the geco
  • |
Región Digital

Cómo elegir productos adecuados para el cuidado del cuerpo

23 octubre 2019

Cada parte del cuerpo tiene un tipo de piel diferente y esto es esencial conocerlo para poder aplicar tratamientos efectivos y para cuidar la piel de forma adecuada. No es lo mismo la piel del rostro que la del cuerpo. Teniendo este un tipo de piel distinta en codos y manos, por ejemplo. Cada parte tiene sus propias particularidades y sensibilidades. Y además cada uno tiene un tipo de piel diferente. Por suerte hay una gama de productos muy amplia para tratar cada una de las partes del cuerpo y con especificaciones para cada tipo de piel. Por ejemplo encontrarás exfoliantes corporales en Farmadistrict con características especificas en función del tipo del piel y parte del cuerpo al que lo quieras aplicas.

Cómo elegir productos para la piel

1. Conocer el tipo de piel
Antes de ponerte a comprar como un loco lo importante es saber qué piel necesitas tratarte y cuáles son las particularidades de esta. Por ejemplo, si buscamos un tratamiento para cuidar la piel del rostro, lo primero que deberemos saber es si nuestra piel es mixta, grasa, normal, etc. Y añadir si cabe pieles sensibles o atópicas. ¿Cómo saberlo?

La mayoría de personas tienen la piel mixta, es decir, algunas zonas del rostro son más secas y otras un poco más grasas. Pero puede que no sea tu caso. Si es grasa es bastante más fácil de identificar, y las pieles secas suelen sufrir más daños. Igual que en rostro deberás aplicar la misma idea para el resto del cuerpo cuando vayas a elegir un producto para cuidar la piel. ¿Tienes la piel seca? Después del verano muchas personas sufren piel seca en las piernas, para ello hay que escoger tratamientos específicos. Por esto es fundamental empezar por conocer bien la piel y sus necesidades.

2. Elige el tratamiento que necesitas aplicar
Luego hablaremos de los diferentes tipos de tratamientos que existen para cuidar la piel. Pero antes de lanzarte a comprar cualquier producto lo primero que debes hacer es pensar qué tipo de tratamiento necesita tu piel. ¿Necesita una exfoliación, o sea, eliminar piel muerta? ¿Necesita hidratación intensa? ¿Tan solo mantenimiento? ¿Brillo? Todo esto debes plantearlo en función del tipo de piel y sus necesidades.

3. Infórmate
Antes de comprar cualquier producto lee las indicaciones del fabricante, busca opiniones y compara para poder decidirte para el producto más idóneo en tu caso. También infórmate bien de en qué consiste el tratamiento, por ejemplo hay cremas reductoras que solo funcionan si se hace dieta o si se aplican de noche y por la mañana. Si no puedes cumplir con el resto de indicaciones puede que el producto no te haga efecto.

4. Elige y prueba
Una vez tengas todo esto claro solo te queda elegir el tratamiento más idóneo para ti y probarlo. Solo probándolo sabrás si funciona o no, hasta que llegue el día que encuentres el tratamiento perfecto para tu tu piel. Esto sí, no será una solución definitiva, ya que la piel también se acostumbra a los productos y es importante ir cambiando de tratamiento y probando otras marcas.

Tratamientos para cuidar la piel

Limpieza de la piel. La higiene es fundamental para mantener la piel sana, pero es que además el solo hecho de limpiar nos ayuda a hidratar la piel. Tanto para cuerpo como para rostro existen diferentes productos para la limpieza de la piel. En el caso del cuerpo hay diferentes líneas de gel de baño (que deberás elegir en función del tipo de piel) y para el rostro encontrarás jabones, tónicos y aguas especiales para limpiezas profundas. Estamos menos acostumbradas a limpiar el rostro pero sería interesante hacerlo al menos dos veces al día, antes de ir a dormir y por la mañana.

Hidratación de la piel. La dermis está compuesta de agua en un 70%, por esto es esencial mantener una buena hidratación. La clave es equilibrar el nivel de agua que hay en la piel. Y para ello hay que elegir los tratamientos idóneos para cada tipo de piel. Para la hidratación puedes usar desde cremas hidratantes a aceites, dependiendo de tus necesidades.

Exfoliación de piel. No hace falta abusar de este tratamiento, pero es importante hacerlo para purificar la piel y conseguir un equilibrio sano. Encontrarás diferentes exfoliantes en el mercado, específicos para cada zona del cuerpo. Sé delicado al elegirlos porque si no podrían generarte irritación en la piel.

Protección de la piel. Y sobre todo protege la piel para mantenerla sana, esto es, para evitar manchas, envejecimientos prematuro u otras patologías más graves. Para hacerlo debes protegerte con protectores solares en épocas en que el sol es más fuerte. Y en la cara casi todo el año.

Además de aplicar estos tratamientos con productos específicos para cada caso, también recuerda de elegir siempre maquillaje hipoalergénico y en este caso, también, que sea idóneo para tu tipo de piel.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.