campaña ayto merida
  • |
Región Digital

El comedor social de Mérida atiende a "más personas" en los últimos meses

A los usuarios habituales se unen nuevos perfiles para "pedir ayuda", ya que por el Covid se han quedado sin trabajo y sin recursos.

22 febrero 2021 | Publicado : 13:02 (20/02/2021) | Actualizado: 18:49 (22/02/2021)

Ep.

El comedor social Beato Cristóbal de Santa Catalina de Mérida ha adaptado sus instalaciones a la situación actual del coronavirus para dar sus servicios de comida a los usuarios habituales que acuden al mismo y también a nuevos perfiles ya que han acudido "más personas" en los últimos tiempos para "pedir ayuda" ya que por el Covid se han quedado sin trabajo o sin recursos.

Así lo ha explicado la trabajadora social del mismo, África Reseco, quien ha señalado que desde que abrieron el comedor el perfil de sus usuarios "siempre ha sido bastante heterogéneo" pero con la crisis del coronavirus hay "perfiles que han desaparecido" como el de las personas que iban de paso porque "ahora la movilidad está reducida".

"Hemos visto un perfil de personas jóvenes, de personas en situación irregular en España que han venido y tienen que venir al comedor a comer... hemos visto que han venido más personas a pedir ayuda por el tema del Covid, personas que se han quedado sin trabajo, hay situaciones de todo", ha subrayado en declaraciones a Europa Press Televisión.

A este respecto, Reseco ha detallado que acuden a este comedor unas 20-25 personas cada día que son principalmente hombres y que la media de edad es de 45-50 años aunque ahora han visto también un "perfil de gente más joven".

Igualmente, ha indicado que la forma de trabajar también "ha cambiado" porque se han tenido que "adaptar" a la situación actual y por ello siguen un protocolo mediante el cual toman la temperatura a todos los usuarios y después lavado y desinfección de manos antes de entrar al comedor.

Una vez en el mismo, ha explicado que se sientan en mesas de "solo dos personas cuando anteriormente eran de cuatro" y han instalado una pantalla en cada mesa que separa a uno de otro; además, utilizan utensilios de un solo uso y la mascarilla es obligatoria hasta que se empieza a comer y una vez que terminan tienen que ponérsela de nuevo.

De igual modo, Reseco ha destacado que el comedor funciona con el trabajo de las monjas que lo atienden y de voluntarios, cuyo número también se ha visto reducido ya que hay algunos que tienen "miedo" porque son personas mayores que "si ellos no son personas de riesgo tienen familia que les pueden llevar el coronavirus" por lo que va "menos gente".

"Sin la labor del voluntariado esta labor sería imposible", ha destacado al tiempo que ha señalado que, aunque la comida llega de un catering, "hay que servirla", organizar las mesas y también hay que "desinfectar todo" cuando los comensales se van.

Por su parte, la representante legal del comedor, la hermana Magdalena Muñoz, ha manifestado que trabajan desde temprano por la mañana "luchando por llevar a cabo lo mejor" que pueden esta labor que, actualmente, no es la que quisieran porque antes tenían más servicios como duchas o ropero que ahora "debido al coronavirus no puede ser".

Finalmente, ha lamentado que debido a la situación actual se han quedado con "muy poquitos" voluntarios pero ha aseverado que atienen "con mucho cariño" a las personas que van a comer allí.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.