Región Digital
RAEES

Extremadura registra más de 40 especies exóticas invasoras

El riesgo para la salud de las especies invasoras

Los riesgos para la agricultura, la supervivencia de especies autóctonas, y para la salud, son notorias. Prueba de ello, la aparición de nuevas alergias.

29 septiembre 2017 | Publicado : 17:28 (29/09/2017) | Actualizado: 20:30 (29/09/2017)

Especies invasoras objetivo del proyecto LIFE+INVASEP

MIMOSA - Acacia dealbata

Árbol muy rústico, perennifolio, originario del Sureste de Australia y Tasmania, que en nuestro país puede llegar a alcanzar los 20 metros de altura. Su uso actual en España se basa en su utilizació en jardinería y, en menor medida, para su explotación forestal. También se ha recurrido a ella para fijar taludes en infraestructuras viarias y como especie melífera.

En cuanto a su impacto ecológico, se podría decir que se trata es una especie de elevada velocidad de crecimiento y gran capacidad de rebrote, siendo capaz de invadir claros y parches de arbolado o matorral, llegando a crear formaciones monoespecíficas. Desde el punto de vista sanitario, el polen es bastante alergénico, habiendo sido citado como responsable de casos de rino-conjuntivitis, síndrome nefrítico y polinosis.

Ailanto (Ailanthus altissima)

Árbol caducifolio originario de China, donde también se cultiva para alimentar a los gusanos de seda. Se usa en jardinería como árbol de alineación en calles y carreteras, así como para fijar terrenos inestables o como barrera cortavientos.

Desde el punto de vista socio-económico, hay que tener en cuenta que su sistema radicular puede provocar problemas en zonas urbanas dañando los cimientos de los edificios, sistemas de alcantarillado y aceras. Produce incluso pérdidas económicas a los apicultores, pues cuando las abejas visitan este árbol, le dan un sabor desagradable a la miel con la consiguiente devaluación del producto.

Tortuga de Florida (Trachemys scripta)

Tortuga semiacuática originaria de la región americana comprendida entre el Sureste de Estados Unidos y Noreste de México. Se trata de una especie comercializada en nuestro país como animal de compañía. Su voracidad y carácter omnívoro la convierten en una depredadora de numerosas especies de invertebrados, anfibios y peces, además de consumir vegetación acuática flotante o sésil. Además, desplaza a otras especies de galápagos autóctonos de las zonas de insolación y de cría. En el ámbito sanitario, es frecuente que esta especie transmita salmonelosis, principalmente, a los niños.

Visón americano (Neovison vison)

Mamífero carnívoro originario de Norteamérica. Es un fuerte competidor y un depredador. Su comportamiento depredador acarrea además consecuencias negativas para las aves que nidifican en el suelo, particularmente anátidas y rállidos. Se le considera responsable de ser portador de diferentes patologías una de las cuales, el Parvovirus de la Enfermedad Aleutiana (ADV), afecta ya a la especie autóctona pudiendo ser transmitida también a otros carnívoros como nutrias y turones.

Azolla filiculoides

Pequeño helecho acuático flotante procedente de América. Actualemente se usa en nuestro país como planta ornamental en acuarios y estanques. Su dispersión se produce a través de los cursos de agua a los que llega bien de forma natural o bien de forma accidental.

Mejillón cebra (Dreissena polymorpha)

Molusco bivalvo oriundo de la región Pontocáspica (Mar Negro, Mar Caspio y Mar de Aral y sus estuarios). Al alimentarse de fitoplancton, compite con otras especies autóctonas por este alimento, desplazándolas, incrementando el nivel de materia orgánica, afectando a la calidad de las aguas continentales. Compite y desplaza las especies autóctonas de bivalvos. Además, causa un gran desequilibrio ecológico al cubrir y tapizar todo el sustrato que encuentra a su paso: lecho fluvial, cantos rodados y rocas, vegetación de ribera, conchas de bivalvos autóctonos, construcciones hidráulicas de todo tipo, turbinas, desagües, depósitos, cascos, motores y anclas de embarcaciones, embarcaderos, etc. Se considera responsable de obstruir totalmente cañerías, tuberías, conductos de irrigación y conducciones hidráulicas en general.

Almeja asiática (Corbicula fluminea)

Bivalvo hermafrodita o dioico de forma ovalada originario de Extremo Oriente. Se usa principalmente cebo para la pesca deportiva. Su propagación provoca muchos costes económicos debido a que esta especie puede producir obstrucciones en los sistemas de riego o aspersión, en las captaciones y las conducciones de agua de industrias y plantas energéticas, en las tuberías de suministro de agua potable, etc.

Nenúfar mejicano (Nymphaea mexicana Zucc)

Nymphaea mexicana es una planta acuática de reproducción sexual y asexual. Su  uso actual en España está ceñido a la jardinería. Su dispersión se produce a través de fragmentos de estolones (reproducción asexual) y semillas (reproducción sexual). En cuanto a su impacto ecológico, esta especie está considerada en su área de origen, EEUU y México, potencialmente como una maleza acuática debido a su rápida propagación. Su propagación afecta principalmente a la la comunidad de plantas y animales acuáticos en medios acuáticos.

Si proteger y cuidar el medio ambiente es clave para nuestro ecosistema, la conservación de la biodiversidad debe ser objeto de campañas de concienciación. Un simple gesto o descuido hace que las cuencas de nuestros ríos nunca lleguen a ser lo que algún día fueron. Por no hablar, de los riesgos que entraña para la salud el abandono de especies exóticas en charcas y ríos, o la propagación de larvas de especies invasoras ejerciendo mala praxis en la práctica deportiva de la pesca.

 Por todo, desde el año 2012 se ejecuta, para acabar con la ya calificada segunda amenaza más importante para la conservación de la biodiversidad, el proyecto LIFE+ INVASEP. Una acción que se está desarrollando en la Comunidad Autónoma de Extremadura y en la región portuguesa del Alentejo. Sin embargo la repercusión de sus resultados afectará positivamente, como así lo viene haciendo, al resto de la península ibérica.

Luchar contra estas especies invasoras a través de la prevención, el control y la erradicación temprana se presenta como una solución para frenar el ritmo de las invasiones biológicas y minimizar los problemas ambientales, económicos y sociales producidos por  éstas. Este es el principal objetivo del proyecto que tras cinco años de ejecución, y con un presupuesto cercano a los 3 millones de euros, cofinanciado al 48,55%% por los Fondos LIFE+; ha conseguido logros importantes.

ALERTA EN LA BIOINVASIÓN

El principal problema a día de hoy en este campo de la vida salvaje es la bioinvasión, es decir la introducción de especies invasoras en nuestro entorno. Este proceso no es algo nuevo sino que lleva ocurriendo desde que el hombre comenzó a realizar grandes desplazamientos durante sus migraciones en épocas neolíticas.  Estas bioinvasiones ocurrían a un ritmo tal que los propios ecosistemas y especies presentes en los lugares de recepción tenían tiempo suficiente para adaptarse a la presencia de estos nuevos inquilinos, y no perderse el equilibrio logrado a lo largo de la evolución. Sin embargo, la intensificación del comercio, el aumento de las migraciones humanas y el deterioro de los ecosistemas han acelerado y facilitado el proceso de las bioinvasiones a nivel mundial.

Por todo ello, la tenencia de animales exóticos como mascotas es otra de las vías de gran importancia para la entrada de especies exóticas invasoras, dado la alta demanda que se registra a día de hoy en nuestra sociedad. El problema surge cuando estas especies crecen y necesitan  unas condiciones de espacio y atención que no todos los dueños son capaces de dar. Especies, que al no ser animales domésticos, llega un momento en que no se comportan como mascotas  sino como animales silvestres y pierden la imagen de mascotas ante sus dueños. Estos incapaces de mantener a estos animales, los liberan en medio de la naturaleza donde pueden llegar a convertirse en especies invasoras, como es el caso de la tortuga de Florida, la cotorra argentina o el mapache.

En el caso de la tortuga Florida su suelta en ríos y charcas de Extremadura  está logrando acabar con una especie autóctona como es el galápago tradicional. De hecho, en los últimos tiempos se ha procedido a la retirada, por parte de los técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, de 300 tortugas de esta tipología en Badajoz ciudad. Hecho similar en Plasencia, la capital del Jerte, donde se ha conseguido capturar a más de 100 ejemplares.

De otro lado, hace unos meses se logró capturar en el Valle del Alagón a un Mapache liberado. Una especie, catalogada como animal descontrolado, que ante el desconocimiento de muchos, crea grave problemas en la biodiversidad y enfermedades tan reconocidas como la rabia.

 

VÍAS DE ENTRADA

Pero qué vías son las más importantes en la introducción de especies invasoras actualmente. Solo deberemos pensar en cuales son aquellas actividades que permitirían el transporte y movimiento de estas especies exóticas de un lado al otro del mundo. De esta forma encontramos como principales vías el comercio, la pesca y caza recreativa, la adquisición de mascotas, la jardinería y la agricultura.

Ello puede darnos una idea del volumen de especies  que pueden introducirse en nuestros ecosistemas cada día. Como ejemplo, el transporte marítimo es responsable de la introducción de  entre 7.000 y 10.000 especies diariamente por todo el mundo.

Pero además, las especies invasoras son las responsables de graves e importantes impactos económicos y sociales.  Los principales efectos sobre la economía de los países son las pérdidas en producción de cosechas agrícolas y forestales (caracol manzana, nematodo del pino, etc.), la reducción en la cantidad o la calidad de las actividades extractivas (marisqueo, pesca, etc.), la destrucción de material almacenado (por roedores principalmente), daños en infraestructuras con la obstrucción y daños en canalizaciones, colmatación de fondos, cimentaciones en canales de riego (mejillón cebra, almeja asiática, ailanto, etc.) y los elevados gastos de eliminación, que, por lógica, proceden de los presupuestos autonómicos, y por tanto tocan el bolsillo de cada ciudadano.

 

COSTES DE LA ERRADICACIÓN

Los gastos económicos que conlleva la erradicación de estas especies dependen de cada país y el número de ejemplares y años que lleve sufriendo este problema. Así en  EEUU se estima que las pérdidas directas ocasionadas por especies exóticas invasoras conjuntamente con los costes de su control alcanzan los 137 billones anuales. En la Unión Europea este gasto anualmente aunque menor es de 12.000 millones de euros. De otro lado, si reducimos la superficie a una comunidad autónoma como Extremadura, sólo el gasto del control del camalote asciende en el periodo 2005-2017 a 26 millones de euros.

 

ENFERMEDADES DE SALUD PÚBLICA

Unas especies que aunque parezcan inofensivas acarrean riesgos para la salud, generando enfermedades de salud pública. En los últimos años la proliferación de distintas alergias se relacional principalmente con la aparición en nuestros ecosistemas de ejemplares de especies hasta la fecha desconocidos para nuestro sistema inmune. Buena prueba de ello, a tenor de su proliferación en Extremadura, es el camalote. Especie que ha generado no sólo graves consecuencias para el río Guadiana y los ejemplares que habitan en él, sino también para la salud. Se trata de una especie exótica que suelta esporas, hecho que ha provocado que el número de personas con síntomas de padecer algún tipo de alergia en nuestra región se haya visto incrementado considerablemente en los últimos años.

Otras especies invasoras, como el pez gato o el siluro, son transmisores de enfermedades cutáneas. El mencionado anteriormente caso del mapache, transmisor de la rabia; o el llamado caracol manzana, utilizado en los hogares para la limpieza de acuarios, y que después de su tarea son desechados, con graves consecuencias en materia de agricultura. Esta especie, que habita en los arrozales, y con una presencia considerable en la zona de Mediterráneo, aún no consta su existencia a los campos de cultivo de arroz de la zona de Vegas Altas. Otros casos conocidos son el mosquito tigre es un vector de al menos 22 virus, entre ellos el dengue. Y el perejil gigante, que provoca alergias e irritación y quemaduras cutáneas.

Son tan sólo algunos ejemplos de los malos usos y poca concienciación que existe sobre la demanda y proliferación de estas especies invasoras en nuestro entorno. Un simple gesto puede cambiar el futuro de nuestros seres vivos, especies autóctonas, y nuestro ecosistema.  Por ello, las autoridades recomiendan ser responsables con el medio ambiente, además de poner en marcha campañas de sensibilización e información sobre este asunto.

Claros ejemplos de mala práctica, sería por ejemplo la limpieza básica de los acuarios domésticos.  Desde la administración aconsejan no verter el agua sucia por el inodoro, ya que las larvas de algunos ejemplares invasores que pudiéramos poseer quedarían vivas y contaminarían. Lo correcto, la limpieza en seco o la disolución de lejía en el agua para acabar con estas larvas, evitando por tanto su propagación. Consejos sencillos y útiles que bastarían para evitar, en la mayoría de ocasiones, males mayores.

Uno de los elementos claves en los que trabaja actualmente el proyecto LIFE+ INVASEP es la eliminación de especies vegetales como la mimosa y el alianto, tan común en muchos jardines privados y públicos. De este modo, desde la administración autonómica se trabaja en un inventario de municipios que posean entre sus plantaciones ambas plantas. El objetivo acabar con ellas en seis meses, debido a su poder invasor. Un poco de viento puede hacer que sus semillas acaben propagándose hasta los campos extremeños. Una recomendación de erradicación, en forma de notificación, que se está enviando a consistorios y particulares desde el gobierno regional.

Una acción más de divulgación que pretende concienciar sobre una problemática que ha ido en aumento en nuestra región, donde ya de registran más de 40 especies exóticas invasoras. A ello hay que sumar  su impacto en las especies autóctonas. Por todo ello, se ha puesto al servicio del ciudadano la llamada “Red de Alerta”, donde a través del site www.invasep.eu/, los ciudadanos pueden dar la voz de alarma de especies exóticas invasoras en su entorno. Para ello, desde la dirección general de Medio Ambiente se ha puesto también a disposición de los extremeños el email vidasilvestre.secona@juntaex.es, y el número de teléfono 924 93  00 93. Recuerden, un simple gesto puede cambiar el futuro de la naturaleza tal y como hoy la conocemos.

En consecuencia, entre todos tenemos que potenciar la concienciación y sensibilización sobre esta problemática de las bioinvasiones a nivel ambiental, económico y social. Una sensibilización, que debería ser más notable en edad escolar, sobre todo ante el problema del mascotismo y abandono de mascotas en el medio natural. A ello habría que sumar la no utilización de especies exóticas invasoras en proyectos de obra pública, jardines y parques públicos en Extremadura. La colaboración de todos para un ecosistema sostenible es fundamental para ello.

 

 

 

 

 

  

Life reportaje natura 2000 reportaje invasep reportaje
consejeria medio ambiente

 

 

 

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.