Premios @ 1
Premios @ 2
  • |
Región Digital

El Museo Etnográfico de Olivenza elige una cartilla de racionamiento de 1952 como pieza del mes de mayo

El Museo Etnográfico 'González Santana' de la localidad pacense de Olivenza ha elegido como pieza del mes de mayo una cartilla de racionamiento del año 1952.

01 mayo 2018 | Publicado : 10:05 (01/05/2018) | Actualizado: 10:05 (01/05/2018)



OLIVENZA (BADAJOZ), 1 (EUROPA PRESS)

El Museo Etnográfico 'González Santana' de la localidad pacense de Olivenza ha elegido como pieza del mes de mayo una cartilla de racionamiento del año 1952.

Las cartillas de racionamiento son uno de los elementos más característicos de la posguerra en España, que se pusieron en marcha a raíz de una orden Ministerial del 14 de mayo de 1939, que estableció un régimen de racionamiento para los productos básicos de alimentación y de primera necesidad, por ello, estas cartillas seguían unas normas establecidas por el Gobierno Civil en cuanto a cantidad y precio de los alimentos.

Estas cartillas tenían la potestad de racionar lo poco que llegaba de la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes, y, aun así, "sobraban" muchos alimentos en los almacenes de los intermediarios, en las bodegas de los tenderos, en las despensas de los poderosos, según relata el Museo en nota de prensa.

La cartilla que se expone en el Museo de Olivenza fue donada por la Asociación Limbo Cultura en marzo de 2017.

Así, como puede verse en esta pieza, cada cartilla constaba de una portada con el tipo de categoría y el número de serie, que, en este caso, es Segunda Categoría, Serie nº 053182, de BA (Badajoz). Presenta dos sellos estampados, uno ovalado de la Delegación Provincial de Abastecimientos y Transportes, de Badajoz, y otro circular de Ultramarinos Finos ALBA, de Badajoz. Además de otros dos de Reservistas de Aceites y Productos de Cereales Panificables.

En la portada figura también un sello de José Antonio Primo de Rivera de 10 céntimos, sin valor postal, mientras que en la parte interior de la cubierta figuran los datos del propietario de la cartilla.

A continuación, esta compuesta de tres hojas de veinticuatro cupones cada una, que correspondían al aceite, azúcar y arroz; otras tres hojas con veinticuatro cupones destinados a "varios"; las dos últimas hojas, en cartón como la de la portada, estaban reservadas para la carne, grasas, ultramarinos y panadería. La contraportada incluía diez advertencias de uso.

Cada ciudadano tenía asignado un proveedor o tienda de comestibles en la que adquirir los productos. Es, en estos establecimientos, donde se llevaban a cabo las inscripciones. En caso de traslado, fallecimiento o llamada a filas tenían que ser dadas de baja.

Al hacer la adquisición de los productos, se cortaba el cupón o cupones correspondientes a los artículos que se recogían, conforme a los anuncios de suministro que publicaba la Delegación de Abastecimientos y que sólo eran válidos los cupones de la semana corriente.

Explica el museo que durante casi 15 años el sistema demostró ser de "muy mala calidad y dio origen al estraperlo y a la venta ilegal de estos productos en el llamado mercado negro", donde los precios eran, por lo general, desorbitados.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.