II premios @ region
II premios @ region
  • |
Región Digital

Cuestión de futuro y exigencias

02 noviembre 2016

Artículo del Secretario General del PSOE de la provincia de Cáceres, Miguel Á. Morales.

A estas alturas nadie duda que sea más fácil negarse a todo que ponerse a trabajar por un interés común. Nadie duda que cualquier opción política que comience por el final está destinada a perecer y a no serle útil a la ciudadanía. Y eso, sin describir el rencor, el odio y el resentimiento con los que actúan auténticas pantomimas convertidas en diputadas y diputados.
Ser oposición como componente genético de una organización política, implica empezar y terminar sus postulados desde la negación. Ser un partido de gobierno supone, por el contrario, una actitud propositiva de hechos realizables. Esa es la diferencia entre el PSOE y el populismo, entre la gestión con resultados, y el discurso vacío, entre el entendimiento de la realidad y el enroque en posiciones de pancarta. El gobierno socialista de Extremadura antepone siempre el interés colectivo al particular. La posición más fácil es la de ponerse de perfil y decir lo que la gente quiere oír, pero esa posición ante los hechos nos convertiría en sujetos pasivos que apostarían todo a la demagogia, cuando estamos aquí y ahora para salir del calamitoso estado en el que encontramos la Junta, agravada por un año de bloqueo institucional. Sin nada es fácil hablar. Sin nada es imposible gobernar. La dignidad tiene mucho más que ver con pagar rentas básicas, reabrir urgencias y aumentar becas para libros que con egocentrismos de cualquier tipo. Estamos para cambiar una situación de ruina por otra de progreso y eso sólo se hace si entendemos que gobernamos para todos, garantizando derechos fundamentales como la sanidad o la educación dentro de un campo de juego donde la igualdad de oportunidades es el camino. Extremadura es pueblo, municipio, ciudad, comarca, igualdad y desarrollo rural. Por tanto necesitamos en Madrid, que nuestros diputados nacionales dediquen todo su esfuerzo a exigir al gobierno lo que Extremadura necesita. Mientras el PP de Monago se calla, el PSOE extremeño exige un Plan de Infraestructuras que incluya un tren digno, exigencia que nos une a todos menos al PP. Necesitamos un Plan de Empleo Especial para continuar la senda de disminución de desempleo que, con Vara, ha bajado en 20 mil personas. Y no podemos olvidarnos de exigir en Madrid una financiación autonómica acorde a las necesidades de nuestra región y que haga sostenible las inversiones en sanidad y educación. En definitiva, hay tanto por hacer, tanto por proponer y tanto por trabajar que no tenemos tiempo para dedicarnos a debilitar nuestra posición política ante los agoreros del fin, a esos que insultan y reniegan de la democracia representativa y de la democracia en general. Vamos a tranquilizarnos todos porque en el ruido la confusión se impone y en el sosiego se distinguen quienes construimos región y quienes construyen barricadas.
A estas alturas nadie duda que sea más fácil negarse a todo que ponerse a trabajar por un interés común. Nadie duda que cualquier opción política que comience por el final está destinada a perecer y a no serle útil a la ciudadanía. Y eso, sin describir el rencor, el odio y el resentimiento con los que actúan auténticas pantomimas convertidas en diputadas y diputados.
Ser oposición como componente genético de una organización política, implica empezar y terminar sus postulados desde la negación. Ser un partido de gobierno supone, por el contrario, una actitud propositiva de hechos realizables. Esa es la diferencia entre el PSOE y el populismo, entre la gestión con resultados, y el discurso vacío, entre el entendimiento de la realidad y el enroque en posiciones de pancarta.

El gobierno socialista de Extremadura antepone siempre el interés colectivo al particular. La posición más fácil es la de ponerse de perfil y decir lo que la gente quiere oír, pero esa posición ante los hechos nos convertiría en sujetos pasivos que apostarían todo a la demagogia, cuando estamos aquí y ahora para salir del calamitoso estado en el que encontramos la Junta, agravada por un año de bloqueo institucional. Sin nada es fácil hablar. Sin nada es imposible gobernar. La dignidad tiene mucho más que ver con pagar rentas básicas, reabrir urgencias y aumentar becas para libros que con egocentrismos de cualquier tipo.
Estamos para cambiar una situación de ruina por otra de progreso y eso sólo se hace si entendemos que gobernamos para todos, garantizando derechos fundamentales como la sanidad o la educación dentro de un campo de juego donde  la igualdad de oportunidades es el camino.

Extremadura es pueblo, municipio, ciudad, comarca, igualdad y desarrollo rural. Por tanto necesitamos en Madrid, que nuestros diputados nacionales dediquen todo su esfuerzo a exigir al gobierno lo que Extremadura necesita. Mientras el PP de Monago se calla, el PSOE extremeño exige un Plan de Infraestructuras que incluya un tren digno, exigencia que nos une a todos menos al PP.
Necesitamos un Plan de Empleo Especial para continuar la senda de disminución de desempleo que, con Vara, ha bajado en 20 mil personas. Y no podemos olvidarnos de exigir en Madrid una financiación autonómica acorde a las necesidades de nuestra región y que haga sostenible las inversiones en sanidad y educación.

En definitiva, hay tanto por hacer, tanto por proponer y tanto por trabajar que no tenemos tiempo para dedicarnos a debilitar nuestra posición política ante los agoreros del fin, a esos que insultan y reniegan de la democracia representativa  y de la democracia en general. Vamos a tranquilizarnos todos porque en el ruido la confusión se impone y en el sosiego se distinguen quienes construimos región y quienes construyen barricadas.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.