Festival flamenco
  • |
Región Digital

La importancia de elegir una raqueta de tenis adecuada

Durante la práctica del tenis, la raqueta será básicamente la extensión de nuestro brazo, de ahí la importancia de elegir la que más se ajuste a nosotros.

28 marzo 2019

El abanico de oportunidades que se nos abre a la hora de elegir nuestra raqueta de tenis es tan amplio que en ocasiones se convierte más en un inconveniente que en una ventaja. Si ya de por sí el mercado nos ofrece una amplia gama de raquetas en lo que se refiere a su tamaño, peso, patrón, balance o rigidez, cada día las nuevas  tecnologías incorporan avances que nos obligan a tener en cuenta otros factores. Lo que está meridianamente claro es que si deseas adquirir una raqueta con la intención de que tu juego sea mejor, no debes basar tu elección en las modas ni la estética.

Hay una diferencia notable cuando se trata de adquirir tu primera raqueta o de sustituir la anterior. Si ya has venido jugando, adquieres una experiencia que seguramente te aporta una referencia sobre lo que deseas modificar de la raqueta que venías utilizando, como puede ser una mayor potencia en el golpeo o aumentar el control. Por el contrario, si se trata de tu primera raqueta, llegas un poco a ciegas, por lo que tu decisión debería ir enfocada en buscar algo que se ajuste a ti basándose en aspectos como la edad, estatura o condición física.

Características que determinan la elección de una raqueta:

Peso

Es uno de los primeros detalles a tener en cuenta. Las raquetas más pesadas se ajustan a jugadores con un swing (gesto que se hace al golpear) largo, por lo que son más apropiadas para jugadores de un nivel medio-alto. Estas raquetas aportan una mayor potencia en los golpes y absorben mejor las vibraciones, pero son menos manejables y ralentizan los movimientos. Las raquetas más adecuadas para principiantes o veteranos que buscan la comodidad suelen ser ligeras, con mejor maniobrabilidad y que no restan rapidez en el golpeo para un swing lento. El peso de estas raquetas se sitúa entre los 240 y 260 gramos. Entre 260 y 295 gramos estaría la de jugadores de un nivel avanzado, y de ahí hasta los 369 gramos que llega a pesar la de algunos profesionales.

Balance

El balance o equilibrio de la raqueta viene dado por la distribución de su peso. Cuanto más cercano a la empuñadura esté el punto de equilibrio (balance bajo), mayor será el control en los golpes, pero sacrificando un poco la potencia. En cambio, desplazar ese punto hacia la cabeza de la raqueta (balance alto) generará una mayor potencia en los golpes, aunque el jugador pueda experimentar una pequeña pérdida de control al golpear la bola más alejada de su cuerpo. Esta última característica suele ser utilizada en jugadores que se inician, mientras que los profesionales buscan más el control.

Aun así, es lógico que con el paso de los años se pierda cierta potencia y velocidad en el juego. Esta es una circunstancia que los tenistas profesionales también sufren, y que tratan de paliar con algunas modificaciones para continuar rindiendo al máximo nivel y de esta forma seguir apareciendo en el grupo de favoritos para vencer en los torneos. Por ejemplo, Rafa Nadal y Roger Federer con el paso de los años han ido colocando progresivamente un mínimo porcentaje de plomo en la punta de su raqueta para compensar la potencia perdida en los golpes.

Tamiz o tamaño de la cabeza

Se trata del área de superficie de la raqueta con la que se golpea y normalmente oscila entre 600 cm2 y 780 cm2Cuanto mayor es esa superficie más potente es el golpeo, pero se reduce el control. Los jugadores más expertos suelen optar por un tamiz más pequeño buscando un mayor control.

Perfil

Se trata de la altura del marco de la raqueta. Aunque es algo que en muchas ocasiones no se tiene demasiado en cuenta, tiene más importancia de la que se podría pensar. A más grosor más potencia en el golpe, por eso un perfil alto (entre 22 y 28mm) es habitual para principiantes e intermedios, mientras los más expertos buscan perfil estrecho para más control (entre 18 y 21mm).

Patrón

Se trata del número de cuerdas verticales y horizontales que forman el tamiz. Los menos expertos deben apostar por un patrón abierto o con un menor número de cuerdas, lo que le otorga más potencia y efecto a las bolas. Los expertos suelen optar por un patrón cerrado que confiere mayor control. En estos últimos la vida útil del encordado es más prolongada.

Estos pueden ser unos principios básicos a tener en cuenta a la hora de elegir una raqueta, aunque siempre es conveniente contar con el apoyo de un profesional que nos asesore. Además, siempre se van incorporando nuevas innovaciones que pueden ser del agrado de jugadores de un nivel más avanzado, tal y como ocurrió hace unos años cuando Wilson comenzó distribuyendo el peso en sus raquetas Hammer y que, como hemos comentado, fue del gusto de varios jugadores profesionales. Actualmente los más exigentes incluso pueden añadir a su raqueta un sensor inteligente para recoger información.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.