• |
Región Digital

Historia y origen de las metodologías ágiles de producción

El ritmo del trabajo debe ser sostenible para que pueda mantenerse durante el tiempo que sea necesario.

31 mayo 2019

Las metodologías denominadas ágiles ya existían mucho antes de la aparición de Internet para el público en general. Poco a poco, a medida que los proyectos informáticos se hacían más densos y más lentos, algunos gerentes de proyectos adaptaron los métodos utilizados por la industria a su sector de manera que lograra una optimización de los procesos.

 

Muchos debates surgieron sobre la relevancia de las metodologías secuenciales, percibidas como pesadas y polvorientas, frente a otras prácticas que estaban comenzando a emerger.

 

Así surgieron las metodologías ágiles que ofrecen una serie de ventajas de planear la producción en distintas industrias.

¿Qué son las metodologías ágiles?

Las metodologías ágiles de producción combinan un conjunto de principios generales mediante una filosofía que guía toda acción y reflexión en una estructura organizada que sirva a sus clientes, mediante la toma de decisiones oportunas, manejo correcto de los recursos, y una producción eficiente.

 

Provienen de casi un siglo de trabajo sobre los ciclos iterativos de producción. Es decir, la forma de organizar proyectos en ciclos más bien cortos, que se repiten en lugar de una larga sucesión lineal de etapas.

 

El término ágil está consagrado en el Agile Manifesto, una breve declaración escrita en 2001 por un grupo de especialistas de desarrollo estadounidenses que tenían en común el uso de métodos de desarrollo de software iterativos, y deseaban proporcionar un marco unificado para todos estos métodos.

 

Estos expertos pensaron que los métodos de desarrollo clásicos que utilizan un ciclo en cascada (o su evolución: el ciclo V) ya no eran adecuados. En pocas palabras, el ciclo V es un método secuencial (lineal) que tiene 3 fases:

 

  • Primera fase: pensamos en todo y planificamos todo.

 

  • Segunda fase: nos damos cuenta de todo, tal y como estaba previsto.

 

  • Tercera fase: probamos y entregamos todo, de una vez por todas.

 

Los escritores del manifiesto ágil se enfrentaron a un entorno tecnológico rápidamente cambiante (la revolución de Internet), que requería la adaptación constante de los proyectos a este entorno en constante cambio. Además, sus clientes descubrieron nuevas tecnologías y era deseable involucrarlos a lo largo del proyecto para evitar malentendidos.

 

Todos estos elementos hicieron que el uso del tradicional ciclo V fuera particularmente laborioso, y los métodos que integraron el cambio como parte del proyecto tuvieron que ser inventados.

 

Por lo tanto, son las nuevas tecnologías e Internet las que han provocado el advenimiento de los métodos ágiles.

Principios de las metodologías ágiles de producción

El manifiesto ágil enumera 4 grandes valores que deben ser promovidos en estas metodologías de producción:

 

  • Los individuos y sus interacciones más que procesos y herramientas.

 

  • Productos operacionales (software) más que documentación exhaustiva.

 

  • Colaboración con clientes más que negociación contractual.

 

  • Adaptación para cambiar más que seguir un plan.

 

Se reconoce el valor de los segundos elementos, pero son los primeros los que tienen privilegios. Esto tiene un alto componente pragmático, pues lo importante es que todo funcione bien y que todos estén contentos.

 

En las metodologías ágiles se describen los siguientes elementos:

 

  • Los colaboradores (equipo del proyecto): su motivación es esencial, por lo que resulta necesario que les proporcionen buenas condiciones y buenas herramientas de trabajo, que confíen en ellos para la realización de los objetivos y les muestren reconocimiento.

 

  • El producto: la mejor manera de medir el progreso del proyecto es tener un producto operativo.

 

  • El cliente: su satisfacción es la máxima prioridad, por lo que hay que estar abierto a sus cambios de opinión sobre sus necesidades, trabajar con él a diario y entregarle con la mayor frecuencia posible versiones mejoradas del producto.


La organización del trabajo: el ritmo del trabajo debe ser sostenible para que pueda mantenerse durante el tiempo que sea necesario. La excelencia técnica y la simplicidad son esenciales. Se debe pensar regularmente en formas de mejorar y hacer los ajustes necesarios.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.