arroces
  • |
Región Digital

La connivencia del PP con franquistas y machistas

24 enero 2017

Artículo del Secretario General del PSOE de la provincia de Cáceres, Miguel Ángel Morales.

Todo en la vida tiene un límite y en política también. Para mí, frivolizar conductas y actos de representantes públicos, cuando son cómplices o incluso alardean de participar en actos antidemocráticos, es un límite traspasado. No puedes ser diputado electo y a la vez comulgar con valores totalitarios, fascistas y que llevaron a nuestro país al asesinato, la represión y al odio. Es una vergüenza para quienes creemos que la política es un marco en el que la tolerancia y el respeto por las libertades y los derechos humanos deben ser los valores supremos.

Que el PP aún mantenga en sus filas a José Antonio Morales Álvarez, un franquista que hace ostentación de ello, es insultar a cualquier mínimo sentido democrático. Cada día visitan la Asamblea de Extremadura colegios y asumir que en esa misma casa el PP mantiene a quien asiste a actos fascistas, nos ruboriza. Ya es penoso que algún que otro fascista se mantenga en el club de Monago, mientras éste los ampara con total complacencia e incluso se siente con legitimidad para darnos lecciones de democracia, pero tener que soportar la pestilencia ideológica de un personaje que recoge loas en la Fundación Franco, debería penalizarse desde sus propias filas.

En esa misma línea doctrinal aparece otro personaje propio de aquella época oscura de nuestro país, el Alcalde de Almendralejo José García Lobato, que pasa de insultar a nuestra compañera Piedad Álvarez, por ser mujer, con un tufo machista insoportable, a homenajear al fundador de la legión e invitar a la descendiente de Millán-Astray para recordar aquello de muera la inteligencia y viva la muerte. Mientras, la dirección del PP, con Monago a la cabeza, calla y sigue poniendo palos en la rueda del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Les puede la resaca fascista, según parece.

Ya sabemos que para el PP la igualdad es una cuestión menor o que la violencia machista son hechos individuales y no un problema colectivo. Ya sabemos que para el PP la educación pública es una guardería para pobres y que la sanidad pública es aquello que hay que privatizar para que hagan más dinero los amiguetes del séquito. Pero que nos escupan a la cara sus miserias y sigan manteniendo en el cargo a franquistas y machistas, los invalida como alternativa democrática seria.

Si son capaces de convivir y de tolerar expresiones y conductas totalitarias y machistas es que, evidentemente, comulgan con parte de ese mensaje. No nos puede extrañar que salieran a la calle a despotricar contra el Presidente Zapatero y su Ley de matrimonio igualitario, no nos puede extrañar que en la Diputación provincial de Cáceres, los once diputados del PP, en minoría absoluta, son hombres. No, no nos puede extrañar que se opusieran a todo lo que en este país significó avance e igualdad.

No pueden negarlo, son así, en parte o en todo. Tienen el rostro de García Lobato y de Morales Álvarez, los defienden y los asumen, mientras los demócratas sentimos asco.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.