fitur 2021
  • |
Región Digital

Cómo evoluciona con el tiempo la tecnología que hay detrás de los juegos

Antes de inventarse el primer videojuego digno de tal nombre, el famoso Pong, ya existían los juegos de tragaperras.

23 abril 2021

A no ser que hayas vivido en una cueva, es altamente probable que hayas jugado a algún juego en tu vida, ya sea un videojuego o un juego de casino, como una tragaperras. Vivimos en una época en la que ya pocas cosas sorprenden, pero quizá a ti sí te sorprenda saber que mucho, muchísimo antes de inventarse el primer videojuego digno de tal nombre, el famoso Pong, ya existían los juegos de tragaperras. Concretamente, tenemos que irnos nada menos que a 1895 y viajar a San Francisco, donde vivía un tal Charles August Fey, inmigrante bávaro, que inventó una curiosa maquinita llamada Liberty Bell. Lo que él tampoco podía imaginarse es que acababa de crear algo que acababa de crear un legado que llegaría hasta nuestros días.

De las máquinas de frutas a los ordenadores

La maquinita de Fey tuvo tal éxito que este alemán, mecánico de profesión, abrió su propia fábrica de tragaperras. Por desgracia, la demanda fue tan abrumadora que no pudo satisfacerla y se vio obligado a cerrar. A eso se le llama morir de éxito, vaya. Obviamente, aún faltaba más de un siglo para que abriera el primer casino online en español, pero por resumir, digamos que un tal Herbert Mills recogió, en 1907, el testigo de Fey, creó un cacharro llamado Operator Bell y fue un tremendo éxito durante muchos años… pero la gente quería más. Las tragaperras mecánicas eran del agrado de muchos, pero les faltaba “algo” para captar la atención de más gente. Y ese “algo” llegaría en 1963, cuando apareció la primera tragaperras electromecánica, la que sería, esta vez sí, la precursora de las que tenemos hoy en día. En los años 70, con el avance de la informática (no olvidemos que, por ejemplo, una empresa con el logo de una manzana mordida se fundó en esta década) aparecerían las primeras vídeo tragaperras, con pantallas a color que reemplazaban a los carretes giratorios. Después vendría un tal Inge Telnaes, un ingeniero noruego con un nombre algo complicado de pronunciar, que inventó una cosa llamada RNG, que son las siglas en inglés de “generador de números aleatorios”. El RNG indicaba a la tragaperras qué símbolos aparecían, en qué orden y dónde se detendrían los carretes. Eso es algo que hoy en día todavía se usa, claro… pero el empujón definitivo aún estaba por llegar.

Internet y el auge de los casinos online

En los 90 empezaría a llegar una cosa llamada internet a muchos hogares y, claro, las limitaciones físicas de las tragaperras quedarían completamente superadas cuando a alguien se le ocurrió trasladar el software de sus juegos a formato digital. Desde ese momento, surgieron como setas los casinos online, que empezaron a poder ofrecer los juegos a sus clientes gracias a operadores como Microgaming, NetEnt o Play’n Go. Internet empezó a permitirnos viajar a lugares tan exóticos como las Maldivas o Sri Lanka, sin movernos de casa. Y claro, también empezó a dejarnos jugar al juego o tragaperras que nos diera la gana sentados, en primer lugar, ante la pantalla del ordenador y, con el paso de los años, también desde nuestro móvil. Hemos llegado a un punto en el que ya podemos hasta aprovechar la realidad virtual para trasladarnos por un casino que, en realidad, no está ahí… o conectarnos a un casino que sí está, con una persona de carne y hueso que tira la ruleta, reparte las cartas o lo que sea… en directo. Ante todos estos alardes tecnológicos de los que hacen gala los casinos de hoy en día, solo nos queda preguntarnos: ¿qué será lo próximo? Por supuesto, solo el tiempo lo dirá.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.