dia internacional turismo
  • |
Región Digital

¿Cuáles son las averías más comunes en los frigoríficos?

Los recambios y piezas de repuesto para frigoríficos y neveras son la mejor opción en caso de que algo no funcione correctamente.

20 agosto 2021 | Publicado : 19:18 (30/08/2021) | Actualizado: 19:18 (30/08/2021)

El frigorífico es un electrodoméstico esencial que parece irrompible. Y aunque es cierto que su fiabilidad y operatividad está fuera de toda duda, así como su durabilidad, de manera periódica es posible enfrentarse a algún tipo de avería que, por suerte, suele ser reparable con facilidad.

No obstante, estas averías no hay que dejarlas pasar, ya que un mal funcionamiento de este aparato eléctrico afecta a los alimentos que ingerimos diariamente. Además, cuanto más tarde en repararse el frigorífico, más costoso será todo el proceso.

Por lo general, los recambios y piezas de repuesto para frigoríficos y neveras son la mejor opción en caso de que algo no funcione correctamente. Una buena elección de estas piezas hará aumentar la vida útil del electrodoméstico y que funcione en mejores condiciones. Puedes encontrar repuestos para frigorífico en Fersay, de la máxima calidad y a un precio altamente competitivo.

Problemas de las neveras no frost, la acumulación de hielo en forma de escarcha

La avería más frecuente entre los frigoríficos no frost es precisamente esa acumulación de hielo que se produce cuando el termostato comienza a no funcionar de manera correcta. En otras ocasiones una cantidad excesiva de hielo en las paredes puede proceder por fallos en el circuito electrónico.

Lo más grave en estas situaciones es que las sondas de temperatura sean las que provocan este comportamiento poco óptimo de la nevera. Una avería de este tipo, cuando es grave, puede llegar a tener un coste en su reparación de cientos de euros. Para evitarlo es aconsejable descongelar la nevera periódicamente y no hacer un mal uso del termostato.

El frigorífico no enfría

Cuando el frigorífico no enfría, el primer trámite a seguir es asegurarse de que está recibiendo energía. Una fórmula fácil de descubrirlo es abrir la puerta de la nevera y comprobar que se enciende la luz, siempre que esta no esté fundida. Si así es, si hay luz, el problema es otro.

Pero si no enfría lo suficiente, que es entre 3 y 6 grados centígrados, lo que hay que hacer es ajustar el termostato, desbloquear los respiraderos que llevan aire frío a la nevera y aspirar. Dependiendo del modelo se aspira abajo o detrás. Con esto ya es posible que el electrodoméstico comience a funcionar mejor. Pero si aun así el problema persiste, habrá que avisar a un técnico especialista y puede que pensar en alguna sustitución.

¿Qué ocurre cuando hay una fuga de gas? ¿Y con el motor?

En este caso ya hablamos de un problema grave, pues la mayoría de situaciones de este tipo no tienen solución. Son averías muy costosas cuyo precio ronda entre los 150 y los 400 euros. La dificultad en este caso pasa por descubrir dónde se está produciendo la fuga de gas. Para esta incidencia hay poco que hacer a nivel doméstico. El arreglo, que es posible con recambios y repuestos, requiere la intervención de un técnico profesional.

Si es el motor lo que no funciona correctamente, el compresor, lo que sucede es que la nevera va perdiendo todo el frescor, lo que llevará irremediablemente a no poder mantener los alimentos en buen estado. Estas averías tienen su origen en un corte en la bovina o por problemas en el pistón. No acostumbran a ser averías muy comunes, pero puede solucionarse sustituyendo el compresor por uno nuevo.

El termostato está estropeado

Una última avería que era frecuente hace unos años, pero que ya es poco común, son problemas relacionados con el termostato. Los frigoríficos de nueva generación incluyen termostatos electrónicos, que son muy fiables, pero otros modelos más antiguos tenían un elemento de este tipo electromecánico.

Hoy en día estas averías siguen existiendo, sobre todo en segundas residencias o en viviendas con electrodomésticos con muchos años de vida. El cambio de termostato tiene un coste de entre 80 y 100 euros. Las tiendas de recambios cuentan con estos repuestos para cubrir necesidades de todo tipo.

El mejor modo de evitar estos problemas es hacer un buen uso del electrodoméstico, confiar en fabricantes de garantía y adquirir aparatos que sean de calidad. Si suceden estas incidencias, algo que puede ocurrir, ponerse en manos de profesionales y opte siempre por repuestos originales. Cuanto mejor haya sido el trato a la nevera, más económica resultará la reparación.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.