Festival flamenco
  • |
Región Digital

Por favor, ¿Me lo explica?

13 abril 2018

Hace algunas fechas, el Director de la Real Academia Española, el Profesor Darío Villanueva, hacia público ante los medios de comunicación las palabras aceptadas por la Academia...

Hace algunas fechas, el Director de la Real Academia Española, el Profesor Darío Villanueva, hacia público ante los medios de comunicación las palabras aceptadas por la Academia, recién incorporadas a la versión en línea del Diccionario de la Lengua Española.

Allí encontraremos palabras como buenismo, la “actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia”; clicar, la acción de cliquear en informática, preferida por la Academia antes que pinchar. O postureo, entendido como una “actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción”, y posverdad, a la que se considera una “distorsión deliberada de una realidad que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”. La línea de actuación de la Institución y sus Académicos busca la incorporación de términos de uso generalizado y muy extendida utilización, palabras muy de moda que forman parte de nuestro léxico cotidiano.

Y con ellos, se oficializa la incorporación a nuestro repertorio comunicativo extranjerismos procedentes de varias lenguas, desde el fair play al container, desde la sharía hasta el hummus.

Se dio también un toque de atención contra un fenómeno que parece extenderse de forma tan abundantemente generalizada como innecesaria y hasta superflua, buscando una concienciación general contra la incorporación “indiscriminada” de anglicismos en la lengua castellana, haciendo hincapié en la utilización absurda de esos no necesarios vocablos.

Coincido con esa idea y con esa preocupación de la masiva utilización de “palabrejas” para cuyas realidades tenemos diversas palabras en nuestra lengua,…términos que con frecuencia ni llego a entender,...que suelen estar presente, bien presentes, en titulares periodísticos y en multitud de anuncios aparentemente ligados a las excelencias del producto que se divulga y publicita. Por ello, ruego -como encabezo este comentario- por favor, ¿me lo explica? Y perdón por el cúmulo de interrogantes que planteo.

Si, explíquemelo, por favor: ¿por qué hemos de ir de shopping? Y, ¿qué piden cuando nos llaman e invitan a un shopping kids? ¿No tenemos equivalencias a la Beauty school? En la entrada de una tienda,…¿todos entendemos welcome? A lo mejor sí, pero ¿Qué nos dicen con Do bigger things? Y, ¿cuando leemos Mid season sales? ¿Qué venderán en esa tienda que se anuncia como SH StyleHouse? ¿Qué caracterizará a ese Seamaster Aqua Terra Master Chronometer? ¿Qué sentido tiene señalar al producto publicitado como Double Wear NudeSPF 30 para a renglón seguido afirmar Nuevo Maquillaje de Base Ultraligera? ¿La expresión inicial aporta o más calidad al producto o lo compran más personas? ¿Qué decir del Original All in One 1ST Time Cleaning Action Cleans Dried on Grease?

Otros mensajes importados de allende el Atlántico, o de Dios sabe dónde, son más conocidos y, por ejemplo, parece nos hemos acostumbrado al uso, y al abuso, del black Friday y su incitación a la compra de aquello tan rebajado de precio y que producirá tanto ahorro que mejor sería, como le decíamos a un amigo que siempre se mostraba feliz porque se había ahorrado un dinero, “José, para que ahorres más, cómprate tres o cuatro unidades de ese producto.” Pero ¿qué es el black (cat) friday? ¿Sabemos la relación existente entre ese viernes negro y la trata de esclavos negros? No olvidemos que su origen se halla en la costumbre de los negreros norteamericanos de vender sus esclavos el día siguiente del de Acción de Gracia. ¿Qué es un o una Black Week? Sin que olvidemos la publicación de algún artículo de opinión centrado de modo jocoso en el tema, como por ejemplo, reflexionando sobre San Black Fraile.

¿Y que se nos quiere decir al ofrecernos un Black Friday & Saturday & Sunday? ¿Qué es lo que se publicita como Obligatory Start kit que además Includes LED lamp? ¿Qué compraremos con un Fantasy intímate EDP 100 VP? ¿Sabemos, o intuimos, para qué vale el contenido de un envase que se publicita como Gommage Exfoliant Peau Neuve, aux poudres de bambou. Douce, lisse ferme? ¡Y que posteriormente aclara con un expresivo Exfoliating Body Scrub. For Smooth Skin With…! Más fortuna tenemos con otro envase Sleeping Eyes Mask sobre el que se nos dice estamos, nada más y nada menos, ante una “Mascarilla de noche para el descanso del contorno ocular.”

¿Qué mensaje nos quieren transmitir desde la puerta de un establecimiento que anuncian Blender whit Revolving Bowl o aquel otro en el que sobre una modelo se habla del Red power?

Más interesantes parecen algunos anuncios de prensa ocupados y preocupados en nuestra salud. Eso es lo que el menos me parece. No acabo de alcanzar los hipotéticos beneficios de un gabinete de psicología que recomienda “Un gimnasio para la mente a través de biofeedback”

Vuelvo a la prensa escrita. Y no a los anuncios que en sus páginas incluyen. A crónicas en páginas de tecnología o de economía. De verdad, me encantaría conocer a “Una startup puede mejorar una gran empresa”. No entiendo la que parece generosa oferta que un banco hace a sus clientes para comprender a las startups ¿Y qué decir de Trader, una plataforma de trading puesta a disposición de los clientes de un Banco? ¿Qué servicios ofrece quien aconseja cómo Coach y Orientador Personal? ¿Y qué decir de quien encarna la figura del wedding planner?

¿Qué nos dice la imagen de un ciclista profesional con este texto: Passion meets technology? ¿Qué es una Agenda LifeStyle? ¿O qué ha de entenderse en “Las primeras PROMOCIONES A CIEGAS de B The travel brand?

Los ejemplos que se pueden aportar son muchísimos. De muchos de ellos llegamos, al menos es mi caso, a medio intuir su significado y me pregunto sobre si todos sus lectores alcanzan a comprender la esencia del mensaje en ocasiones plagados de anglicanismos por lo general innecesarios, con la personal sensación de que se piensa que su utilización confiere al objeto mayores calidades y lo hacen más atractivo. No lo entiendo. Seguro que los publicistas están cargados de razones científicas que abonen sus estrategias. Y por ello pido a una buena persona me lo explique, no tanto sus significados sino en cuánto daño inferimos a nuestro idioma con esa que me parece masiva, descontrolada y hasta irracional puesta en circulación de esos términos que lo empobrecen.

Y entiendo sería acertada decisión de que publicistas profesionales y redactores de medios escritos omitieran esa masiva utilización de términos sustituibles por vocablos de nuestro idioma. Con seguridad, todos saldríamos ganando. Y, con seguridad, serían menos usados por todos nosotros.

Al margen de lo apuntado y bien lejano de esa problemática, también pediría que un alma caritativa me explicara la causa de que si conduciendo un coche me salto un semáforo en rojo, se me castiga, porque si actuando como peatón cometo la misma infracción atravesando un paso de peatones en rojo, no recibo castigo alguno. ¿Cuándo habrá fotorojo para peatones?

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.