tren digno
  • |
Región Digital

Cómo reconocer la pérdida auditiva

Oír correctamente no solamente es un placer. Disfrutar de una bonita melodía, del cantar de los pájaros por la mañana, de esa voz que tanto tranquiliza.

29 octubre 2018

Oír es una necesidad imperiosa dentro de un contexto social donde tener los cinco sentidos siempre alerta es una premisa constante. Por eso no solamente hay que conformarse con unos oídos que sean capaces de percibir sonido, sino que además estos sonidos tienen que recibirse de forma fluida y clara.

¿Cómo saber cuándo no se escucha bien?

Aunque se crea que la capacidad auditiva es la correcta, lo más adecuado es hacerse chequeos en centros auditivos especializados como ClaSo, una tienda online con tienda física en Barcelona que cuenta con más de 30 años de experiencia en el sector, y que se preocupa por tu capacidad auditiva.

Con el paso de los años es normal perder audición sin que el paciente se de cuenta de esta circunstancia, porque este proceso puede ser tan lento y gradual que puede llegar a ser imperceptible.

De hecho, uno de los problemas más comunes en la audiología es la presbiacusia, que es la pérdida progresiva de audición debido a la edad.

No obstante, existen varias situaciones que indican que una persona no escucha bien como:

  • Dificultad para mantener una conversación porque no se entiende lo que dice/n otra/s persona/s.

  • Necesidad de poner un volumen alto en la televisión.

  • No oír lo que otras personas, con facilidad (Un timbre o un teléfono relativamente lejanos).

  • Apreciar que algunas letras y fonemas son mejor escuchados.

En estos casos, lo más pertinente es visitar un centro auditivo especializado, que determinará si el problema auditivo es algo subsanable (un tapón que obstruye las ondas emisoras) o existen evidencias de deficiencias auditivas graves.

Distintos tipos de pérdida auditiva

Como ocurre con una deficiencia visual, un mismo problema auditivo puede tener varios grados distintos.

En caso de que el paciente necesite audifonos para personas sordas tiene que saber que existen tres grados distintos de pérdida auditiva y que cada uno de estos grados necesitará un audífono distinto.

  • Una deficiencia moderada es aquella donde el paciente es incapaz de percibir sonidos que van desde los 20 dB hasta los 59 dB.

  • Una deficiencia severa corresponde a aquellos pacientes que no pueden escuchar sonidos que van desde los 60 dB hasta los 89 dB.

  • Una deficiencia profunda es más grave, pues el paciente presenta incapacidad  para oír sonidos que van desde los 90 dB hasta los 120 dB.

Tipos de audífonos

Además de la gravedad del problema auditivo, existen varios tipos de audífonos que varían dependiendo de las necesidades y preferencias del paciente:

  • Los audífonos retroauriculares: Este modelo está acondicionado para todo tipo de problemas auditivos. Transmiten los sonidos percibidos del exterior a través de un tubo fino e imperceptible. Además, pueden ser camuflables, pues existen varios colores semejantes a los que ofrece el pelo del paciente.  

  • Los audífonos intrauriculares: Este modelo también se puede conocer como audífonos invisibles. son más sofisticados e imperceptibles, pues se trata de un audífono que se aloja directamente en el conducto auditivo.

  • Los audífonos receptores en canal: Estos a su vez pueden ser de adaptación abierta de auricular en canal (Que pueden ser personalizables y adaptables a todas los niveles de sensibilidad auditiva) o adaptación abierta de auricular de tubo fino (ideal para personas con un pérdida auditiva leve)

  • Audífonos recargables: Son fáciles de cargar y suelen tener una autonomía que dura unas 24 horas.  

Pide asesoramiento y consulta los audífonos de Claso para disfrutar de una calidad auditiva perfecta, capaz de escuchar el caer de un alfiler en la otra punta de casa.

Consejos para personas que lleven audífonos nuevos

Lo más normal es que los primeros días, llevar un audífono resulte molesto, pues se trata de un componente al que no se está acostumbrado. Además, también entra en juego el papel psicológico, pues a muchas personas les puede incomodar el hecho de que otras se den cuenta de que lleva un audífono. Esto provoca que la incomodidad sea tan física como psicológica.

Si las molestias persisten es posible que la carcasa no termine de acoplarse a la morfología de la oreja (cambio de peso del paciente) o que la piel esté irritada.  

Si las molestias son psicológicas, un audífono hoy en día es completamente camuflable, por lo que el aspecto estético no debe ser motivo de preocupación.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.