• |
Región Digital

Más de 2.800 migrantes han pasado por el centro de atención de Cruz Roja en Mérida

Habilitado por Cruz Roja en Extremadura en el Albergue Juvenil "El Prado" de Mérida ha atendido a 2.832 personas desde su apertura hace un año

27 julio 2019 | Publicado : 10:07 (27/07/2019) | Actualizado: 00:39 (30/07/2019)


El Centro de Acogida, Emergencia y Derivación (CAED) de migrantes, desde aquel 27 de julio de 2018, ha abierto sus puertas a personas procedentes principalmente de países de África Subsahariana, principalmente Guinea Conakry, Mali y Costa de Marfil. El 80% de ellos son hombres, el 18% mujeres y el 2% menores.

Del total, 444 personas han sido derivadas a recursos de acogida integral, 26 han solicitado asilo, 34 han abandonado el recurso y el resto ha continuado su viaje, según los datos facilitados por Cruz Roja.

Estas instalaciones fueron puestas en marcha en el verano de 2018 por Cruz Roja en colaboración con la Junta de Extremadura, la Delegación del Gobierno en Extremadura y el Ayuntamiento de Mérida para reforzar la atención que se presta por los servicios de acogida en las costas del sur del país.

En este año de actividad, un total de 283 voluntarios de Cruz Roja en Extremadura han colaborado y participado en las diversas actividades que se desarrollan a diario en el CAED, desde la atención sanitaria y la social hasta los distintos proyectos de ocio y formación como los cursos de aprendizaje de español.

Las hermanas Rocío y Carmen Lechuga Álvarez, de 22 años, son dos de los más de 280 voluntarios que en estos 12 meses han pasado por el Centro de Acogida de Mérida. Carmen es graduada en Biotecnología y estudiante de un Máster en Biología y Reproducción Humana Asistida. Desde 2012 forma parte de la Asamblea Local de Cruz Roja en Mérida.

APRENDIZAJE Y VOLUNTARIADO

"Esta experiencia me ha cambiado en todos los sentidos. Me ha enseñado a reforzar la empatía y a valorar más las cosas" señala Carmen y, algo que le ha llamado especialmente la atención son las diferencias culturales y cómo lo que para un joven europeo es habitual, como contar con un botellín de agua, para uno procedente de África puede ser algo nuevo.

"Una vez jugando uno de los chicos me dijo que no se acordaba cómo era jugar", recuerda esta voluntaria emeritense, quien relata que muchas de las personas migrantes que han pasado por el CAED están tan acostumbradas al racismo que se llegaban a sorprender al comprobar que compartiese con ellas mesa a la hora de comer.

Rocío estudia un Grado de Relaciones Internacionales y, al igual que su hermana Carmen, forma parte de la Asamblea Local de Cruz Roja en Mérida desde el año 2012.

"Todos los preventivos que he hecho han sido una experiencia maravillosa, pero desde luego el CAED ha sido una experiencia que ha cambiado mi vida y la de todos los que estamos aquí", subraya Rocío, quien destaca que su voluntariado en el Centro de Acogida le ha servido también para comprender mejor el fenómeno de la movilidad humana.

UNA RESPUESTA PIONERA

El director de Socorros y Emergencias de Cruz Roja en Extremadura, Víctor Domínguez, afirma que la puesta en marcha del CAED en Mérida en apenas 48 horas fue un "reto logístico" dado que fue el primer centro de estas características en el país.

"Gracias al voluntariado de los equipos de emergencia de la Cruz Roja se puso en marcha todo el despliegue logístico para atender de forma digna a las personas", manifiesta Domínguez, quien destaca que el esfuerzo y la participación del voluntariado se han mantenido en el tiempo hasta el punto de convertir el Centro de Acogida de Mérida en un modelo de referencia en cuanto a la puesta en marcha de protocolos en otras instalaciones similares en el país.

A lo largo de este año Cruz Roja en Extremadura ha ido mejorando las instalaciones del CAED a través de diferentes actuaciones como la habilitación de un centro médico, nuevas duchas, la rehabilitación de seis bungalows, la climatización del Centro, la ampliación del número de plazas de 124 a 194 o el cierre del perímetro del albergue en el que se encuentra el CAED.

Para la responsable del CAED de Mérida, Rebeca Fernández, este primer año de funcionamiento del centro ha sido toda una "bofetada" de realidad. "Veníamos con ideas y prejuicios y un poco con complejo de salvadores. Una vez que entramos aquí conocimos la realidad y nos dimos cuenta que de salvadores poco, somos acompañantes en este proceso de sus vidas", afirma Fernández, quien subraya la labor que realizan cada día los trabajadores y voluntarios del CAED.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.