ayto merida
  • |
Región Digital

Osuna propondrá en pleno dejar sin efecto declaración de utilidad pública para azucarera

El alcalde asegura que “Mérida no puede perder más tiempo y necesita inversiones de empresas interesadas sin que existan bloqueos de suelo industrial”.

23 noviembre 2020

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, llevará una propuesta al próximo Pleno Municipal, previsto para este jueves, 26 de noviembre, donde quieren aprobar “dejar sin efecto” la Declaración de Utilidad Pública del proyecto de azucarera en la ciudad.

Así lo ha anunciado este lunes el primer edil emeritense durante un encuentro con los medios de comunicación, tras la reunión mantenida con todos los portavoces de la Corporación Municipal, ante los cuales ha recordado que se trata de un proyecto que se aprobó en noviembre de 2017 y en el que para favorecer su instalación en la capital extremeña, el Ayuntamiento “permitía a esta industria tener unas desgravaciones y bonificaciones fiscales en función del número de empleos e inversión gracias a una reforma de las ordenanzas que hicimos”, ha aseverado.

Sin embargo, tal y como ha lamentado el máximo regidor de la capital autonómica, tras tres años de esta aprobación, “las declaraciones de utilidad pública no son ‘sine die’, por tanto propondré al Pleno su retirada”. De hecho, Rodríguez Osuna trasladó a la Junta de Extremadura, en concreto al presidente, Guillermo Fernández Vara, y al consejero de Economía, Rafael España, la propuesta de pleno, “así como la petición a la Junta que libere las 60 hectáreas de ocupación de esta empresa en ‘Expacio Mérida’”.

Y es que, según sus palabras, “Mérida no puede esperar. En los últimos meses hemos tenido dos propuestas industriales, que no hemos desechado, pero que necesitaban suelo industrial que no disponíamos ahora mismo”. En este sentido, el alcalde ha subrayado que la reserva del terreno limita la llegada de nuevas industrias, motivo por el cual, “he trasladado al presidente de la Junta que hay que liberar este espacio”.

A su vez, el primer edil emeritense anunció la intención del equipo de Gobierno al propio grupo inversor, Al Khaleej, y una vez lo recibieron “nos han solicitado reunión con el Ayuntamiento y volver a plantear su estrategia, pero no podemos esperar más porque repito, las declaraciones de Utilidad Pública no son ‘sine die’”.

Además, Rodríguez Osuna ha aclarado que “los tiempos de la azucarera no son los tiempos de la administración, mientras decide si viene o no, no podemos dejar pasar oportunidades que otras empresas vengan a Mérida”. “La capital de Extremadura no puede esperar, perdiendo inversiones por un bloqueo de suelo industrial”, ha apostillado.

Igualmente, el máximo regidor de la capital extremeña ha querido informar que a pesar de esta decisión, las declaraciones de Utilidad Pública se pueden formalizar “con ésta o con cualquier empresa” que cumpla la ordenanza fiscal del Ayuntamiento de Mérida.

“No podemos esperar a una empresa tres años si esto conlleva que otras industrias no puedan instalarse en Mérida. No podemos bloquear suelo público en base a expectativas dejando escapar inversiones en la ciudad de Mérida con la única promesa de que algún día llegará”, ha insistido el alcalde.

Al mismo tiempo, el alcalde ha destacado que la ciudad de Mérida tiene necesidad de generación de empresa e industrias, y por tanto, “mientras no haya certidumbres no podemos bloquear espacios industriales”, según informa el Consistorio emeritense en una nota de prensa.

Además, Rodríguez Osuna ha indicado que, en la actualidad, el Ayuntamiento no dispone de suelo “y pierde competitividad en la atracción de empresas”, al tiempo que ha querido incidir en que si finalmente deciden instalarse en Mérida “serán bienvenidos y se hará la tramitación de nuevo de declaración de Utilidad Pública, pero ya no nos valen los compromisos verbales”, ha subrayado.

Del mismo modo, el alcalde de Mérida ha informado que Al Khaleej no ha abonado el pago de la licencia de obra ni ha presentado el proyecto definitivo, aún así, “las licencias de obra tienen una caducidad”. Según sus palabras, “hemos sido bastantes pacientes, constructivos y trabajadores".

"En la Junta de Extremadura han realizado por este proyecto ha sido enorme. Con mucha ilusión, pero debe haber gestos por todas las partes. Mérida no puede perder más tiempo y necesita inversiones industriales sin bloqueos de suelo industrial”, ha apostillado.

HUELLA DE CARBONO

Por otro lado, el primer edil emeritense ha querido aclarar de forma pública que “no podemos comprometer suelos a un tercero porque Mérida tiene una posición histórica estratégica en la logística de transportes".

"La capital de Extremadura tiene la mejor y menor huella de carbono de España, no podemos esperar oportunidades”, apunta, y es que la Huella de Carbono permite realizar el cálculo de la totalidad de emisiones de gases efecto invernadero emitidos en Mérida de forma directa o indirecta.

Con este cálculo y su bajo nivel en Mérida se constata de forma clara las altas posibilidades de reducción, tanto en emisiones como de costes, para la instalación de industrias en la ciudad, precisa el Consistorio.

Por tanto, Rodríguez Osuna ha afirmado que cuando la empresa haga “actos de fe reales volveremos a tramitar la declaración de Utilidad Pública, porque lo más difícil lo hicimos, la reforma de las ordenanzas fiscales que nos convirtieron en una de las ciudades más competitivas del país en la atracción de proyectos industriales y lo puede solicitar cualquier empresa interesada”, sentencia.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.