• |
Región Digital

Protagonistas de la 65 Edición del Festival de Mérida

Rafael Amargo: "Sería mi sueño, volver a Mérida pero como director de escena"

Aquí está todo dirigido por mí, paso a paso, palabra a palabra, y eso es lo que me hubiera gustado hacer, pero sin tener que bailar, sino ahí ya sentadito

17 julio 2019 | Publicado : 12:37 (17/07/2019) | Actualizado: 02:39 (18/07/2019)

Jesús Rafael García Hernández es Rafael Amargo bailarín y coreógrafo que vuelve a Mérida al Festival de Mérida convertido en Dionisio, el dios griego del placer, la fiesta y la lujuria, en un "espectáculo ecléctico" que fusiona flamenco, danza, teatro y efectos audiovisuales.

Sobre el artista, señalar que sus coreografías, a veces muy cercanas al baile contemporáneo, nunca pierden el punto de referencia de la esencia del flamenco. Admirador de Antonio Gades y reivindicador de la compañía de baile, y del concepto teatral y escénico del flamenco, esto no le ha impedido bailar en los tablaos o investigar el entorno de la danza contemporánea.

Rafael Amargo y sus espectáculos han recibido reconocimientos entre los que destacan cuatro Premios Max de las Artes Escénicas: dos por Amargo, uno por Poeta en Nueva York y uno por El amor brujo; el Premio Positano Leonide Massine de la Danza como bailarín y coreógrafo o el Premio APDE (Asociación de profesores de Danza Española y Flamenco de España), junto a Antonio Gades y Matilde Coral.

Además, el público le ha concedido el premio al Mejor espectáculo de Danza de El País de las Tentaciones por Amargo (2000) y Poeta en Nueva York (2002), que también fue elegido como Mejor espectáculo de la Década.

En una conversación con Regiondigital.com, Rafael Amargo nos cuenta como ha afrontado este nuevo personaje en su retorno al Teatro Romano de Mérida, escenario que protagonizó un momento mágico de su carrera, hace más de 10 años, cuando debutó de la mano de Antonio Canales en "Prometeo", ahora como director y, en la piel del Dios de la diversión y, la fiesta.

¿Por qué Dionisio?, ¿por qué una obra en este contexto clásico –aunque como usted mismo dice, no tiene mucho de clásico-?

Bueno, me gustó Dionisio dentro de la mitología griega porque es un personaje del que nunca aquí, en el Festival de Mérida, se había hablado en primera persona y como un Dios grande, digamos, porque siempre lo han visto o lo han sacado como un Dios secundario, pero no como un título. Si te das cuenta nunca hasta ahora ha habido un título a Dionisio, es ahora este año que está en la exposición, pero no aquí en el espectáculo.

¿Y es un espectáculo creado justo para entornos milenarios como el Teatro Romano de Mérida?

Se estrenó en el Teatro Romano de Málaga, Baelos-Claudia, Tarifa…, pero ahora en el de aquí es totalmente todo distinto, porque los de allí no tienen parte de atrás, lo que es la muralla, solamente el coliseum por la deformación y por lo que se encontró después, a lo largo de la vida.

¿Cómo ha sido esa adaptación a este escenario?, ¿qué ingredientes le ha puesto la obra?

Es que cuando hablas de un personaje de la mitología griega, solamente entrar en un recinto de estos ya le aporta tantísimo, porque es donde tiene que estar, es el enclave.

Yo estoy muy contento de volver a estar aquí, estoy muy emocionado porque me recuerda a los éxitos que yo he tenido en este sitio y eso me exige un rigor por el que tengo que estar muy atento, para estar muy concentrado.

¿A qué se refiere cuando dice que este Dionisio es bipolar?

Pues porque cuando habla de dolor le duele todo mucho, y cuando habla de comedia, se ríe mucho, no pasa desapercibido. Todas las partes son las cómicas muy payasas y las dramáticas, muy de matarse. Es todo como muy al límite.

Ese Dios del desenfreno, del vino, el más sensual, ¿hay algo de Dionisio en Rafael Amargo o de Rafael Amargo en Dionisio?

Totalmente, yo creo que si lo llego a escribir antes, para mí no me lo escriben tan bien escrito.

Háblenos de la música que va a acompañar este espectáculo...

La música es preciosa y es de los autores que están aquí conmigo cantando, como Diego Carrasco, Maloko, Curro de ‘Navajita Plateá’, Edith Salazar -que ahora mismo está sonando-, una pieza de Jesús Durán y Mayte Maya.

Pero creo que va a haber tango y hasta jaleos extremeños

Sí, hay jaleos extremeños, tangos flamencos… dentro del flamenco hay como cinco o seis palos por los que pasamos y hacemos recorrido. Luego hay improvisaciones como cercanas al jazz o cercanas a otros sonidos.

Con Adan Raichel, tenemos música de raíz, música folclor. Es un espectáculo para divertir mucho al público.

Nombraba a Edith Salazar, a Diego Carrasco… también Alfred García viene este miércoles, ¿por qué estos artistas para Mérida?, ¿han sido elegidos por algo en concreto?

Han sido elegidos, precisamente, porque son todos multi-instrumentistas, de un talento desmesurado, todos tocan como mínimo tres o cuatro instrumentos.

El piano está ahí, y todos van tocando y pasan por el piano. Entonces cada uno demuestra ahí su fuerza en el piano.

Ha dicho en más de una ocasión que éste era su penúltimo ballet, ¿cómo va a ser lo último y próximo?

Esperemos que no sea yo el que lo haga, sino que sea la gobernación pública la que se encargue.

Pero....¿el próximo en el que va a actuar?

No sé cuál será el próximo, pero sí desde luego que éste sería el penúltimo, porque ya no tengo más fuerza para producir, ni voy a regalar tanto. Y es que ya llevo 25 años regalando amor, cultura y arte al pueblo, por lo que esto tendría que ser ya cuestión de Estado.

¿Cómo le gustaría volver entonces a Mérida?

Dirigiendo, pero además el año que viene mismo, pero como director de escena, solamente, sin bailar. Dirigiendo una apuesta grande, porque como la de ahora que dirijo y bailo, me ha costado muchísimo. Y luego me cuesta al tener que contarla también como intérprete, porque si viniera nada más que como director hubiera estado más desahogado. Pero hacer las dos cosas te quita más tiempo.

Así que ojalá, sería mi sueño, volver a Mérida pero como director de escena, no como intérprete y como estrella, que es como que el foco viene a verme bailar a mí. Es que yo he dirigido todo esto, tú sabes lo que eso cuesta, eso cuesta mucho más y eso la gente no lo ve, porque dice ‘vamos a ver a Rafael Amargo’.

Pero, aquí está todo dirigido por mí, paso a paso, palabra a palabra, y eso es lo que me hubiera gustado hacer, pero sin tener que bailar, sino ahí ya sentadito y disfrutando de la función.

¿Y para qué va a dejar el baile?, ¿va a cortar por lo sano?

A lo mejor para dedicarme a la dirección de escena.

¿Pero volverá a bailar en algún otro momento?

Pues claro, eso es una tontería decir que no…

¿Pero no profesionalmente?

¡O sí!, para hacer un personaje de carácter o una pincelada guapa… hay niños ahora bailando muy bien que hay que darles paso.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.