Región Digital
RAEES

Tercer concierto del 'Stone & Music' Festival

Manuel Carrasco hace de Mérida su "fortín" ante 15.000 fans

El artista onubense volvió a triunfar en la capital extremeña, por segundo año consecutivo, con un concierto, en esta ocasión, en el Albergue 'El Prado'.

María Gallardo Jiménez

03 septiembre 2017 | Publicado : 11:09 (03/09/2017) | Actualizado: 21:23 (05/09/2017)

Lo de Manuel Carrasco con Mérida podríamos definirlo ya como un amor para toda la vida. Y es que si el año pasado, con el concierto que ofreció en el Teatro Romano, fue un auténtico flechazo con su público. En la noche de este sábado, 2 de septiembre, la actuación ofrecida en el Albergue Municipal ‘El Prado’, demuestra que ese flechazo se ha convertido ya en una relación totalmente consolidada.

Si el año pasado abarrotó, dentro del ‘Stone & Music Festival’, el monumento por excelencia de la capital extremeña con 3.000 personas, colgando el cartel de ‘no hay entradas’ el 16 de junio; en la segunda edición de este certamen ha conseguido congregar a 15.000 –lo que serían cinco teatros romanos-, muchas de las cuales cumplieron el sueño de disfrutar de una noche mágica del artista onubense tras quedarse sin entrada en 2016. Todas ellas vibraron en una noche emocionante que concluyó a la 1:10 horas de la madrugada.

Todo empezó tras la actuación de su telonero, el joven cantautor andaluz Molina -miembro durante una década del grupo ‘El tren de los sueños’- quien ofreció tres canciones de su primer disco en solitario ‘Déjame que te cuente’. A partir de ahí, las luces del Albergue se apagaron dando paso al griterío del ‘respetable’ que esperaba con ansias la salida de su ídolo. Fue así cómo, a las 22:55 horas de la noche Manuel Carrasco apareció sobre el escenario, acompañado por los seis músicos que le acompañan con una fuerza arrolladora cantando Tambores de guerra (de su último disco Bailar el viento, 2015).

Totalmente entregado y cercano, entre otros muchos más calificativos, se mostró el artista natural de Isla Cristina, durante toda la actuación, demostrando con creces por qué está dónde está. En Mérida ofrecía, según sus propias palabras, “uno de los mejores conciertos de mi gira” refiriéndose al ‘Tour Bailar el viento’, con el que lleva rodando desde 2015 y del que tan solo le quedan ya tres conciertos por ofrecer. Por tanto, "no volver aquí, hubiese sido para matarnos”, sentenció.

A partir de ahí, y acompañado por un montaje de luces espectacular, Manuel Carrasco fue interpretando canciones de su último trabajo por el que ha conseguido quíntuple disco de platino, tales como Pequeña sonrisa sonora –uno de los momentos más conmovedores de la noche al dedicárselo a su primera hija, nacida en junio-, Uno x uno o Yo quiero vivir.

También hizo un repaso a su carrera discográfica con clásicos como Ahora (de su trabajo Tercera Parada, 2006), Sabrás (de Manuel Carrasco, 2004) o Mujer de las mil batallas (de su disco Habla, 2012), que está dedicada a todas las mujeres enfermas de cáncer.

No podía faltar un guiño a su tierra, Isla Cristina, momento en el que el cantante recordó sus años de infancia, cuando soñaba con ser músico, e interpretó “una coplilla” que escribió para una agrupación carnavalera.

ESTAMPA INOLVIDABLE: NO DEJES DE SOÑAR

Tras ello, llegó uno de los momentos más emotivos del concierto, la interpretación de No dejes de soñar (del disco que lleva ese mismo nombre, 2013), cuando el artista pidió a su público que encendieran las luces de sus móviles, quedando una imagen espectacular, para el recuerdo.

Sígueme –de su CD Inercia-, en la que el artista subió al escenario a una de sus fans más pequeñas –Manuela- con quien cantó el estribillo de la canción y a quien regaló su pandereta, y Que nadie calle tu verdad –también del mismo trabajo-, fueron las siguientes canciones que sonaron en el Albergue. Precisamente ésta última la interpretó tocando él solo la guitarra y al término de la misma lanzó un canto contra la violencia machista que sufren las mujeres.

Ya al piano, en un íntimo, entre él y el público, el onubense interpretó Libre (de Bailar el viento), entre otros títulos. Además, el ‘respetable’ tuvo la oportunidad de escuchar en primera persona las letras con las que el pasado año el Carrasco ‘más flamenco’ sorprendió a los asistentes al concierto del Teatro Romano con unas letras en homenaje a Mérida.

Como broche final, el cantante interpretó Ya no, Amor planetario y Siendo uno mismo (de Bailando el viento, que lleva 73 semanas entre los discos más vendidos de España), con la que puso punto y final a un concierto que fue otro éxito rotundo, y con el que lanzó un mensaje: “vaya donde vaya, seguiré siendo uno mismo en cualquier parte”, sentenció llevándose la enésima ovación del público.

En definitiva, el tercer concierto del ‘Stone & Music Festival’, al congregar a 15.000 personas, se ha convertido en el evento más multitudinario del año en Extremadura. El certamen retomará su actividad el próximo viernes, 8 de septiembre, Día de la Comunidad Autónoma, en el Teatro Romano de Mérida con el concierto de Robe.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.