the geco
  • |
Región Digital

Un espectáculo de baile al puro estilo 'Amargo' hacen del Teatro Romano un tablao flamenco

El bailaor Rafael Amargo da vida en el Festival de Mérida a un ‘Dionisio’ eléctrico y visceral en una obra no apta para quienes esperen ver teatro.

17 julio 2019 | Publicado : 11:24 (17/07/2019) | Actualizado: 03:04 (18/07/2019)

El estreno de ‘Dionisio’ en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida convirtió el teatro romano en un tablao flamenco donde el público asiste a un espectáculo de música y baile con el sello de Rafael Amargo.

El bailaor protagoniza este montaje dando vida a ‘Dionisio’, el dios del vino, que representa también el desenfreno, la lujuria y el éxtasis, aunque el mito de este personaje queda en un segundo plano en esta representación.

Arte flamenco, ballet, lírica, música y lucidas coreografías centran esta obra en la que los actores salen a cantar, tocar o bailar. De modo que el texto importa poco y ello hace que éste sea un espectáculo no apto para quienes esperen ver una obra de teatro.

En todo caso, seducido por la pasión que Amargo y su equipo artístico ponen en su actuación, el público estuvo entregado, alternando aplausos al final de las escenas con merecidos olés para Amargo y sus bailarines.

La obra arranca con la aparición de Chronos, el abuelo de Dionisio, que aparece advirtiendo que el tiempo no es lineal. Y bajo la excepcional actuación de Edith Salazar al piano, suenan los primeros zapateados emulando el tic tac del reloj con un grupo de bailarines encabezados por la artista Rocío Madrid.

Esta actriz, junto a Edith Salazar y el grupo de músicos Diego Carrasco, Francisco Carrasco y Maloko Soto, entre otros artistas, se han sumado al espectáculo de Amargo para su representación en Mérida.

‘Dionisio’ se estrenó el año pasado en Málaga, pero llega al Festival de Mérida con dos funciones de un espectáculo renovado, con una puesta en escena diferente y nuevas incorporaciones musicales y coreográficas.

CON LA PARTICIPACIÓN DE IDAN RAICHEL Y ALFRED GARCÍA

Así, destaca también la participación en Mérida del israelí Idan Raichel, participante en el último Festival de Eurovisión. Y, este miércoles, en la segunda función, se incorporará al elenco musical Alfred García, concursante de la edición de 2017 del programa de televisión Operación Triunfo.

El sentimiento flamenco se hace notar enseguida en este espectáculo con la aparición de Diego Carrasco al cante con mensajes de “paz en la tierra, haz el amor y no la guerra”.

Los integrantes de esta escena se declaran gitanos hippies y cantan al sonido de la guitarra, saxofón y el cajón. Los supuestos personajes de esta obra lucen trajes de fiesta, mucho brillo y extensas telas, mientras Dionisio, en pantalón y camisa negra, baila a pecho descubierto.

Con una escenografía sencilla en la que aparecen al fondo dos grandes cabezas con miradas cruzadas y un piano en una esquina, se desarrolla un espectáculo que fusiona música, danza y también efectos audiovisuales de mapping.

El escenógrafo Pablo Felipe ha dejado prácticamente todo el escenario al descubierto para que el baile inunde el teatro. Con ayuda también de la iluminación, el enclave milenario domina cada escena.

Rafael Amargo aparece tras presentarse al propio Dionisio, con una entrada triunfal y entre aplausos. Se luce bailando como él sabe hacer y encandila al público. Su primera aparición fue de unos diez minutos de "puro Amargo" sobre el escenario.

En este espectáculo Antonio Albella encarna Zeus, quien entrega a Dionisio al éxtasis e introduce de alguna manera la historia de este dios secundario de la mitología griega.

TANGOS, BULERÍAS, BALLET Y JALEO EXTREMEÑO

De repente se hace el silencio y arranca la primera de las coreografías tan visuales y rítmicas que incluye este espectáculo. Tangos, bulerías, ballet y jaleo extremeño pueden disfrutarse sobre el escenario, con una música excepcional de Mayte Maya y David Coronel, y del compositor Jesús Durán, más temas inéditos de Edith Salazar, David Coronel, Idan Rachel y, en el segundo pase, Alfred García.

En efecto, este es el Dionisio polar y ecléctico que Rafael Amargo anunciaba sobre el montaje. A veces desesperado, otras seductor, y que va del amor al odio, su personaje es una excusa para ofrecer una actuación propia y brillante en su estilo sobre un teatro romano que ya conocía.

Amargo ya subió a este escenario apadrinado por Antonio Canales con ‘Prometeo’ en el año 2000 y, dos años más tarde, volvió dirigiendo el cuerpo de baile de ‘Troya Siglo XXI’. En ‘Dionisio’ Rafael Amargo se deja también la voz con su texto, aunque como el resto de la dramaturgia, prácticamente irrelevante en la función.

El bailarín se dirige al público en sucesivas ocasiones, interactúa con él y, en una de las escenas, deja todo el protagonismo a su equipo cuando baja del escenario para sentarse en la orchestra y verlos bailar.

Entre el elenco, destaca especialmente la bailarina invitada Saray Cortés, con una actuación magnífica a ritmo de castañuelas que fue muy aplaudida por el público.

ROCÍO MADRID CANTA ACOMPAÑADA POR EL PIANO

Por su parte, Rocío Madrid en su papel de defensora de la diversión y la alegría, protagoniza una solemne escena en la que canta con música de piano de fondo un tema sobre el amor, mientras ‘Dionisio’, Rafael Amargo, baila en el centro del escenario.

Así, en toda la obra predomina la música y la danza, incluyendo un texto que es totalmente prescindible. Quizá en un intento de darle protagonismo a la palabra en esta creación, se incluye un texto en griego, que no consigue más que recordarnos que el personaje principal pertenece a la mitología griega.

En este sentido, se hacen alusiones a mitos como el del Minotauro, la entrega que Zeus hace de Ariadna a la inmortalidad o la contraposición entre Dionisio y Apolo, que se representa con una escena en la que Rafael Amargo y uno de los bailarines, que encarna al dios de la lógica y la razón, quedan completamente desnudos.

Edith Salazar cierra la obra de nuevo al piano y con su voz, en una excelente interpretación. Al final, la función deja mensajes para la reflexión de los espectadores, que casi llenaron por completo las gradas, y concluye con una magnífica actuación de Idan Raichel también a la voz y al piano.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.