las linternas de sus móviles encendidas, lo que dejó una instantánea para el recuerdo.

'La llave', 'Tu refugio', 'Curo tus labios' e 'Idiota', fueron interpretadas con la ayuda de su público ("juntos somos el mejor equipo que hay", recalcó el joven malagueño), a las que siguió 'Miedo' de 2011. En ese momento, tocó el cajón e invitó al público a 'Vivir', poniéndolo de pie al ritmo de su música. 

EMOCIÓN SIN PALABRAS

A pesar de que se había despedido, volvió a salir sobre el escenario, ya con el piano, y lo hizo con uno de sus grandes éxitos 'Solamente tú' y el público enmudeció. En un ambiente íntimo y lleno de emoción, llegó el turno de 'Prometo', canción con la que presenta su último álbum, y con la que se emocionó hasta el punto de tener que dejar de interpretarla para coger aire, ante la ovación y el aplauso constante del respetable.

Dejó de nuevo el piano y llegó la traca final con sus éxitos de 'Perdóname' y 'Vívela' de 2014, con la que se despidió lanzando un mensaje: "Hay que echarle valor todos los días a la vida...y vivirla".

Para finalizar, Alborán dio las gracias de nuevo al público, reconociendo que le iba a costar dormir durante meses por la imagen que estaba viendo. "Hasta siempre, sois un público maravilloso el de Mérida, inigualable. Os quiero, gracias de corazón", se despidió por todo lo alto, tras dos horas de inolvidable concierto.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.