• |
Región Digital

Nuevo estreno con cartel de "No hay entradas" en el Festival de Mérida

El público de Mérida aplaude el alegato a la libertad entonado por La Corte del Faraón

El actor y cantante extremeño, Paco Arrojo, destaca con momentos de tenor y sorprende la voz de Celia Freijeiro

Beatriz Bravo Parejo

15 agosto 2019 | Publicado : 11:01 (15/08/2019) | Actualizado: 14:19 (15/08/2019)

El espectáculo La Corte del Faraón se estrenó en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida con una versión cómica de la popular zarzuela y constantes alegatos a la libertad.

A través de canciones, música y baile, los personajes interpretados por un elenco de actores encabezados por Paco Arrojo e Itziar Castro defienden la libertad de expresión, y su ejercicio a través de la cultura, así como la libertad sexual.

El público aprobó esta producción extremeña de la compañía Rodetacón. La obra cosechó los aplausos del público emeritense que llenó hasta la última fila del Teatro Romano.

Es un montaje entretenido, de una hora y media de duración, con canciones de temática actual y grandes voces como la de Paco Arrojo, que se comía al resto del reparto cada vez que protagonizaba una escena.

La sorpresa de la noche fue Celia Freijeiro, que se estrena como actriz de musical con esta representación. La gallega demostró tener una magnífica voz, a la que se sumó su buena interpretación.

En La corte del faraón, su personaje es el de la bella Lota, la hija del Faraón, interpretado este por Itziar Castro, que hace también las veces de faraona.

corteEl extremeño Paco Arrojo es el casto José, un papel de esclavo cohibido con el que se gana al público sobre todo por su voz de tenor. Junto a él, otra extremeña, Inés León, también demuestra su talento para la canción, en su caso con el personaje de Raquel, la confidente y amiga de Lota.

También forman parte del elenco Javier Enguix, el que más carcajadas provoca como General Pitufar, y Joan Carles Bestard, que tiene varios papeles. Bestard hace de bufón de la corte, de una especie de Cupido y de señor contemporáneo que aparece de entre las gradas como un espectador disgustado por el tono erótico de la obra, cual general Franco se tratara para censurar esta obra que no pudo verse durante la dictadura en España.

La escena de este hombre trajeado, que abronca a la compañía por hacer un espectáculo que tilda de lascivo, es una de las más reivindicativas. La libertad de expresión, de opinión y de elección de sexo centran esta especie de paréntesis del espectáculo en el que se defiende la cultura como gran valor de la sociedad.

En efecto, la obra contiene escenas de seducción y que evocan sensualidad y erotismo, pero siempre desde el humor y con una coreografía generalmente sutil, con algunas excepciones.

cortePara ello, se utilizan algunas metáforas como la del jardín que necesita ser regado, una escena de la que se hace partícipe al público cuando la faraona baja del escenario en busca de un hombre con encantos y anima a su grupo de chicas a elegir otro que les guste.

Así, esta producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y El Negrito Producciones moderniza el conocido espectáculo La corte del faraón convirtiéndolo en un musical. Para ello, Ferrán González ha transformado la partitura de Vicente Lleó y consigue un texto más cercano con frases políticamente incorrectas.

Es una nueva versión de una de las zarzuelas más conocidas por el público en general lleva la firma de Juana Escabias y Ricard Reguant, quien dirige su tercera función en este festival, tras Hércules y La Bella Elena en ediciones anteriores. Aquí la trama de La corte del faraón, situada en los años 40, se ve alterada por acontecimientos ajenos al argumento del libreto que la llevan a un terreno más actual.

Igual que la historia original, la obra se sitúa en Egipto, durante la época de los faraones. En un escenario presidido por una enorme cabeza egipcia, el faraón y su esposa esperan la llegada del General Putifar para entregarle a la bella Lota para casarse. Tras la ceremonia, aparece el esclavo José, ofrecido como regalo de bodas a Lota, quien queda después prendida de él.

En una muestra de defensa del feminismo, en el personaje de Lota la mujer deja de ser objeto de deseo para ser justo quien ordena su deseo. Ella trata de seducir al casto José, que se resiste a sus encantos y, acusado de violación, es llevado ante el faraón para que sea ejecutado.

El casto José consigue escapar topándose con el faraón e impresionándole por la interpretación que hace de sus sueños. Es por ello que el faraón, o faraona, queda también prendido de él y lo premia nombrándolo virrey de Egipto.

Junto a la música, dirigida por Ferrán González, son clave en la función las coreografías de Cuca Pon con bailes egipcios. El diseño del vestuario es obra de Maite Álvarez, que ha creado trajes del antiguo Egipto con un toque de cabaret que los hace más vistosos y apropiados para el baile.

Con todo esto, el espectáculo fue bien acogido por el público, que aplaudió los grandes momentos y acompañó a los actores al final de la función con la canción famosa por su estribillo 'Ay, ba, ay ba...'.

Tras el éxito de Metamorfosis, protagonizada por Concha Velasco y un elenco de conocidos actores de teatro y televisión, La corte del faraón es la penúltima obra que se representará en esta 65 edición del certamen teatral, con otras cuatro funciones hasta el domingo. Le seguirá otra producción extremeña, Tito Andrónico, que podrá verse del 21 al 25 de agosto.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.