the geco
  • |
Región Digital

¿Es el mal de ojo posible?

30 octubre 2019

En más de una ocasión habrás escuchado la expresión “le han echado un mal de ojo” después de ver cómo una persona encadena una sucesión de sucesos desafortunados de distinta intensidad. No es necesario sufrir una concatenación de tragedias para afirmar que alguien ha sufrido un mal de ojo.

El mal de ojo es una creencia popular que afirma que alguien le transmite a otra persona una fuente de energía negativa que impide que las cosas le salgan bien. El mal de ojo es por tanto una especie de maldición. El principal motivo por el que una persona es víctima de un mal de ojo es por la envidia, un sentimiento por el que alguien desea algo que posee otra persona. Ese algo puede ser material, como un coche o unas entradas para un concierto, o inmaterial, como una relación amorosa.

La fe en las energías
¿Existe realmente el mal de ojo? Pues no hay ningún estudio científico que corrobore la existencia del mal de ojo, por eso se trata de una superstición popular. Es una cuestión de fe, de creencia en las energías, de pensar que, en nuestra vida, en nuestro entorno, se mueven diferentes energías que influyen en nuestra vida más allá de lo empíricamente demostrable.

Existen varias maneras sobre cómo quitar el mal de ojo. Una forma de hacerlo es recurrir a plantas y árboles con propiedades protectoras. Una de ellas es el eucalipto. Para que haga efecto hay que colgar un trozo de corteza de este árbol en la entrada del hogar. La ruda o el ciruelo también tienen capacidad para mantenernos a salvo del mal de ojo.

El poder del ajo va mucho más allá que lo que las películas y la literatura nos han sugerido como medio de protección ante los vampiros. Colgar ajo en casa ayuda a espantar las fuerzas oscuras y la negatividad.

El nazar es un amuleto que se lucha para contrarrestar el mal de ojo. Se le conoce también como ojo turco, ojo griego u ojo azul. Este amuleto es muy popular en Turquía, país en el que se ha convertido en todo un símbolo. Su origen es griego y lo usaban en sus expediciones los marinos helenos de la antigüedad para que les protegiera en sus viajes. El nazar estaba consagrado a Zeus, el dios del trueno, Poseidón, el dios de los mares, y a Hermes, dios de los viajeros. Es una piedra redonda que tiene cuatro círculos concéntricos: el exterior de color azul oscuro, el siguiente de color blanco, el tercero es azul claro y el central de color azul oscuro. Con el nazar se hacen diversos amuletos, como colgantes, collares, pulseras o pendientes. Su apariencia se asemeja a la del ojo humano y simboliza la visión, la vigilancia, la atención, así que es un objeto que ayuda a alejar los males de ojo y la envidia ajena. Para que aporte sus propiedades protectoras hay que colgarlo en la entrada de las casas, en las oficinas, el retrovisor del coche…

Otra manera de solucionar un mal de ojo es acudir a un vidente sin preguntas que te pondrá alerta y te marcará el camino a seguir para salir adelante.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.