the geco
  • |
Región Digital

La caída de las emisiones de carbono no frenará el cambio climático

Imagina que la atmósfera es como una bañera (tina). Los seres humanos impulsamos emisiones de CO2 como agua que sale del grifo (llave).

14 agosto 2020

A pesar de haber disminuido las emisiones de dióxido de carbono a causa de la pandemia por el COVID-19, éste aun sigue acumulándose en la atmósfera sin descanso alguno.

418 partes por millón fue la concentración de dióxido de carbono registrado en la atmósfera durante el mes de mayo, y fue considerado uno de los más altos en los últimos tres millones de años.

¿Cómo es posible si se supone menor actividad durante este año?

De acuerdo a una investigación publicada por Nature Climate Change, durante el pico de los confinamientos mundiales en el primer trimestre del año, las emisiones diarias fueron un 17% menor a las del año pasado.

Sin embargo, Richard Betts, científico del Met Office del Reino Unido expresa que, "A pesar de la caída de las emisiones de dióxido de carbono éstas tendrán poco impacto en la concentración general de CO2 en la Atmósfera".

Aunque la pandemia a interrumpido las actividades económicas y la rutina diaria de vida de los habitantes de este planeta, la caída de las emisiones solo representan una pequeña parte de las concentración general del CO2 en la atmósfera, y esto se debe al tiempo que permanece efectivamente el gas.

Esto quiere decir que, el cambio climático no ha disminuido, o la crisis climática ya no exista. El experto en energía y clima Constantine Samaras "No hay nada que celebrar, una pandemia es la peor forma posible de reducir las emisiones"

Hay que reconocer que está en lo cierto. Si bien la disminución del CO2 es una acción positiva, hay que considerar que:

"El cambio tecnológico, de comportamiento y estructural es la mejor y única forma de reducir las emisiones de dióxido de carbono"

En el periodo de este evento global, millones de personas se quedaron en casa, los coches no se movilizaban y los viajes aéreos se detuvieron.

Así mismo ocurrió con las plantas de fabricación. Tanto los edificios público como los de construcción frenaron sus actividades, de hecho, casi todos los sectores de la economía que hacían uso de las energías, tomaron acciones de una forma u otra.

"Las emisiones en algunos países se mantuvieron casi un 30% por debajo de los promedios del año pasado", mencionó uno de los autores del análisis de Nature Climate Change y científico del clima en el Centro de Investigación Climática Internacional de Noruega.

Por ejemplo, en China, país donde inició la pandemia, las emisiones de CO2 disminuyeron aproximadamente una cuarta parte en febrero. Otros países experimentaron caídas de un pequeño porcentaje en marzo y abril.

Estos efectos, de alguna manera representan grandes cambios, pero de otras formas, no son lo suficientemente grandes.

 Para poder ver una disminución significativa de CO2 en la atmósfera hay que reducir las emisiones incluso mucho más tiempo. Es decir, probablemente se necesitaría una reducción del 20% durante todo el año, todos los meses, para todo el mundo. Sin embargo, el mundo no puede sufrir un bloqueo durante tanto tiempo.

Para fines de 2020, las emisiones globales podrían reducirse aproximadamente un 8% en comparación con el año pasado, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía. Esta aproximación equivaldría un estimado de 2.600 millones de toneladas de carbono que no se enviarán a la atmósfera.

Es importante mencionar que esto dependerá de la forma en cómo se desarrollen los bloqueos durante el resto del año, por ejemplo, las personas deberán regresar a sus hogares si aumentan las tasas de infección por COVID-19, es decir, las emisiones podrían disminuir mucho más.

El cambio climático es un problema acumulativo.

 No es como otro tipo de contaminación, donde viertes desechos al río y luego dejas de hacerlo, y el problema está resuelto. ¿Porqué es acumulativo?. Te presentamos un ejemplo:

Imagina que la atmósfera es como una bañera (tina). Los seres humanos impulsamos emisiones de CO2 como agua que sale del grifo (llave). El drenaje son el océano y la tierra que absorben o consumen parte de ese CO2. Entonces incluso cuando el drenaje está totalmente abierto, solo dejan salir la mitad del agua que entra.

Cuando un evento como esta pandemia empuja hacia abajo las emisiones de CO2, es como si el grifo del baño se hubiera cerrado un 17%, sin embargo, el 80% de agua sigue entrando a la bañera en grandes cantidades, así que el nivel del agua seguirá aumentando. Tal vez no se llene como antes, pero no se drena por completo.

En resumen, así haya disminuidos las emisiones del CO2, este seguirá acumulándose allí en la atmósfera, tal y como y lo ha hecho desde que la raza humana comenzó a quemar combustibles fósiles.

¿Qué significa esta disminución de las emisiones de dióxido de carbono para el clima?

Los científicos tiene una idea de cuánto CO2 atmosférico se acumulara cada año, y  es aproximadamente la mitad de lo enviamos, ya que la otra mitad es absorbida por los océanos y las plantas.

Este patrón ascendente depende en su mayoría de las emisiones por parte de los humanos; y disminuyen o aumenta acorde a las estaciones. Por ejemplo. Estos valores suelen ser más altos a finales de la primavera de cada año, específicamente en todo el hemisferio norte cuando las plantas se despiertan del invierno.

El equipo de Betts había predicho lo que se suponía haría el CO2 atmosférico en 2020. Pronosticaron lo siguiente:

  • Mes de Mayo (pico del ciclo estacional anual del gas): concentración de 417 ppm.

  • Mes de Septiembre (mínimo estacional): 410 partes por millón.

  • Predicción final: promedio a lo largo del año: 414 ppm.

(Expectativas sin considerar los impactos relacionados al coronavirus)

Datos importantes

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió lo siguiente:

  • Los aumentos de la temperatura global deben limitarse a 2,7 grados F (1,5 grados C) (esto evitará que los peores y más devastadores efectos del cambio climático golpeen a la humanidad)

  • Las emisiones de gases de efecto invernaderos deben disminuir un 7,6 % cada año, desde ahora hasta 2030 (y más allá)

Si las personas están en casa y la mayoría de las actividades económicas están paralizadas por la pandemia, ¿De dónde viene tanto CO2?

El equipo de Nature Climate Change dividió las fuentes de CO2 en seis categorías. Además, analizó el cambio de cada una de ellas entre el mes de enero y abril, cuando los países entraban y salían del confinamiento.

  • Aviación: cayó en un promedio de 75% a principios de abril (los aviones representan el 3% del problema de las emisiones)

  • Transporte de superficie (automóviles, camiones): disminuyo un 50% (alrededor de 6 megatoneladas de CO2 no entraron a la atmósfera)

  • Producción de calor y energía: se redujeron un 15% (aproximadamente 3.3 megatoneladas de CO2 que no se agregan a la atmósfera cada día)

Conclusión: Cuando la humanidad está unida con el propósito de lograr un objetivo, pueden ocurrir grandes cambios.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.