EUROACE
  • |
Región Digital

Encuentra las mejores soluciones con los abogados de Cormeum

El abogado que elijamos debe saber qué estar haciendo: la respuesta a nuestra duda es vital para saber cómo vamos a proceder.

22 noviembre 2018

¿Por qué es tan importante elegir a un buen abogado? En cualquier momento de nuestro día a día vamos a necesitar de asesoramiento jurídico, tanto como si necesitamos simplemente un consejo, como enfrentarnos a un pleito legal.

 

El abogado que elijamos debe saber qué estar haciendo: la respuesta a nuestra duda es vital para saber cómo vamos a proceder. Si un caso llega a juicio, el abogado debe de disponer todo lo necesario para ayudarnos a conseguir el mejor resultado posible.

 

Cormeum te ofrece abogados derecho civil que se encargan de llevar a cabo cualquier cuestión relacionada con relaciones contractuales entre personas, asesoramiento, redacción de contratos de acuerdos, etc. También ofrece abogados expertos en derecho penal, bancario o administrativo. Ante cualquier duda, puedes ponerte en contacto con ellos para que te la resuelvan.

 

Si necesitas un abogado, pero todavía no sabes cómo elegir uno que se adapte a tus necesidades, sigue leyendo:

Factores en los que debemos basarnos a la hora de elegir un buen abogado

Especialización

Hay muchas ramas de derecho y es conveniente recurrir al profesional más capacitado en la cuestión que nos ocupa; por ejemplo, si tenemos que tratar un tema relacionado con sucesiones y herencias, deberíamos recurrir a abogados de derecho civil.

 

Si ya sabemos qué tipo de consulta vamos a hacer, será tan fácil como buscar a un abogado especializado en la materia. Pero si no lo tienes demasiado claro, busca información y pregunta tantas veces como necesites.

Experiencia

Tan solo podremos confiar en un abogado si cuenta con la experiencia suficiente en casos o dudas como las que le vamos a presentar.

 

Lógicamente, no te vas a sentir igual de seguro si dejas el caso en manos de un abogado experimentado, con muchos años de experiencia a sus espaldas, que en las manos de otro que nunca se ha ocupado de algo parecido.

 

El profesional debe esforzarse lo máximo posible por cuidar los intereses de su cliente, y esto solo lo podrá hacer si está experimentado en la materia.

Proximidad

Hoy en día es posible contratar a un abogado de cualquier parte de España (especialmente si lo único que queremos hacer es una simple consulta, o que nos lleve un proceso que se pueda gestionar a distancia).

 

No obstante, si lo requerimos para un proceso judicial (cómo puede ser una declaración por videoconferencia), entonces sí que resultará interesante tenerlo cerca.

 

No te decimos que escojas a un abogado que esté a dos calles de tu casa, pero seguro que no te hace mucha gracia tener que conducir durante horas para poder visitarlos.

Confianza

Debe de establecerse una sólida relación de confianza entre el abogado y el cliente; si no confiamos en el profesional, si no podemos preguntar cualquier duda por cualquier razón, es posible que no sea el abogado que necesitas.

 

La confianza no admite de medias tintas: o confías en el abogado, o no lo haces.

 

Es posible que necesites mayores garantías de éxito, por lo que no dudes en cambiar de abogado si no te sientes cómodo con el que te has buscado.

Honorarios

Debes conocer el precio de los servicios del abogado, en los diferentes escenarios que se puedan presentar.

 

No vale la pena elegir a un profesional que te ofrezca precios ridículamente bajos: lo más probable es que un servicio con un coste muy bajo también vea sacrificada su calidad de la misma manera. Si al final acabas perdiendo el caso, habrás perdido tiempo y dinero.

 

Es cierto que el coste es un factor muy importante, pero en ningún caso lo debe de ser todo.

Atención personalizada

Es bastante común acudir a ver a un abogado y que este nos dé la impresión de que no está muy interesado en nuestro caso.

 

Si cuando te atiende, intenta que la visita acabe lo antes posible, si tarda días en contestar e-mails sencillos, o si siempre parece que está ocupado, no es el abogado más adecuado para ti.

Referencias

Otra de las maneras de saber si un abogado es de confianza o no es preguntar por las referencias. Si te lo ha recomendado un amigo o familiar, puedes preguntar sobre sus referencias para saber cuál es su manera de trabajar. Si no te lo ha recomendado nadie, siempre puedes recurrir a Internet.

 

En la red podemos encontrar opiniones y testimonios de la forma de trabajar de cualquier abogado; eso si, no deberías quedarte con tan solo una opinión, si no hacer un balance de las mismas antes de tomar una decisión.

Sentido común

Además de todos los criterios anteriores, es importante que prevalezca tu sentido común: si hay algo que no te termina de convencer, que no te da la confianza suficiente, no lo dudes más y busca a otro abogado.

Confía en Cormeum y verás como aciertas.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.