Ayudas corresponsabilidad  1
  • |
Región Digital

Renting de vehículos, qué es y cómo funciona

Ya sea que se trate de una empresa grande o pequeña, la solución para la movilidad que ofrece el renting puede considerarse para expandir operaciones.

16 marzo 2018

El renting de vehículos es una modalidad de negocio que sigue calando dentro del mundo empresarial y de los autónomos en España. Debido a que la movilización es de vital importancia en cualquier actividad económica, el renting ofrece una oportunidad de ahorro entre las compañías y la garantía de contar con una flota de calidad.

El renting no es más que un contrato de alquiler de vehículos entre dos empresas. La primera es la propietaria de los coches, furgonetas o camiones, y se los concede a otra compañía para que desarrolle sus quehaceres diarios.

Como compensación, la propietaria de los vehículos recibe una cuota mensual por el uso de los coches. El pacto puede extenderse de 12 meses a 60 meses; es decir, de 1 año a 5 años, y con un kilometraje establecido con anterioridad.

Antes de firmar el acuerdo, la compañía que ofrece el servicio de renting analiza el caso de cada empresa y compra los vehículos según sus necesidades.

El punto fuerte del negocio es que la empresa de renting es la que asume el gasto que se genera por el mantenimiento de cada vehículo, así como lo relacionado con el seguro, las averías o el cambio de neumáticos, por ejemplo.

Para las empresas y los autónomos

El renting puede ser de mucha utilidad para las grandes empresas, las Pymes y los autónomos. Por otra parte, también hay personas particulares que lo utilizan.

El vehículo es solo una de la partes del negocio. La empresa también se encarga de las tareas administrativas para la compra de los vehículos, el transporte desde la fábrica ensambladora hasta donde se encuentre el cliente y su correspondiente matriculación.

Las revisiones y el mantenimiento preventivo forman parte del contrato. De hecho, hay inspecciones establecidas para cada marca en la propia red oficial. También pueden establecerse revisiones adicionales en la red de talleres particulares.

En el caso de accidente o de avería de gran magnitud, existe la posibilidad de contar con un vehículo de reemplazo.

En el mercado hay compañías como Reflexalquiler, que se especializan en el renting flexible o en el renting para empresas. La corporación cuenta con una amplia flota de vehículos que se adaptan a las necesidades de cada cliente.

La gestión de la flota de vehículos puede simplificarse cuando una empresa, ya sea grande, mediana o pequeña, decide optar por esta alternativa y ahorrar dinero ante el escenario de tener que comprar la flota por su cuenta.

Si una compañía requiere que el contrato se extienda durante más tiempo, existe la posibilidad de prolongar el acuerdo sin mayores inconvenientes.

El renting también sirve para que las empresas puedan liberar recursos financieros. Es decir, aumentan su capacidad de endeudamiento, ya que el alquiler es visto como un gasto y no como una inversión.

Hay que recordar que los vehículos son en todo momento propiedad de la empresa del renting, que los adquiere para satisfacer la necesidad de la organización con la que ha llegado al acuerdo.

Necesidades particulares

Dentro del renting no hay dos contratos iguales, ya que cada empresa tiene sus necesidades específicas. No obstante, hay cláusulas que se deben cumplir como parte del trato. 

La primera es la que tiene que ver con no subarrendar el coche, realizar las tareas de mantenimiento de acuerdo con el plan establecido por la marca y que el vehículo sea conducido solo por las personas autorizadas que aparecen en el contrato.

El término renting no tiene que confundirse con el leasing. En este último caso, la entidad financiera adquiere el coche que desea el cliente. A continuación, lo alquila a cambio de cuotas mensuales que se mantienen durante los años de vida útil del vehículo.

En este caso, no se incluyen los gastos que pueden derivarse de la negociación, como el seguro, el pago de impuestos municipales, las revisiones mecánicas y las reparaciones, que son asumidas por el usuario.

En cuanto al renting, es todo lo contrario. La empresa propietaria del vehículo asume todos los gastos, con la excepción del combustible.

El renting para autónomos es una interesante opción, ya que se puede adaptar a las necesidades cambiantes de los trabajadores independientes. Los autónomos también pueden contar con los plazos de alquileres flexibles y sin generar penalización si se realiza una cancelación anticipada.

Es decir, el trabajador puede solicitar los coches para facilitar su movilización, eliminando cualquier riesgo por los altibajos que pudieran presentarse en su carrera profesional. Para más información sobre los planes, infórmate aquí.

Las ventajas que tiene el renting en los negocios son numerosas. Estas incluyen beneficios fiscales, una mejor gestión de la flota y la reducción de costes.

Ya sea que se trate de una empresa grande o pequeña, la solución para la movilidad que ofrece el renting puede considerarse para expandir operaciones.

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.