the geco
  • |
Región Digital

ABANDONO ESCOLAR TEMPRANO

15 mayo 2017

Cuando acaba de anunciarse que en los dos días finales del presente mes de mayo unos dos mil alumnos extremeños efectuarán la primera reválida de cuarto de ESO y que semejante número de escolares...

Cuando acaba de anunciarse que en los dos días finales del presente mes de mayo unos dos mil alumnos extremeños efectuarán la primera reválida de cuarto de ESO y que semejante número de escolares de sexto de Primaria participaran durante los dos primeros días de junio en la prueba muestral, (sin consecuencias académicas ya que los alumnos no tendrán que superarla para pasar al siguiente nivel educativo, siendo su objetivo conocer el estado del sistema educativo), parece necesario referirse al concepto que da título a esta entrada.
La Unión Europea desarrolló un indicador específico con el que trata de evaluar de forma global las atenciones de los Estados miembros hacia la educación de sus ciudadanos y los resultados de sus respectivos sistemas educativos. Para ello se propuso y se creó el concepto de abandono escolar temprano incluyendo en esta categoría al alumno que presenta esta doble caracterización: no alcanza, cuando menos, el nivel 3 de la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación de la Unesco, es decir, la Educación Secundaria No Obligatoria y no prosigue cursando algún tipo de estudios, reglados o no.
Y ya, en 2010, la Revista de Educación, la publicación del Ministerio de Educación dedicó un número extraordinario al tema del Abandono temprano de la educación y la formación, en el que diversos especialistas centraron sus estudios en los diversos factores que influyen en el abandono temprano de la educación y la formación, con especial dedicación a las procedimientos y estrategias de su prevención.
Se partía de la idea básica de entender que las decisiones individuales, de cada alumno, de abandonar la educación con el único bagaje formativo de la etapa obligatoria era una opción precipitada y dañina para el individuo y para el grupo social. Surgía así el concepto de abandono escolar temprano como importante preocupación básica de la Unión Europea que ya por marzo de 2000, en los “Objetivos de Lisboa” se pedía que en 2010 el 85% de los europeos entre 20 y 24 años tuviera titulación de educación secundaria no obligatoria y que en volumen de abandono escolar temprano de la ciudadanía entre 18 y 24 años no rebasara un 10%. Y toda vez que la meta propuesta no se alcanzó, se mantuvo -Agenda de Madrid- para 2020.
En el actual Sistema educativo español, la terminación de la Educación Secundaria Obligatoria y de la Formación Profesional básica tienen el nivel 3 de tal forma que el alumnado que incluso siendo evaluado positivamente en la ESO. pero no continúa la Educación Secundaria No Obligatoria u algún otro para completar su proceso formativo, se considera como alumno inserto en el grupo de alumnos con abandono escolar temprano, calculándose su valor porcentual para el conjunto de las personas entre 18 y 24 años de edad.
El análisis de los valores de este índice tanto en sus cuantificaciones para la globalidad del Reino de España y su comparación con los otros Estados de la UE como los calculados para la Comunidad Autónoma de Extremadura y su cotejo con las restantes Comunidades muestran una realidad que interesa precisar.

Un hecho aparece claro de tal forma que tanto en nuestro país como en nuestra comunidad se registran, en el análisis de los índices anuales del presente siglo, reducciones significativas en los valores que cuantifican el abandono escolar temprano. Esa es la realidad que, de forma gozosa, han ido mostrando medios de comunicación.
A nivel estatal, el valor de 18,98 % de 2016 significa un descenso de 12 puntos desde 2007 (31 %) o de 10 puntos frente a los valores de 2010 (28,4 %). Estos valores y la tendencia que parecen marcar están posibilitando que nuestro país se acerque al objetivo demandado por la Unión Europea para el ya cercano 2020 que busca una tasa española de abandono educativo temprano situada en las inmediaciones del 15%".
Los valores de la Comunidad extremeña muestran la misma tendencia pero con reducciones más intensas que las registradas a nivel nacional. En efecto, en 2000, primer año de recepción de las competencias educativas, la tasa de abandono temprano en Extremadura era del 41 %, solo detrás del 42 % de las Baleares, 12 puntos por encima del valor estatal. La puesta en marcha de las actuaciones definidoras del modelo educativo extremeño conducen a mejoras sustanciales y así, en 2007, la tasa de abandono extremeño era de 34,3 %, ya sólo 4 puntos más alta que la nacional y ahora más baja que la de seis Comunidades (Andalucía, Baleares, Canaria, Castilla-La Mancha, Murcia, Ceuta y Melilla.
Así, la concepción de la educación como factor esencial del estado de bienestar, la búsqueda de educación de calidad para todos, con una política de discriminación positiva que potencie la igualdad de oportunidades y no genere discriminación, la extensión y la implicación por el plurilingüismo, la especial atención a la diversidad, la que fue nueva jornada escolar, la escolarización del alumnado de 1º y 2 º de ESO en Centros de Secundaria, la incardinación en la Sociedad de la Información, el extraordinario esfuerzo de un Profesorado volcado en la implantación y consolidación de los progresos que llegaban y alcanzaban a nuestro alumnado,…comenzaban a mostrar sus buenos resultados y nos situaban en la órbita y en los niveles de otras realidades educativas que hasta esos momentos se mostraban en otros niveles de suficiencia aparentemente inalcanzables por el alumnado extremeño.
El valor de 2016 -20,4 %- confirma una tendencia ya esperanzadora y representa el más bajo de toda la serie iniciada en 2000. Es cuatro puntos inferior que el de 2015 y 20 puntos más reducido que el de 2000, es decir, casi un 50 % de reducción. Y si comparamos ese valor con el estatal (18,98 %), las realidades son idénticas.
Lógicas conclusiones de las actuaciones e iniciativas que desde la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura se acometieron y se desarrollan a través de Programas diversos, como, por ejemplo, el Programa de Apoyo Socioeducativo REMA (Refuerzo, estímulo y motivación para el alumnado), desarrollado en horario extraescolar para aumentar el rendimiento del alumnado y minimizar las consecuencias socioeducativas ligadas a factores varios, de tipo social, cultural, étnico o económico, articulado por medio de actuaciones complementarias de apoyo socioeducativo dirigidas al alumno y a su entorno familiar más inmediato; el Programa de éxito educativo COMUNIC@, que busca actuaciones educativas complementarias de carácter compensador para los alumnos con dificultades de aprendizaje y de rendimiento escolar que están causado por su baja competencia de comunicación en el grupo de pertenencia o el Programa IMPULSA, de los Centros de Educación Secundaria, con el que se favorece la transición del alumno de Educación Primaría a Educación Secundaria, por lo que se dirige a todos los Centros educativos, públicos y privados-concertados que imparten enseñanzas de Primer Curso de ESO.
O de los Programas implantados este curso escolar, sea el Programa de Refuerzo para el Alumnado de Grupos Específicos (PRAGE) dirigido a los matriculados en 4º de ESO con dificultades para titularse, usando un modelo de enseñanza-aprendizaje en grupos reducidos y docentes especializados y el Programa para la Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento (PMAR), para alumnos de 2º y 3º de ESO, que reciben clases de apoyo de materias del ámbito socio-lingüístico y científico-tecnológico.
Todo ayuda a reducir la tasa de abandono escolar temprano extremeña que camina con seguridad y decisión en la línea de ser inferior a la media nacional, a lo que también contribuye el nuevo currículo para ESO y Bachillerato con sus desdobles en el primer idioma, con el refuerzo al alumnado que lo precisa, de forma especial en las materias troncales, con la acentuación de su atención a la diversidad. El hecho es evidente y los resultados de esta política educativa comienzan a mostrarse y, lo que es más importante, comienzan a llegar al alumnado que, de otra manera, se vería abocado al abandono de sus actividades educativas y formativas.
Sin que olvidemos la nunca bien ponderada dedicación de los docentes, elemento esencial para el éxito de todo Sistema Educativo. Sin su esfuerzo, sin su dedicación, sin su entusiasmo, sin su preparación didáctica, pedagógica y científica, los resultados ahora comentados estarían bien distantes de esta gozosa realidad que las cifras exteriorizan y que, al menos aquí, sitúan a la región extremeña a la altura, cuando no por delante, de otras que hasta tiempos bien cercanos la precedían.

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.