stone music
  • |
Región Digital

¿Tu termo está averiado? Principales averías y cómo arreglarlas

Hay ciertos fallos que se suelen dar muy a menudo en los termos domésticos y para los que incluso uno puede proceder por cuenta propia.

07 julio 2021

No hay vivienda en la que no haya un termo. Es esa instalación que vamos a encontrar en la mayoría de hogares, sobre todo porque es la que se encarga de hacer que tengamos agua caliente. Ahora bien, tampoco hay vivienda en la que no haya un termo que, tarde o temprano, acabe fallando. Sea por lo que sea, por el uso, por el desgaste o incluso por el descuido, es habitual que falle. De hecho, hay una serie de errores y averías comunes en termos que conviene conocer.

Las averías más comunes en termos y cómo repararlas

Hay ciertos fallos que se suelen dar muy a menudo en los termos domésticos y para los que incluso uno puede proceder por cuenta propia. Con un poco de maña y un mucho de paciencia, además de detenimiento y buenas herramientas, puedes dejar tu termo como nuevo si da problemas. Eso sí, te conviene tener a mano un equipo que te ofrezca piezas fiables en caso de tener que hacer una sustitución.

Para eso, lo mejor es buscar recambios para termos en electrotodo, un portal profesional y de confianza, con un catálogo enorme y repleto de piezas de calidad. También hay que mencionar que, en ciertas circunstancias, es probable que tengas que acudir a un experto para que se encargue. No todo se puede hacer por cuenta propia, no si buscas que tu instalación dure mucho tiempo y esté impoluta.

El diferencial de casa salta

Esta avería es bastante común en los termos eléctricos, que precisamente requieren de la instalación eléctrica de casa para iniciar la chispa con la que calientan el agua. Para quien no lo sepa, el diferencial es el componente que se encarga de que la potencia eléctrica usada en las instalaciones no se exceda de aquello para lo que estas están preparadas, evitando la saturación que podría provocar incluso incendios.

Si esto sucede al empezar a trabajar el termo, lo más probable es que su resistencia haya entrado en contacto con agua, provocando un cortocircuito. Si es el caso, comprueba que la vaina que se encarga de proteger la resistencia no se haya perforado o tenga grietas. Para arreglarlo, sin duda lo mejor es sustituir la resistencia por otra nueva que esté perfectamente protegida.

Sale poca agua caliente

Ves que el termo está funcionando y calentando agua, pero, por alguna razón, cuando abres el grifo de agua caliente sale mucho menos que cuando le das al agua fría. Si el caudal es muy pequeño, el problema no está en el termo en sí, sino en las tuberías. Hay una pérdida de presión importante que impide que el agua fluya con el caudal que debería.

Para arreglar esto, en lugar de ponerte manos a la obra con nada, lo mejor es que acudas a un fontanero. Él se encargará de detectar qué parte de la instalación está mal y procederá a arreglarla cuanto antes. Es la mejor forma de proceder para evitar complicaciones y posibles problemas que vayan a mayores.

El agua no se calienta lo suficiente

Una cosa es el problema de presión, otra el de temperatura. En el caso de que el termo no esté calentando el agua lo suficiente, puede deberse a varias razones. Una de ellas es, simplemente, que tengas la temperatura ajustada al mínimo y, por lo tanto, no se transmita el calor suficiente como para disfrutar del agua como quieras. Ahora bien, si lo has ajustado correctamente y sigue sin alcanzar el objetivo, ya es otro problema.

Es probable que haya una avería en la resistencia principal, por lo que habrá que sutituirla. También es posible que el fallo esté en el termostato, en la sonda térmica que se encarga de controlar la temperatura o hasta en el relé de seguridad. Las fuentes del problema pueden ser tantas que lo mejor es acudir a un técnico para que identifique cuál es exactamente y, a partir de ahí, proceda a arreglarlo.

Gotea agua del termo

El goteo de agua suele ser una de las averías más comunes en los termos domésticos, sean eléctricos o más tradicionales. Ahora bien, hay que saber dónde se produce la fuga para, a partir de ahí, determinar la mejor solución. Por lo general, el problema suele ser de corrosión causada por el mal mantenimiento, para lo que hay que realizar una sustitución completa del termo. Si se cambia el ánodo anualmente, esta avería es raro que se dé.

Es posible, también, que la fuga se deba a la brida del termo, cosa que puede arreglarse con tan solo cambiarla, junto con el ánodo y la resistencia, para garantizar una mayor vida útil. Por otra parte, también puede ser por la válvula de seguridad, algo que se debe sobre todo a una presión demasiado elevada en la red de tuberías. Habría que instalar una válvula reductora de presión o cambiar el termo por una capaz de aguantar más presión.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.