• |
Región Digital

Viejo amigo Cicerón convence con una interpretación perfecta y un texto para la reflexión

El segundo estreno de la 65 Edición del Festival de Mérida supo mantener la atracción del espectador, en todo momento, durante 80 minutos de función

04 julio 2019 | Publicado : 14:24 (04/07/2019) | Actualizado: 01:16 (05/07/2019)

La obra 'Viejo amigo Cicerón' convenció al público en su estreno en el Festival de Mérida, gracias a un texto muy trabajado de Ernesto Caballero y una interpretación perfecta de José María Pou, Miranda Gas y Bernat Quintana, que supieron mantener la atracción del espectador, en todo momento, durante los 80 minutos de la función.

Filosófica y reflexiva, esta obra dirigida por Mario Gas juega con el tiempo para cuestionar los dilemas de un político de la antigua Roma y conectarlos con las motivaciones de los dirigentes de nuestro tiempo.

Todo transcurre en medio de una biblioteca donde irrumpe Marco Tulio Cicerón, interpretado por el veterano José María Pou, e inicia una conversación con un estudiante de historia, en la piel de Bernat Quintana, que alternará este personaje con el de Tirón, el incondicional secretario del también jurista y filósofo.

En la misma dinámica, Miranda Gas es una joven otra interesada por la historia antigua de Roma, y alterna este papel con el de Tulia, la hija de Cicerón que contrapone sus ideas con las de su padre al mismo tiempo que sabe escucharlo y comprenderlo.

Asimismo, en consonancia con la escenografía, el vestuario también es actual, lo que hace creíble sobre todo los papeles del par de jóvenes que discuten sobre la supremacía de la ley, cuestiones de moralidad o la realidad de la democracia.

Con aspecto jovial y una vestimenta informal, Tirón y Tulia repasan con Cicerón la vida del propio orador romano. Mientras, José María Pou con traje y corbata recuerda a un auténtico dirigente de la época actual.

En esta obra, Pou utiliza un registro poco habitual en los papeles que interpreta y hace de hombre inseguro, vulnerable, que se viene a abajo ante las adversidades.

El encargado de vestuario, Antonio Belart, prescinde de las togas romanas en este trabajo. A su vez, el escenógrafo Sebastià Brosa no aprovecha el entorno del Teatro Romano para ubicar la escena. Es una obra contemporánea que no necesita las columnas romanas para ser representada dignamente.

'Viejo amigo Cicerón se centra sobre todo en la palabra. A medida que avanza la representación, el público asiste a mensajes y reflexiones profundas que señalan que "sólo se puede dialogar con quien esté dispuesto a ceder" o que "el buen orador debe comprometerse con la verdad".

También asistieron los espectadores a afirmaciones como que "a menudo la honradez puede ser un disfraz de la vanidad" y que "el pasado, aunque no podamos cambiarlo, puede ayudarnos a predecir el futuro".

Frases como estas van invitando a la reflexión del público en los diálogos de Cicerón, Tulia y Tirón, tres personajes representados a la perfección en parte por la buena sintonía que se aprecia entre ellos.

La obra deja lugar también para la música, fundamentalmente instrumental, adecuada para cada momento, e incluye además una escena protagonizada por la voz de Miranda Gas. También incorpora efectos de sonido que sobre todo elevan las cualidades de Cicerón para la oratoria.

Durante la función, se suceden también algunos momentos para la tragedia, sobre todo por lo que significa la pérdida de un ser humano. Es una obra digna, sin estridencias, en la que destacan los sucesivos flashback que transportan al espectador de una época a otra prácticamente sin avisar.

Tras el estreno, los alrededor de 2.000 espectadores del Teatro Romano se pusieron en pie para una ovación de unos diez minutos. El equipo artístico salió al competo al escenario para agradecer el recibimiento del público en esta primera función.

Los propios actores dijeron haberse sentido muy cómodos en el estreno de 'Viejo amigo Cicerón', que estará en cartel hasta el 7 de julio. "Nos hemos divertido mucho y eso normalmente no sucede en un estreno", señaló José María Pou, que considera que eso ha sido mérito del autor, del director y también del público. "Hemos notado que el público nos envolvía muy bien desde el principio", apuntó en declaraciones a la prensa tras la función.

La actriz debutante de la noche, Miranda Gas, dijo estar feliz por esta primera representación e insistió en el recibimiento del público de Mérida. "Uno llega pensando que este teatro impone y que te va a comer la emoción y la impresión, y realmente sales y el público arropa", señaló. Bernat Quintana valoró también la reacción del graderío del Teatro Romano y dijo estar todavía "en las nubes".

Por su parte, Mario Gas aprovechó para explicar que el teatro en sí es una reflexión sobre el propio ser humano y agradeció a Ernesto Caballero haber escrito esta obra en la que "se especula y se plantean cosas sin solución pero hay preguntas abiertas que nos afectan a todos".

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.