turismoextremadura
  • |
Región Digital

Revolución arquitectónica: la innovación llegó a las membranas

La primera gran obra arquitectónica en hacer uso de este material fue el estadio Olímpico de Múnich.

26 febrero 2019 | Publicado : 17:30 (26/02/2019) | Actualizado: 17:17 (12/03/2019)

El mundo del diseño y la arquitectura está viviendo una nueva revolución gracias a la implementación de nuevas y vibrantes tecnologías de membranas arquitectónicas. Construidas a partir de materiales textiles, estas nuevas membranas tensadas ofrecen un abanico interminable de posibilidades para el diseño de edificios al aire libre.

La primera gran obra arquitectónica en hacer uso de este material fue el estadio Olímpico de Múnich, diseñado y construido especialmente por Frei Otto y Behnisch para los Juegos Olímpicos de 1972. Si bien son cada vez más comunes las estructuras arquitectónicas diseñadas alrededor de estas membranas textiles, todavía es habitual que se las confunda con cubiertas de baja resistencia como las lonas. Las membranas textiles modernas se destacan por su durabilidad, su maleabilidad y sus capacidades técnicas y funcionales únicas.

Sus principales ventajas frente a otros materiales similares es que permiten que penetre la luz natural, iluminando ambientes que antes permanecían en las sombras. Son sencillas de instalar y requieren mínimo mantenimiento, lo que las hace ideales para la construcción de edificios públicos y estatales. Pueden ser utilizadas para cualquier tipo de diseño, ya que se elaboran a medida. Además, soportan todo tipo de clima y evitan que el calor invada los ambientes, manteniendo así una temperatura agradable en todo momento.

El cambio climático fomenta el desarrollo de nuevas tecnologías de membranas arquitectónicas.

Es muy común hoy en día leer noticias acerca de lluvias torrenciales o inundaciones en pueblos y ciudades tanto costeras como rurales. Cientos de miles de personas todos los años sufren las consecuencias del calentamiento global y los cambios climáticos que esto conlleva.

 

Aquellos que logran sobrevivir a estas catástrofes climáticas muchas veces pierden todas sus posesiones materiales, sus bienes más preciados y atesorados. Uno de los ejemplos más recientes, el desastre del huracán Katrina, golpeó duramente las costas de New Orleans en 2005 hasta derrumbar su sistema de diques e inundar por completo la ciudad. Tras la evacuación forzosa, miles de familias perdieron sus hogares debido a la descomposición provocada por la humedad y la presencia de barro en sus paredes.

 

Si bien este es un caso sumamente extremo, es cierto que la arquitectura debe contemplar estas situaciones y ofrecer soluciones. Esto está sucediendo hoy, con nuevas tecnologías que ayudan a preservar los hogares de la humedad y las inclemencias climáticas. Las membranas ofrecen nuevas posibilidades para la construcción de edificios más resistentes.

 

Para combatir las filtraciones de agua y los embates de la humedad, se aplican nuevas fórmulas para los sistemas de sellado. Esto es clave y todavía presenta un desafío para los diseñadores y arquitectos. Cada vez se utilizan más cerámicas para cubrir y decorar las superficies, lo que complica la instalación de las membranas que evitan que penetre la humedad y se generen grietas en los techos.

En superficies externas, es muy común el uso de membranas asfálticas con la finalidad de impermeabilizar el ambiente. Para techos y azoteas, se suele utilizar una membrana de aluminio, que permite proteger a la superficie de los rayos emanados por el sol. Sin embargo, este tipo de membranas no es eficiente a la hora de aislar térmicamente un ambiente, contrario a la creencia popular. Pero este tipo de membranas son débiles frente al tránsito. Para ese tipo de uso existen otras membranas, con terminación mineralizada que ofrecen una mayor resistencia a la vida pública en la intemperie.

Pero también han aparecido nuevos usos para las membranas. La implementación de membranas como cubiertas en estadios y edificios al aire abierto es un fenómeno reciente, no tiene más de 70 años de antigüedad, pero con un nivel de aceptación creciente. Lideran el rumbo las empresas alemanas, que se concentran en la producción de tejidos fotométricos. El tejido con el que son producidas estas nuevas membranas es resistente a los rayos UV y resiste los vientos más potentes, evitando dobleces y arrugas.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.