the geco
  • |
Región Digital

Cerramientos en el hogar y la oficina: ¿son la clave del bienestar y del ahorro?

La solución de esta firma llega dispuesta a conseguir una mayor estabilidad térmica y sonora en el interior de cualquier local o vivienda.

11 noviembre 2019

En una época en la que cada vez se apuesta más por soluciones naturales para mejorar las condiciones en el hogar, y para ahorrar en energía eléctrica, los cerramientos para viviendas se han convertido en un elemento bastante interesante. La carpintería de aluminio de Barcelona Macrisal fabrica ventanas y puertas de alta calidad para profesionales en el sector, y sus soluciones han pasado a ser algo de lo más atractivo también para particulares que buscan la manera de ahuyentar el frío en el invierno e insonorizar su hogar.

La solución de esta firma llega dispuesta a conseguir una mayor estabilidad térmica y sonora en el interior de cualquier local o vivienda. Por eso, echando un vistazo a su propuesta, encontramos desde ventanas correderas hasta ventanas practicables, pasando por puertas y todo tipo de complementos como estores y otros variados. Su especialidad se centra en evitar la entrada de elementos del exterior, o al menos a controlarla para conseguir las condiciones idóneas en el interior.

Pero, ¿qué pueden hacer los buenos cerramientos por mí?

El primer objetivo de la instalación de cualquier cerramiento es conseguir un buen aislamiento. Este alcanza una doble meta, siempre y cuando sea de calidad. Por una parte, sirve para conseguir un buen aislamiento térmico. Instalaciones como los ventanales de doble cristal y marco de aluminio, por ejemplo, pueden hacer que el frío del exterior no entre en el inmueble, a la vez que dejan pasar la luz del sol para aumentar la temperatura y conseguir un ambiente más agradable.

Por otra parte, una buena instalación de cerramientos puede hacer que se tenga un mayor control de la ventilación en la oficina o el hogar. Permitir, o no, el paso del aire del exterior permite tener un entorno en el interior en el que haya una menor o mayor circulación de aire, algo ideal sobre todo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, o también bastante idóneo en las oficinas, donde se suele concentrar un buen número de personas y se vuelve más necesaria una solución así.

Así, sea con puertas plegables o monopanel, con ventanas correderas en línea o paralelas, o incluso con ventanas practicables pivotantes o proyectantes, lo que se consigue es una mejora esencial en las condiciones sonoras y térmicas, en el factor ambiental dentro del recinto donde se instalan. Facilitan el control de la temperatura y el sonido, a la vez que garantizan un mayor bienestar y las condiciones más adecuadas de habilitabilidad.

Pero, mejor aún. Con la instalación de un buen conjunto de cerramientos, la principal mejora que se obtiene está conectada directamente con la eficiencia energética. Se puede ahorrar en la factura de la luz o incluso del gas si se procura un buen aislamiento del hogar o de la oficina. ¿Por qué? Ese es un aspecto en el que vamos a ahondar, dada la importancia que tiene en los tiempos que corren.

Ahorro energético: la auténtica clave

En los últimos años, el precio del consumo eléctrico ha aumentado considerablemente. En 2018 se registró ya un incremento del 2,5% con respecto al año anterior, y todo ello como parte de una tendencia alcista que no cesa en cuanto a ritmo y potencia. Pagamos más por la luz, y eso nos invita a buscar soluciones que permitan ahorrar al máximo posible, que no nos obliguen a encender más aparatos que aumenten el consumo y, por tanto, el importe a pagar.

El motivo de recurrir a los cerramientos para ahorrar en la factura energética es su capacidad para producir buenas condiciones en el recinto, como ya hemos mencionado previamente. Colocar una buena cristalera y bien cerrada, para disfrutar del calor y la luz natural del sol en las horas donde brilla con más intensidad, puede hacer que no se necesite ni una pizca de calefacción ni de luces artificiales durante gran parte del día. Asimismo, dotar a estas cristaleras de opción para abrirse por completo puede producir también la temperatura perfecta en pleno verano, dejando que el aire fluya y refresque el ambiente.

Gracias a esto, se puede reducir considerablemente el impacto de la factura de la luz o del gas a final de mes, además de ganar en calidad de vida. La otra gran ventaja de estas instalaciones es que evitan la entrada del sonido del exterior, sobre todo si son de calidad. Esto, en entornos urbanos, es esencial, sobre todo para aquellos que vivan en zonas muy concurridas. Se alcanza un nivel de aislamiento que evita cualquier entrada de sonido, generando una mayor sensación de bienestar en la vivienda y teniendo incluso una mejor calidad del sueño.

En definitiva, los cerramientos para el hogar y para la oficina son algo que debe ser de calidad, de apostar por la vanguardia y las instalaciones más profesionales, ya que así se garantiza una ganancia total en todos los sentidos. Se ahorra en la factura de la luz, se consigue un acabado estético mucho mejor y, por supuesto, se gana sobre todo en habitabilidad y calidad de vida. Apostar por equipos profesionales en este sentido se ha vuelto esencial para muchos, y razones no les faltan.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.