Ayudas corresponsabilidad  1
  • |
Región Digital

Ahorra dinero cultivando hierbas y plantas en casa

13 abril 2018

Bien sea que vivas en una casa con jardín donde tengas suficiente espacio, o que vivas en un espacio reducido, si te gusta la idea puedes iniciarte en el cultivo de algunas plantas hasta en tu propia cocina. Solo pidiendo pequeños préstamos (pienlaina 2018) podrás ayudarte a comprar los materiales iniciales y comenzar hoy mismo.

He aquí algunas recomendaciones que quizás te ayudarán para iniciarte en esta agradable tarea:

Decidir cuáles son las plantas a sembrar

Existen muchas variedades de plantas. Comienza por decidir por dónde comenzar; puedes iniciarte con vegetales que sean de fácil cultivo, tales como el cebollín, que solo necesita un recipiente con agua para comenzar.

La variedad de vegetales que puedes sembrar es muy amplia y no necesitas semillas. También es fácil sembrar y cosechar ají y pimentón, con las mismas semillitas que traen dentro. En un solo recipiente puedes sembrar varias hierbas juntas, como tomillo, orégano, perejil y cilantro, que te servirán para preparar tus recetas favoritas.

Establecer el espacio que usarás para la siembra

Es recomendable ubicar un espacio en el balcón o en la ventana de la cocina donde puedas colocar la siembra. Debes tomar en cuenta la luz del sol que le convenga a la planta y que esté en un lugar que facilite el riego. Si tu ventana o balcón tienen rejas puedes aprovecharlas para fijar en estas plantas como el tomate, que crece como una enredadera; así crecerá más firme.

Consultar con expertos en la materia

Si quieres profundizar en esta actividad puedes acudir a un vivero de tu confianza para solicitar información sobre los tipos de tierra que deberás usar para cada una de tus nuevas plantas y las macetas adecuadas para cada una (en cuanto a tamaño, profundidad y material del que esté hecho).

Seguramente allí te podrán asesorar sobre el riego y cuidados que debes tener al cultivar tanto en espacios grandes como en espacios pequeños.

Sembrar flores que pueden servir para decorar o para comerlas

Desde hace algún tiempo está muy de moda el uso de algunas flores en la gastronomía; por ello, su cultivo en nuestros jardines sería de mucha utilidad.

Puedes utilizar las flores comestibles en tus preparaciones diarias para obtener una presentación diferente y un gusto nuevo en tus platos. Entre las flores comestibles más populares están el crisantemo y la albahaca, ideales para utilizarlas en ensaladas.

También destaca la rosa, que por su variedad de colores es muy utilizada en la preparación de postres en general (helados, mermeladas, entre otros) y, por supuesto, por su belleza es muy utilizada en la decoración de los platos.

La violeta también es muy utilizada; por su color y aroma es especialmente empleada en repostería y en ensaladas. También se usa la flor del cebollín, que tiene un sabor parecido al cebollín pero es más suave, ideal para una ensalada.

En general son muchos los beneficios que puedes obtener de estas flores comestibles pues, aparte de decorar y embellecer tu hogar, aportan antioxidantes y vitaminas a tu organismo.

Cuando comiences a sembrar tienes que tener paciencia, pero verás que en poco tiempo tus esfuerzos se verán recompensados, y con el uso de préstamos de consumo (kulutusluotto 2018) tu inversión inicial para emprender esta actividad está garantizada y podrás empezar este mismo año. Recuerda que la mayor gratificación será que podrás cosechar lo que tú mismo siembres.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.