• |
Región Digital

Proyecto Ítaca, un aprendizaje diferente a través de las emociones y los derechos humanos

El Programa I del Proyecto Ítaca, rescata a los jóvenes que se caen del sistema educativo y les orienta para que se formen y encuentren un futuro mejor

Marta Alvarado

24 septiembre 2018 | Publicado : 12:39 (24/09/2018) | Actualizado: 23:40 (26/09/2018)

Que sí, que en la calle se está muy bien con los colegas, que encima en casa eso de estudiar como que no lo ven muy claro y oye, que sentarse 6 horas como un pasmarote en el instituto a que te cuenten movidas es un rollo repollo. Las cosas como son. Además, te hacen elegir a qué quieres dedicarte a unas edades en las que se tienen más hormonas que cabeza... Y claro, se junta el hambre con las ganas de comer y normal que haya chavales que dejen los estudios; bien sea porque viven en barrios en riesgo de exclusión, tienen una familia disfuncional, sufren acoso escolar, tienen una sexualidad diversa o simplemente porque están perdidos, desorientados.

Sería injusto y atroz calificar a estos jóvenes como fracasados cuando ni siquiera llegan a la mayoría de edad. Tienen mucho futuro por delante y con un poco de ayuda este futuro puede ser hasta prometedor. Es el caso de Patricia Fajardo, que terminó el bachillerato a trancas y barrancas y decidió apuntarse al Programa I del Proyecto Ítaca Aupex (Asociación de Universidades Populares de Extremadura) “por hacer algo” y resulta que ha terminado descubriendo su vocación, gracias a unas de las actividades del curso: un taller de risoterapia con personas con discapacidad. Ahora la mayor ilusión de Patricia es “ayudar a los demás” y este año comienza el primer curso de FP de Integración Social.

Pero, vayamos al principio para descubrir en cómo se trabaja en este curso. “El programa I del proyecto Ítaca está enfocado a trabajar las competencias genéricas para jóvenes entre 16 y 18 años desempleados”, cuenta a RegiónDigital, Julia Salado, orientadora laboral de Ítaca, “como pueden ser el trabajo en equipo, orientación al logro, iniciativa y toma de decisiones, capacidad para resolver problemas, comunicación, autoconfianza, prosigue Julia.

“Además, se trabajan durante 150 horas que se dividen en 100 horas de estas habilidades propiamente dichas y 50 horas para un proyecto comunitario que el alumnado tendrá que realizar desde principio a fin, organizado y ejecutado por ellos”; por si esto fuera poco “les orientamos y les hacemos un itinerario de inserción para que sepan que opciones de formación y empleo”, continúa Salado.

Asimismo, como se trabaja con jóvenes que se han caído del sistema educativo, se tiene que trabajar de una manera diferente con ellos para que les pique el gusanillo de aprender y así poder tener un futuro mejor.

“Utilizamos una metodología muy flexible en la que ellos aprenden haciendo” explica Julia Salado, “normalmente hacemos agrupaciones de trabajo en el que les asignamos una responsabilidad y unos pasos en los que conseguir una meta. Se van marcando objetivos a corto plazo que les dan impulso para el siguiente, prosigue la orientadora laboral.

“Así, nos vamos marcando pequeñas metas para que después sigan ellos solos una vez que desaparezcamos de su vida”. Como siempre, es indispensable conocer sus gustos y aficiones por lo que de las primeras cosas que se hacen es “un taller de ideas para trabajar siempre con actividades que les motiven”.

Pero ojo, que no es todo formación al uso, sino que el principal problema de estas personas son sus emociones y su autoestima. “Necesitamos trabajar mucho esas emociones. Son chavales que vienen de situaciones complicadas y difíciles, hay que trabajar mucho la empatía o la asertividad,” narra Julia Salado.

“Lo único que faltaría sería trabajar con los padres. Intentamos trabajar con las familias para fortalecer las relaciones para que todo sume. Para ellos es muy complicado que estes trabajando una competencia y luego desde casa no se refuerce, necesitamos el refuerzo de los padres”.

De la misma manera, en este proyecto, se transmiten valores como son la solidaridad, el respeto o la empatía de una forma muy particular: tirándose al barro con talleres y actividades. “Este año ha llamado mucho la atención la situación de los niños hospitalizados”, cuenta Julia Salado, “la cosa es cómo hacer felices a otras personas con un simple gesto. Por eso, organizamos un Cuentacuentos el Día del Libro y fuimos al aula hospitalaria y repartimos unas chuches hechas por ellos. Hemos trabajado también la discapacidad con la asociación Cadex, con un taller de risoterapia”.

La triste realidad es que “la mayoría de los chavales es que no conocen nada. Están ahora descubriendo el mundo, entonces, trabajar la solidaridad con ellos supone un paso más en las competencias. Se trabajan los valores sociales a través de unas normas y unas pautas establecidas por nosotras para conocer las diferentes realidades”, detalla Salado.

Por supuesto, en el Programa I del Proyecto Ítaca, no se olvidan de la perspectiva de género, trabajándola de manera transversal en todas sus actividades y corrigiendo los mircromachismos del día a día.


Cabe destacar que, el proyecto estrella de este año ha sido el videoclip 'Los Derechos Humanos, tu mejor instrumento', una canción de Iñigo Silva que no dudó un minuto en ceder los derechos para el proyecto.

“Ha sido precioso, la verdad”, cuenta con una sonrisa de oreja a oreja Julia Salado. “El rodaje ha sido desde abril hasta septiembre con 7 grupos, todos unidos bajo el mismo lema: los derechos humanos.”, prosigue la orientadora. “La verdad es que nos ha sorprendido mucho la concienciación que tienen sobre el tema, sobre todo con los derechos de los niños”, dice Salado.

“Los escenarios han sido propuestos por ellos y hemos querido que salieran sitios emblemáticos como la plaza con los paraguas de Malpartida de Cáceres, las Claras de Plasencia. Han mostrado lo que se les da bien; un chico bailando, otro chico que ha hecho pancartas, rap, la ola... ha sido un trabajo muy duro, porque hay que repetir mucho, pero están encantados con el resultado y vamos a alcanzar las 1000 reproducciones”, afirma encantada Julia Salado.

A pesar de que el video ha sido un 'pelotazo', el verdadero éxito del Programa I de Proyecto Ítaca ha sido el atender a más de 300 chicos y chicas, de los que han finalizado aproximadamente, unas 140 personas, en las localidades de Cáceres capital, Navalmoral, Coria, Plasencia, Malpartida de Cáceres, Moraleja, Miajadas, Trujillo y Torremocha.

De tal manera, que la gran mayoría están reubicados en algo gracias al itinerario de inserción en el que se ha tenido en cuenta sus habilidades, su formación, prácticas no laborales, voluntariado... tan solo hay un 10% que no ha decidido nada todavía y seguramente lo haga ya en octubre porque ya sabe cuáles son sus opciones. Incluso hay personas que directamente han encontrado trabajo.

Por último, para que el programa mejore, desde Ítaca piden más apoyo del sistema educativo, en concreto de los Institutos Públicos, a los que se ha informado desde el SEXPE y ha sido muy poca la recepción.

En cambio, con las oenegés y servicio sociales por ejemplo de Aldea Moret con Crisol así como la sección de Menores Infractores de la Junta han sido “muy colaborares porque les hemos dado actividades socioeducativos a muchos chicos no tienen ni 1º de la ESO y que tras su paso por Ítaca se han apuntado a la EPA”, sentencia Julia Salado, que se muestra más que satisfecha con los resultados obtenidos este año.

En conclusión, no todas las personas tienen un entorno adecuado que favorezca el estudio, el esfuerzo y las normas de convivencia básicas, lo que no significa que no puedan tener una vida digna. El Programa I del Proyecto Ítaca les rescata para abrirles un abanico de posibilidades y enriquezcan a una sociedad que muchas veces no sabe ver más allá.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.