Región Digital
RAEES

Reunificación de deudas, salida a los problemas financieros

Para afrontarlas, se oye mucho hablar de la reunificación de dudas pero, ¿es realmente una solución?

06 octubre 2017

Las familias acusaban los problemas financieros en plena crisis económica, en el año 2013. En aquellos momentos, el apoyo familiar era el principal balón de oxígeno a una situación difícil, en el que la pobreza se multiplicaba entre los menores de edad según estudios como el Observatorio de la Realidad Social de Cáritas.

A medida que se fue dejando la crisis atrás, las familias recuperaron poder adquisitivo y, ya en 2015, el Banco de España señaló que su riqueza había aumentado un 4,8%, de forma que la riqueza financiera neta de las familias españolas superó los 1,23 billones de euros al cierre del año.

Habría que tratar en profundidad cómo se traducen realmente esos números en las vidas de las familias a las que afectó especialmente la crisis económica pero, al margen de ello, hay otras muchas que siguen teniendo problemas financieros.

Para afrontarlas, se oye mucho hablar de la reunificación de dudas pero, ¿es realmente una solución?

Qué es la reunificación de deudas

Lo que proponen las reunificaciones de deudas es que se agrupen todas las deudas contraídas en forma de préstamos, créditos o hipotecas en un solo préstamo, de forma que se afrontan todos los pagos en una única cuota mensual. La cantidad a pagar, en ese caso, sería menor que la suma de todas las deudas sin reunificación. Así pues, reunificar deudas no es más que hacer uso de una herramienta que facilita el pago de varios préstamos.

Se trata, por lo tanto, de una solución para quienes quieren y pueden pagar los préstamos que tienen contraídos con diversas entidades, pero no pueden hacer frente al total mes a mes. Lo que implica recurrir a ella es que se incremente el plazo de amortización y, claro, el coste final de la operación, dado que hay que sumar intereses.

Es habitual que sean empresas mediadoras, especializadas en la reunificación de deudas, las que ofrezcan esta posibilidad, si bien las entidades bancarias con las que se tengan contraídos préstamos también pueden trasladarla al cliente.

La solicitud de reunificación irá acompañada de un estudio del caso del particular, que analizará al detalle las deudas, sus interesas y plazos. Si se aprueba, comenzarán las negociaciones de las nuevas condiciones de pago.

Como explica la entidad bancaria BBVA, el proceso implica también la cancelación de préstamos e hipotecas, que pasan a estar concentradas en una sola con nuevas condiciones que se negocian.

Por tanto, reunificar las deudas conlleva gastos que hay que asumir. La necesaria cancelación anticipada acarrea comisiones, como sucede con la apertura de una nueva hipoteca, que será en lo que se transformen todas esas deudas reunificadas. Y hay que recordar que este trámite lleva asociado los costes de tasación de la vivienda o el bien hipotecado, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y los emolumentos de notaría.

A todo ello habría que sumar lo que cobre la agencia mediadora, que aplicará sus propias tarifas al proceso.

Consejos para acometer la reunificación de deudas

Considerar lo anterior insta al deudor a pensar detenidamente si acude a esta herramienta, y la forma en que lo hace. Cada caso tiene sus propias particularidades pero, ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos, es una herramienta a considerar si no se quiere caer en la morosidad, lo que tendría consecuencias a medio y largo plazo. Ante la duda, lo mejor es contar con el consejo de algún experto.

La reunificación de deudas puede convenir a quienes se encuentren puntualmente en una situación de apuro financiero. No pueden hacer frente a las deudas ni pueden pedir prestado más dinero para pagar, pero prevén que su situación mejore en el futuro y, mientras tanto, quieren pagar menos dinero. Para cuando haya mejoría, podrán hacer frente al sobreendeudamiento que implica la reunificación.

Habría también que informarse bien de las tarifas que ofrece la agencia mediadora. Ge2010, por ejemplo, propone un plazo máximo de 30 años, con un mínimo de 5, por un importe de 100.000 euros. El tipo de interés a aplicar sería del 2%, la comisión de apertura del 0,5%, la de cancelación del 1% y la de cancelación anticipada del 0,25%. La comisión de estudio del caso, por otra parte, es del 0%.

Así, en su ejemplo ilustrativo, el coste total del préstamo pasaría a ser de 133.729,20 euros, a pagar entre 5 y 30 años y con un TAE entre 2% y 4%. Esta agencia mediadora no ofrece préstamos a corto plazo.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.