Región Digital
RAEES

Alquilar tu coche, una nueva forma de negocio

Ahora puedes dejar en alquiler tu coche para personas que quieran viajar y no tengan vehículo.

25 julio 2017

Últimamente hemos visto como el compartir se ha convertido en una práctica muy habitual por parte de los jóvenes. Servicios como el que ofertan empresas como BlaBlaCar, que se basa en compartir viaje para abaratar costes de los viajantes, han despegado de una forma exagerada en cuestión de años. Y es lógico, cuando la necesidad aprieta y necesitas hacer un viaje, a veces es mejor ahorrar un poco más y, de paso, asegurarte una buena compañía durante el trayecto.

Pero, ¿y si a la idea se le da un cambio de tercio?, ¿y si en vez de compartir viaje compartes tu coche? Esto es algo que, en cierto modo, ya hemos visto con las viviendas y los contratos de alquiler, dejando un inmueble de tu propiedad a disposición de un inquilino para que habite en él, cuidándolo y pagando lo estipulado por ambas partes de forma periódica. Y ahora, este concepto se está aplicando también al lado automovilístico y turístico.

¿Te vas un fin de semana a una ciudad en la otra punta del país y no te apetece limitarte a los recorridos típicos?, ¿quieres pegarte una pequeña escapada y no tienes coche a mano? No te preocupes, aunque cada vez es más fácil buscar alternativas, hay una que encaja a la perfección con ese público que, como tú, quiere la libertad de desplazamiento y de horarios que otorga un vehículo propio, pero no dispone de él. Y es que están surgiendo nuevas formas de negocio que apuntan a suplir esta necesidad.

Nos referimos a empresas como Drivy, que permiten el alquiler de coches entre particulares. Su servicio es similar al de las compañías especializadas en el alquiler de vehículos; sin embargo, lo que las primeras ofrecen es algo más cómodo, sencillo y cercano. Es como pedirle prestado a un amigo un coche para visitar un lugar, con la diferencia de que aquí no es necesario conocer a quien vas a solicitar el vehículo.

El funcionamiento de estas plataformas es sencillo. Entras, pones la zona donde necesitas automóvil y enseguida comienzan a aparecer usuarios con lo que ofrecen, junto con precios y requisitos. Te evitas las complicaciones del servicio tradicional, y los posibles problemas que puedan surgir con él, y a cambio cuentas con el trato de algo tan cercano como este tipo de webs que, en cierto modo, se apoyan también en el concepto de red social.

Puedes valorar coches concretos, incluso a sus dueños. Ellos, en cambio también pueden valorarte a ti como conductor y como cliente. Con este sistema de realimentación se forja todo un compendio de valoraciones que sirven para saber cómo es cada uno de los que usa esta nueva forma de servicio y, de paso, decidir a quién solicitar el alquiler o a quién permitir tu coche alquilado. Por supuesto, todo con la más que necesaria cobertura de seguros ante imprevistos. Drivy cuenta con un seguro a todo riesgo con Allianz, para que los propietarios estén 100% tranquilos).

Para el que viaja es una ventaja, ya que puede buscar coches disponibles en la zona en la que va a estar durante ese periodo. Para el propietario es también una ventaja, ya que puede conseguir un dinero adicional tan solo dejando su vehículo prestado. Además, con la certeza de saber cuánto se va a recorrer con él, ya que es otro de los requisitos a cumplir a la hora de hacer una solicitud.

Es una forma bastante innovadora de facilitar el transporte y también de satisfacer a los más exigentes. Con la ingente cantidad de filtros que puedes aplicar a tus criterios de búsqueda, sería difícil no encontrar el coche que necesitas para el tramo que necesitas y en el momento que lo necesites. Algunos, incluso, dan la posibilidad de dejar el vehículo casi al momento, para necesidades de última hora.

¿Será esta nueva forma de ofrecer transporte algo que fagocite a las vías tradicionales? La llegada de las webs de viajes compartidos ha dado pie a más de un debate y problema con grandes compañías y, como cada servicio emergente, este también dará que hablar en el momento que se masifique. Por el momento no es algo que se haya extendido a toda la población, pero hay casos que ya cuentan con una red de propietarios de coches dispuestos por todo el país e incluso en Europa. Por otro lado, Drivy, lejos de ser algo que se pueda convertir en una amenaza para negocios tradicionales, es una oportunidad. En su plataforma ya hay talleres, concesionarios y rentacars independientes que ofrecen sus coches también. De esta manera, sacan más partido a sus flotas y llegan a ese target joven que se decanta más por este tipo de apps. Es decir, en Drivy, conviven coches de particulares y empresas.



De aquí a unos años es posible que casos como el citado se conviertan en lo tradicional. Como decíamos, esto de compartir es algo cada vez más común y aplicable a más ámbitos. Compartir viajes o compartir viviendas son solo algunas de las prácticas que hemos podido ver últimamente, y parece que todavía nos queda mucho por ver en el futuro. Por el momento, quizás te venga bien plantearte si te apetece conseguir un poco más de dinero prestando tu coche a viajeros que lo necesiten.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.