EUROACE
  • |
Región Digital

Realidad Paralela

15 octubre 2013

Nuestros gobernantes parecen vivir en una realidad paralela, ajena al dramático día a día de millones de españoles.

Nuestros gobernantes parecen vivir en una realidad paralela, ajena al dramático día a día de millones de españoles. Como un triste remedo de Alicia en el país de las maravillas, el Ministro de Hacienda afirma sin rubor que los salarios en España no están bajando, sino que están moderando su crecimiento. Por su parte la Vicepresidenta Santamaría acusa de defraudadores a medio millón de parados.

Desgraciadamente ya no nos sorprende esta retahíla de falsedades, de eufemismos, de luces al final del túnel. Pronto los parados serán denominados recursos ocupacionales ociosos además de ser considerados como potenciales criminales. Todo por maquillar la realidad, ésa a la que no quieren enfrentarse.

Pero en el caso de los salarios y de Montoro duele la mentira a sabiendas, pero hiere mucho más la arrogancia de quien lo dice y cómo lo dice. Repasemos los méritos de Cristóbal en su gestión ministerial en los dos últimos años: ha saqueado nuestros bolsillos, ha subido más los impuestos que ninguno de sus predecesores, ha recortado hasta la extenuación el gasto público, ha dejado a los pies de los caballos algún que otro sector productivo como el cultural, ha elevado la deuda pública hasta niveles desconocidos y ha incumplido sistemáticamente el nivel de déficit público que él mismo se había impuesto. Una tarea brillante para algunos pocos intocables que siguen gozando de sus privilegios inmemoriales, una gestión cruenta para la mayoría.

Y en el colmo del cinismo llegó a negar la devaluación salarial que se está produciendo en España auspiciada por el nivel de desempleo y por una reforma laboral cómplice e inductora de la rebaja de las retribuciones de millones de trabajadores y trabajadoras españolas. No le basta con que le desdiga su propio jefe, el Presidente del Gobierno que va presumiendo allende los mares de nuestra mano de obra barata. Le contradicen el INE, su propio Ministerio, el Banco de España, Eurostat, el FMI y hasta el común de los mortales. Da igual. Hace dos años de la crisis se salía con confianza, ahora la solución es el optimismo y las aceitunas de mesa.

Pero la realidad es tozuda y se encarga de desdecir a estos voceros. El mismo día que el Ministro se despachaba con su gracieta, se publicaba que el número de ricos en España había crecido en 2012 un 13% y Cáritas denunciaba que hay 3 millones de pobres en España. Ese y no otro es el balance de su trabajo. Ahí está los beneficiados y los perjudicados. No nos equivoquemos, las cosas no pasan porque sí, hay unos responsables y van en coche oficial que pagamos entre todos.

Pero dejando de lado este triste episodio debemos centrarnos en el fondo. Se presume de que España es más competitiva que hace dos años porque nuestros costes laborales son menores. Ello me hace pensar en un panorama desalentador: Si tras esta tremenda crisis que ha arrasado con casi 4 millones de puestos de trabajo y hecho desaparecer gran parte de nuestro tejido industrial la resultante es que nuestro único vector de productividad es rebajar el coste salarial, que la única esperanza que tenemos es convertirnos de nuevo en un país de mano de obra barata, la conclusión evidente es que nos esperan aún muchos años de estancamiento. La devaluación de las rentas del trabajo nos llevará a un patrón de crecimiento endeble, con los días contados. Por este camino estamos condenados a seguir siendo un país de segunda fila, de fuga de talentos, de fabricantes de bajo valor añadido, de playa y pandereta. Otra vez.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.