especies exoticas
Región Digital
RAEES

¿Es posible acceder a la financiación de un crédito sin nómina ni aval?

09 mayo 2017 | Publicado : 14:52 (09/05/2017) | Actualizado: 15:36 (09/05/2017)

Hace algo menos de un par de décadas, Internet empezó a tomar una dimensión “imperial” en nuestra sociedad y modo de vida cotidiano. Actualmente, podríamos considerar que estamos viviendo algo así como una era tecnológica o digital, donde la tecnología, mediante multitud de manifestaciones, se muestra presente en casi todo ámbito que se precie y que potencialmente se pudiese llevar a objeto de estudio, para dar razón a tal consideración expuesta.

Internet ocupa un lugar indudablemente privilegiado en este marco tecnológico, y desde comienzos de este siglo, ha demostrado un crecimiento y una dimensión imparables. No obstante, añadir que esta tesitura no es estimada por los expertos como una coyuntura que vaya a evaporarse de la noche a la mañana, sino más bien todo lo contrario. La red llegó para quedarse, y ya hoy día resulta complicado pensar en comprar o consultar algo que no figure en este monstruo virtual.

Por supuesto que el mundillo de los créditos no ha permanecido estático ante tal señalable cambio de frente de muchos negocios por la frenética irrupción de Internet.

Hace algunos años, muchas empresas comenzaron a comercializar microcréditos por esta plataforma. Este producto de índole financiera ha pasado a ser en muchas familias de un desconocido, a una hábil forma de solicitar dinero rápido y sin demasiadas exigencias ni explicaciones. Incluso, como solución para tener la opción de solicitar minicréditos sin nómina ni aval, a fin de acometer en numerosas ocasiones gastos imprevistos que pudiesen surgir en el seno familiar, o simplemente con otros usos.

Reciben varios nombres: préstamos rápidos, créditos rápidos online, etc.

Los microcréditos les han quitado un pellizco considerable de cuota a las instituciones bancarias tradicionales, y ello se debe a las reconocibles ventajas o fortalezas que ofrecen.

Por una parte, la rapidez con que se tramitan resulta “encomiable”. Cuando pidamos dinero por Internet mediante un crédito rápido, no tendremos que esperar desorbitados tiempos para que la empresa en cuestión determine si somos aptos o no para acceder a tal financiación. Una vez nos hayan aclarado nuestra situación, y en caso de que sea posible exigir una suma monetaria, nos ingresarán la cantidad estipulada por ambos entes en cosa de poco menos de media hora. Es decir, con apenas unos clics y de forma tremendamente veloz y versátil, podemos tener dinero en nuestra cuenta en cosa de escasos minutos.

Ello, en contraposición a las grandes colas que hemos de afrontar en numerosos casos cuando vamos a un banco tradicional. No sería extraño que pasásemos un buen rato en la cola de la entidad bancaria, y al final nos volviésemos sin nada, no pudiendo optar a financiación, y con el rabo entre las piernas.

Aquí otro punto, ya que las exigencias de los bancos a la hora de entregar préstamos en los tiempos que corren a menudo son elevadas. No resulta extraño que nos soliciten el IRPF de los últimos años, así como nóminas recientes, y otras cuestiones igualmente incómodas para el potencial cliente.

El crédito se ha visto muy mermado desde que la Crisis diera sus primeros serios coletazos allá por 2008, y los bancos se lo piensan dos veces antes de satisfacer las necesidades inmediatas de algunas personas en este ámbito.

He aquí otro punto favorable si los comparamos con los créditos rápidos, ya que estos, apenas demandan trámites al respecto. En España, si queremos pedir un producto de este tipo, únicamente debemos contar con una cuenta bancaria personal, disponer del documento nacional identificativo (DNI), y ser mayor de edad; es decir, tener ya los 18 años cumplidos.

Para más inri, incluso pueden conseguir microcréditos personas que figuran en listas de morosidad. Un ejemplo de lo que se viene comentado es el famoso registro de morosos de ASNEF, tan consultado por un gran número de organizaciones y empresas de todo tipo en nuestro país. En el supuesto de que usted figure en una negativa lista de esta clase, quedará “marcado”, pudiendo soñar muy difícilmente con obtener financiación tradicional a posteriori. Los bancos son bastante estrictos en este sentido, y no se aventuran a negociar ni a establecer relaciones con individuos que aparecen en registros por impagos, como el citado ASNEF.

Por el contrario, es posible encontrar financiación por la red apareciendo en ASNEF, acudiendo a los microcréditos, y en base a una serie de condiciones nada descabelladas. Requerimientos lógicos por otra parte, al existir precedentes nada alentadores para el demandante. Se puede conseguir dinero de forma rápida de esta forma, incluso teniendo problemas de este tipo.

Con frecuencia, el banco nos pedirá una garantía adicional (también conocida como aval) de que va a cumplirse con el pago de todas y cada una de las cuotas. Dicha garantía es exigida cuando consideran que el titular no reúne con uno o varios de los requisitos que se necesitan para la concesión de un préstamo. El aval puede ser la garantía de otra persona (avalista), o una garantía real (dinero, inmueble), valga la redundancia.

Si lo que pretende es obtener crédito al momento, no dude cuál es la categoría de préstamo que más se amolda a sus requerimientos…

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.