arroces
  • |
Región Digital

Un proyecto ganador para la ciudadanía

23 febrero 2017

Artículo de Miguel Á. Morales, Secretario General del PSOE de la provincia de Cáceres

Que nadie se haga ilusiones ni prepare las lanzas porque no voy a hablar de nombres. El socialismo es, ante todo, un proyecto colectivo, donde las banderas sociales y la lucha por la igualdad son los motores fundamentales, más allá de la compañera o compañero que lo lidere.
Estamos ante un momento histórico complejo que requiere de todo el talento y el esfuerzo intelectual para afrontarlo con garantías de salir unidos, como partido, como país y como continente, unidos por lazos de igualdad que cohesionen territorios y personas, en vez de dividirlos y fomentar el odio. Ahí fuera nos esperan Trump, Le Pen y todo lo que representan y hay que derrotarlos.

El PSOE, como partido político, está obligado a acertar con los caminos que elijamos a partir del 39 Congreso y para ello, creo, no hay que reinventarse, ni redefinirse ideológicamente, porque somos lo que hemos sido siempre, por encima de líderes y circunstancias coyunturales, que indudablemente influyen, pero que no pueden condicionar los valores y la esencia de un Partido de izquierdas que ha contribuido a tanto progreso social a lo largo de los más de 137 años de nuestra existencia.

La militancia siempre hemos sido la vanguardia de nuestras ideas, la que defendemos nuestros postulados en cada rincón de España, la que hemos conseguido triunfos electorales, la militancia es el Partido y el Partido es la militancia. Por ello contribuir a que implosionen falsas dicotomías entre compañeras y compañeros es inaceptable y perjudica al PSOE.

El socialismo de hoy tiene que posicionarse ante problemas complejos y afrontar los desafíos del capitalismo financiero, de los nacionalismos excluyentes, de la pobreza energética, de la desigualdad creciente, de los muros xenófobos, de la biotecnología, de la globalización, de la robotización...y todo ello no se afronta con eslóganes, frases hechas y colores, sino con la determinación de un planteamiento ideológico enraizado en la libertad, la igualdad y la justicia social.

A lo largo de nuestra historia hemos sabido, con acierto, adecuarnos al tiempo que vivíamos y dar respuesta a las demandas de la gente, lo que nos convirtió en referentes para la ciudadanía sin perder nuestra esencia, ese es nuevamente el reto que nos toca afrontar como Partido, para ello los militantes somos muy importante, sin duda, pero lo es aún más la ciudadanía que nos está esperando.

Un proyecto ganador no será, por tanto, el que ponga alfombra roja y entronice al líder o a la lideresa. Por el contrario, será el que trace un camino cierto y el que entienda que el tiempo cambia aceleradamente, que las relaciones laborales no serán las mismas porque se robotizarán muchas profesiones, que el ecosistema es una oportunidad para generar riqueza y fijar población, que la igualdad debe dar pasos cada día y que, sobre todo, somos un partido que ha sabido esperanzar a la ciudadanía sin cavar dogmas como trincheras, sino representando mayorías sociales que nos convirtieron en fuerza de gobierno. Eso es ocupar la centralidad.

Que nadie se haga ilusiones ni prepare las lanzas porque no voy a hablar de nombres. El socialismo es, ante todo, un proyecto colectivo, donde las banderas sociales y la lucha por la igualdad son los motores fundamentales, más allá de la compañera o compañero que lo lidere.
Estamos ante un momento histórico complejo que requiere de todo el talento y el esfuerzo intelectual para afrontarlo con garantías de salir unidos, como partido, como país y como continente, unidos por lazos de igualdad que cohesionen territorios y personas, en vez de dividirlos y fomentar el odio. Ahí fuera nos esperan Trump, Le Pen y todo lo que representan y hay que derrotarlos.

El PSOE, como partido político, está obligado a acertar con los caminos que elijamos a partir del 39 Congreso y para ello, creo, no hay que reinventarse, ni redefinirse ideológicamente, porque somos lo que hemos sido siempre, por encima de líderes y circunstancias coyunturales, que indudablemente influyen, pero que no pueden condicionar los valores y la esencia de un Partido de izquierdas que ha contribuido a tanto progreso social a lo largo de los más de 137 años de nuestra existencia.

La militancia siempre hemos sido la vanguardia de nuestras ideas, la que defendemos nuestros postulados en cada rincón de España, la que hemos conseguido triunfos electorales, la militancia es el Partido y el Partido es la militancia. Por ello contribuir a que implosionen falsas dicotomías entre compañeras y compañeros es inaceptable y perjudica al PSOE.

El socialismo de hoy tiene que posicionarse ante problemas complejos y afrontar los desafíos del capitalismo financiero, de los nacionalismos excluyentes, de la pobreza energética, de la desigualdad creciente, de los muros xenófobos, de la biotecnología,   de la globalización, de la robotización...y todo ello no se afronta con eslóganes, frases hechas y colores, sino con la determinación de un planteamiento ideológico enraizado en la libertad, la igualdad y la justicia social.

A lo largo de nuestra historia hemos sabido, con acierto, adecuarnos al tiempo que vivíamos y dar respuesta a las demandas de la gente, lo que nos convirtió en referentes para la ciudadanía sin perder nuestra esencia, ese es nuevamente el reto que nos toca afrontar como Partido, para ello los militantes somos muy importante, sin duda, pero lo es aún más la ciudadanía que nos está esperando.

Un proyecto ganador no será, por tanto, el que ponga alfombra roja y entronice al líder o a la lideresa. Por el contrario, será el que trace un camino cierto y el que entienda que el tiempo cambia aceleradamente, que las relaciones laborales no serán las mismas porque se robotizarán muchas profesiones, que el ecosistema es una oportunidad para generar riqueza y fijar población, que la igualdad debe dar pasos cada día y que, sobre todo, somos un partido que ha sabido esperanzar a la ciudadanía sin cavar dogmas como trincheras, sino representando mayorías sociales que nos convirtieron en fuerza de gobierno. Eso es ocupar la centralidad.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.