Programa de Aceleración
  • |
Región Digital

Los trabajadores de Abeto no subrogados por el Ayuntamiento de Mérida reivindican derechos

Reclaman se les garanticen los puestos de trabajo que durante años han desempeñado a plena satisfacción de la ciudad y sus autoridades.

30 abril 2018

Los 23 trabajadores y trabajadoras del Grupo Abeto no subrogados por el Ayuntamiento de Mérida quieren aprovechar la festividad del 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, para reivindicar su derecho laboral a que se les garanticen los puestos de trabajo que durante años han desempeñado a plena satisfacción de la ciudad y sus autoridades.

En un comunicado, los trabajadores y trabajadoras de limpieza de edificios públicos no subrogados ya han anunciado su decisión de acudir a los tribunales de justicia para hacer valer tales derechos, para lo cual han contratado a un despacho de abogados con profesionales experimentados en materia laboral.

Además, con motivo de la víspera del 1 de Mayo quieren subrayar que la remunicipalización del servicio en el que han trabajado durante años no tendría por qué haberse efectuado dejándolos de repente en la calle.

Junto con ello, reiteran que si remunicipalizar el servicio es realmente un objetivo social, entonces no se puede llevar a cabo dejando a 23 personas sin su puesto de trabajo y sus ingresos, por mucho que a partir de ahora se efectúen contrataciones con base a una bolsa de empleo.

Para los 23 trabajadores no subrogados, las necesidades de la limpieza de edificios públicos de Mérida, en su mayoría colegios, necesitan, de entrada, tanto a los que sí han sido subrogados como a todos ellos, y además habría sitio para ir planteando nuevas contrataciones.

EXPERIENCIA DESPERDICIADA

La forma en la que se ha producido la pérdida de sus trabajos implica en algunos casos un drama para la situación de muchas de las familias afectadas. De hecho, en diversos casos los ingresos que ahora se han visto interrumpidos eran los únicos que entraban en los hogares, con menores al cargo.

En otros casos, se trataba de un dinero que permitía mantener con dificultades, pero con garantías de estabilidad, el siempre difícil equilibrio de la economía familiar.

Muchos de estos trabajadores -en su mayoría mujeres que compatibilizan sus trabajos con sus tareas de casa- se habían convertido en parte de los centros en los que ejercían su labor, principalmente colegios. Personas que año tras año se habían ganado la confianza del personal educativo y también de padres y madres de alumnos, gracias a su buen hacer profesional y a su implicación en la vida del centro.

Los trabajadores reiteran que, la ciudad de Mérida ha perdido un activo social de primer orden, que era la labor que estos 23 trabajadores y trabajadoras desarrollaban con profesionalidad, con una experiencia acumulada durante años, para tranquilidad de todos. Una experiencia que Mérida no se puede permitir el lujo de desperdiciar.

Además, en un entorno tan especial como los centros de enseñanza es beneficiosa para toda la comunidad educativa la costumbre de que sean las mismas personas a lo largo del tiempo las que desempeñen las tareas, incluidas las de limpieza, cuya importancia no debe menospreciarse en ningún caso.

Si estos 23 trabajadores y trabajadoras han prestado hasta la fecha un servicio irreprochable a la ciudad de Mérida, como así ha sido, no pueden caer en desgracia por una decisión política. Que el servicio vuelva a ser ejecutado directamente desde el Ayuntamiento de Mérida en vez de por el Grupo Abeto no debería cambiar nada en sus vidas.

En conclusión, los trabajadores y trabajadoras no subrogados se han visto obligados a hacer valer sus derechos en los tribunales, donde están convencidos de que se les dará la razón. El despacho OpenLaw, con sede principal en Badajoz, ejercerá su defensa.

Por último, los no subrogados hacen un llamamiento a la solidaridad de la ciudadanía de Mérida, para la que, en definitiva, han dado lo mejor de sí durante años. 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.