Región Digital
RAEES

Cómo introducir alimentos sólidos en alimentación de tu bebé

Hay varias señales físicas de que tu bebé está listo para los alimentos sólidos.

27 septiembre 2017

La transición de alimentos líquidos a sólidos es una de las primeras y más determinantes fases de la alimentación neonatal. En los últimos años la comunidad médica internacional y especialmente la Academia Estadounidense e Pediatría (AAP) ha insistido mucho en el papel fundamental que juega la lactancia materna en el desarrollo de los niños, pero luego de pasar esta fase, ¿qué sigue? ¿Cómo sigo alimentando a mi bebé? Si le preguntas a tu pediatra de cabecera seguramente te recomendará dos cosas: que empieces cuando tu nene tenga de 4 a 6 meses de nacido o que, en su defecto, empieces cuando dé señales de estar listo para procesar alimentos más pesados, pues es hasta esta edad que su sistema digestivo empieza a estar preparado para digerir alimentos sólidos. Click aquí para comprar papillas y leche para bebés.

Seguramente te estarás preguntando “¿y cómo sé cuándo mi bebé está listo? Hay varias señales físicas de que tu bebé está listo para los alimentos sólidos. El más claro y notable es el control que logra tener de su cabeza, la capacidad que tenga de mantenerla firme y erguida. Si no ves que lo puede hacer, no empieces con las papillas, pues corres el riesgo de que se ahogue o pase un mal rato tratando de tragar. Relacionado a ello, otra de las señales es que tu hijo se pueda sentar erguido en una silla, así sea con apoyo o ayuda de una silla especial. También es importante que tu bebé haya ganado peso a la hora de empezar con la alimentación sólida y que doble o triplique el peso que tenía cuando nació.

¿Con qué alimentos empezar?

No hay un orden establecido ni un manual específico que funcione con cada bebé. Después de todo, cada cuerpo es un mundo y responde de maneras distintas a cada estímulo. Sin embargo, sí es verdad que existen ciertos alimentos sólidos pero suaves que tu bebé podrá digerir sin problema. La AAP recomienda que si sigues en periodo de lactancia, empieces dándole algún tipo de carne, pollo o pescado a tu hijo para reponer las reservas de hierro que pierde a partir de los 6 meses.

Después de la proteína puedes empezar a darle purés sin sal o papillas de frutas, vegetales o carnes. Aunque estas últimas no suelen causar alergias, es importante que te fijes en las reacciones inmediatas que demuestre tu hijo de manera que puedas actuar con tiempo en caso de que resulte alérgico.

Una vez que superes esta fase y tu hijo no demuestre ningún tipo de efecto secundario o reacción adversa, puedes empezar a introducir huevos, trigo, soja o cacahuate en las recetas que le hagas. Aunque estos alimentos son popularmente alérgenos, es importante que consultes con tu médico de cabecera si, por ejemplo, tu bebé tiene un hermano con alergias alimenticias identificadas o si alguna prueba de alergias dio positivo, con el fin de evitar accidentes caseros desagradables.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.