II premios @ region
II premios @ region
  • |
Región Digital

Logos y mentiras

15 julio 2015

Miguel Ángel Morales cree que la política se está convirtiendo en un juego de maquillajes en demérito de los problemas reales de la gente.

Parte del escenario político tiende a creer que, entre el dedo y la llaga, la culpa es del dedo. De allí que sistemáticamente se apueste por alquimistas, magos y hechiceros que tergiversen los hechos, articulen ficciones e impongan la apariencia como filtro insuperable para los que ellos consideran la masa informe, es decir, el pueblo en sentido amplio.

La conformación de las sensibilidades, en un país como España, ha sido ideada y expuesta en torno a la simbología de un patriotismo que no está nunca a la altura de las acciones que ejercen los patriotas. Dicen que la bandera es de todos y de todas. Siento discrepar: creo en la igualdad como único universo que aglutine todas y cada una de las sensibilidades de ese pueblo, para otros, masa informe, para mí, suma de individualidades, cuya potencialidad está en lo diverso y no en la uniformidad nacional.

Dentro de este marco dialéctico, los alquimistas a sueldo susurran al oído de los usureros, de los responsables de que se salve a los bancos y no a la gente, de los protagonistas del despilfarro y de la enajenación de los derechos ciudadanos, de los que creen en la imperiosa necesidad de cambiar el logo o los discursos y de renovar los eufemismos

Cuando el PP cambia su logo nos insulta a la cara. Quieren hacernos creer una voluntad de cambio a golpe de fachada palabra que los retrata- que no revisa ni una sola de sus medidas. Insisten en la recuperación en vez de asumir la precariedad laboral como la nueva forma de esclavitud. Han ejercido el poder sobre la debilidad de la gente y eligen cuatro taburetes, un azul más suave y un círculo para encerrar su marca, la marca de la desigualdad, la corrupción y la mentira.

Es indignante asistir a la política de cosmética en vez de atacar de frente los problemas de la gente. No nos eligen para presentar logos y un entramado estético destinado a seguir apostando por el eufemismo y el vacío verbal como formas de distracción.

No hay debate de ideas, sino objetivo de posicionamiento. No hay miedo al ridículo, sino la vacuidad como forma inequívoca de la ausencia de modelos y valores. Nos han elegido para soñar el futuro y construirlo sin dejar a nadie en el camino y tenemos que contribuir, con todas nuestras fuerzas, a que la política sea el espejo en el que la población pueda mirarse e imaginar un tiempo nuevo que sea algo más que un sintagma.

Nuestra vocación de servicio por la transformación de la sociedad tiene que imponerse a la frivolidad y el caos en el que quieren, los alquimistas de las formas, ahogar el espacio ideológico en el que debe latir la política y la confrontación de valores. Qué más da un logo nuevo si la mentira es tan vieja como los bancos suizos en los que descansa el dinero de la corrupción de algunos.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.