ribera guadiana
  • |
Región Digital

COMPUTAEX, líder en desarrollo de tecnologías avanzadas en supercomputación en Extremadura

Extremadura juega un papel fundamental en la primera división de computación situándose dentro de los cuatro grandes centros de supercomputación nacional.

18 octubre 2021

Los avances tecnológicos están ayudando a mejorar las actividades básicas a la hora de generar información en formato digital. Datos, resultados, proyectos de investigación, todos esos procesos para conseguir información parece que con el tiempo quedan en el olvido, pero eso no es así. Para eso existe la computación. La computación es la rama de la ciencia que se encarga de estudiar la administración de métodos, técnicas y procesos con el fin de almacenar, procesar y transmitir información y datos en formato digital de manera segura y fiable para la ciencia e investigación.

Pensemos en proyectos que han ayudado a descubrir el bosón de Higgs que es una partícula elemental propuesta en el modelo estándar de física de partículas de ámbito mundial o pensemos en que un supercomputador (LUSITANIA) batió en su día el récord mundial del “objeto computacional” más grande analizado en electromagnetismo con un modelado de 620 millones de incógnitas.

Si hablamos de la supercomputación, Extremadura juega un papel fundamental en la primera división de la computación situándose dentro de los cuatro grandes centros de supercomputación españoles, tres a nivel regional y uno a nivel nacional. Todo gracias a la Fundación COMPUTAEX (Computación y Tecnologías Avanzadas de Extremadura).

 

Escaleras de acceso a la planta baja del Centro de Proceso de Datos // Crédito: Diego Casillas

En su sede social nos reciben José Luis González, director de COMPUTAEX y Javier Corral, responsable de proyectos y comunicación. 

En los bajos del edificio de la Bioincubadora de Cáceres se ubica CénitS-CPD, el centro de procesamiento de datos de la Fundación COMPUTAEX. Aunque aún no ha habido tiempo de realizar la inauguración de la nueva y amplia sala de supercomputación, la ilusión y emoción que tanto José Luis como Javier trasmiten a la hora de plasmar todo su trabajo, envuelve de una manera que hace sentir que estamos en plena inauguración. 

Centro de Proceso de Datos // Crédito: Diego Casillas

Una sala rectangular nos recibe. Alzamos la vista y puntos verdes llaman la atención junto a cables rojos y amarillos. La luz se enciende y en efecto, una cristalera se interpone entre nosotros y parte de LUSITANIA II, LUSITANIA III y Marenostrum, los tres supercomputadores que almacenan, procesan y trasmiten gran parte de información de organizaciones públicas y privadas extremeñas y de ámbito nacional. Debajo de ellas, destaca la visibilidad de todo el proceso de refrigeración que llama la atención a la vista. Una auténtica experiencia visual. 

La Fundación COMPUTAEX fue creada por la Junta de Extremadura en el 2009 con una voluntad bastante clara, una fundación publica sin afán de lucro y con el objetivo de dinamizar en la región las tecnologías más avanzadas, sobre todo la computación o supercomputación además de ofrecer a los investigadores unos recursos que hasta entonces no existían y que se demostraron que eran necesarios y que con el paso del tiempo, 12 años después de su orígen, han permitido situar a Extremadura en lo alto del ámbito de la computación y tecnologías más avanzadas.

José Luis González, Director General de COMPUTAEX, explica que “desde ese punto de vista, el objetivo está más que alcanzado, pero seguimos aspirando a mucho más”. COMPUTAEX forma parte además de la Red Española de Supercomputación (RES), consistente en la interconexión de diversos supercomputadores,  situados en diferentes centros de investigación y universidades españolas, que ofrecen recursos de computación de alto rendimiento a la comunidad científica.

Oficinas de COMPUTAEX, // Crédito: Diego Casillas

“En España somos 16 supercomputadores y nos ha permitido formar parte de un club bastante selecto que es el de las 29 infraestructuras científico técnicas singulares (ICTS) que existen en España”, aclara González. A su vez, CénitS, el Centro Extremeño de iNvestigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación, es el instrumento fundamental de la Fundación COMPUTAEX. Su objetivo es fomentar, difundir y prestar servicios de cálculo intensivo y comunicaciones avanzadas a las comunidades investigadoras extremeñas, o a aquellas empresas o instituciones que lo soliciten y, de esta forma, contribuir mediante el perfeccionamiento tecnológico y la innovación, a la mejora de la competitividad de los investigadores y las empresas.

CénitS está formado actualmente por una plantilla de aproximadamente 20 personas. Desde el año 2009, el centro ha dado respuesta a más de 220 proyectos de I+D+IT, gracias a la formación de ingenieros de alto nivel y capacitación, que “permite demostrar que en Extremadura estamos capacitados para enfrentarnos a los mismos retos tecnológicos que  en otros centros españoles o europeos”. 

 Javier Corral, responsable de proyectos y comunicación, expone el funcionamiento del centro. “Nuestros proyectos se enmarcan en tres categorías principales: Ciencias de la Tierra, Ciencias de la Vida y Ciencias Informáticas y de comunicaciones”. El equipo de ingenieros e investigadores que tiene CénitS ha liderado y colaborado en múltiples proyectos de investigación de ámbitos regional, nacional e internacional. “Muchos de estos proyectos alcanzan una notable visibilidad con publicaciones científicas de impacto internacional, en la necesaria transferencia tecnológica, que constituye una de las prioridades de la Fundación COMPUTAEX”, explica Corral. 

De izquierda a derecha: Lusitania II, Marenostrum y Lusitania III // Crédito: Diego Casillas

Son muy amplios los sectores a los que llega COMPUTAEX, desde la agricultura y ganadería de precisión, la secuenciación genética y la biomedicina, la eficiencia energética, el impacto medioambiental y la predicción climática... Uno de los más destacables a nivel europeo es el proyecto EuroCC, cuyo objetivo, según indica Corral es “desarrollar una red de centros nacionales de competencia en computación de alto rendimiento en Europa”. Es decir, establecer un centro nacional de competencia en cada país europeo para que sirva de punto de referencia para todos aquellos que quieran acceder al conocimiento y obtener apoyo de este tipo de tecnologías, considerando no solamente la supercomputación sino también otras tecnologías asociadas. “Análisis de alto rendimiento, inteligencia artificial, o Big Data, entre otros. Los usuarios de estos centros tendrá como base mayoritariamente el ámbito académico, la industria, y las administraciones públicas". 

Otro de los proyectos a nivel regional es CultivData. Extremadura es reconocida como una región que produce productos agrícolas de gran calidad por lo que es de vital importancia desarrollar técnicas y herramientas que permitan mejorar la productividad, sostenibilidad y eficiencia y la calidad del sector. 

“En este caso, desde CénitS hemos desarrollado una plataforma de datos abiertos y públicos centrada en la agricultura de precisión, que permite mejorar, no sólo la eficiencia, sino también la productividad, la sostenibilidad y la calidad del sector agropecuario extremeño. La plataforma capta datos de diversos fuentes y formatos (principalmente a través de sensores) para, una vez obtenidos, aplicar técnicas de Big Data. Gracias  a estas técnicas se obtienen modelos de datos que resultan de utilidad para el agricultor. Este conocimiento le permite tomar decisiones fundamentales para mejorar la calidad de los productos, ampliar la productividad de las explotaciones y encontrar la eficiencia en la comercialización.

Anemoi es otro de los proyectos actuales destinado en este caso al sector eólico dentro de las energías renovables. “En este proyecto se persigue modelizar, simular y optimizar la productividad y operatividad de los parques eólicos, a través de técnicas de supercomputación, IoT, Big Data e Inteligencia artificial”, comenta Corral. 

A la izquierda, José Luis González, director COMUPUTAEX. A la derecha, Javier Corral, responsable de proyecto // Crédito: Diego Casillas

El director de COMPUTAEX recuerda que el primer centro de proceso de datos de CénitS se localizó en Trujillo, pero “decidimos trasladarlo a la sede social de la Fundación COMPUTAEX en Cáceres por acercarnos al sector empresarial, pero también es para nosotros de vital importancia, estar cerca del lugar donde se fabrican los ingenieros TIC que es en este caso la Escuela Politécnica de la Universidad de Extremadura”. 

Ambos protagonistas son profesores en la Politécnica, “donde tenemos que dar un claro ejemplo a los estudiantes. Tenemos un déficit de ingenieros muy serio que es complicado resolver porque existen más necesidades que ingenieros”. “Estamos claramente convencidos de que tenemos que estar cercanos a la Escuela Politécnica donde una vez que se formen los ingenieros, puedan ser usuarios y/o trabajadores de un centro como CénitS”.  

La carencia de ingenieros TIC con un alto nivel profesional es algo alarmante y por ello el nuevo centro de proceso de datos donde permanecen los tres grandes supercomputadores está diseñado para, en un futuro, ser también un pequeño museo y con ello realizar excursiones o visitas para poder fomentar que la tecnología también es divertida e incentivar a los jóvenes a que apuesten por las ingeniería en informática y en telecomunicación. 

En cuanto al avance tecnológico de Extremadura, González lo tiene clarísimo. “Extremadura tiene un reto en la digitalización, porque somos conocidos por los productos de primera calidad, agricultura, ganadería, calidad de vida o productos artesanos de máxima calidad, pero es verdad que hay métodos tradicionales que se pueden automatizar y ahí es donde la digitalización puede ser de gran ayuda a nuestras empresas”.

Nuevo Centro de Proceso de Datos con el primer LUSITANIA que batió el récord mundial // Crédito: Diego Casillas

El director vuelve al ejemplo del proyecto CultivData. “Los datos no merman la calidad de lo que produces, pero sí esos datos te aportan si el clima afecta, si los abonos mejoran la productividad, si se ahorra o desperdicia en el riego... Hay que ser capaces de digitalizar todos esos procesos como un reto en el cual podemos ayudar en la toma de decisiones basadas en datos y que la transformación digital sea menos traumática. Es necesario que las micros, pequeñas y medianas empresas comprendan que la digitalización es para ellas un proceso necesario”, concluye González. 

Siempre ha existido ese escalón entre el método tradicional y el digital. Y gracias a las nuevas tecnologías muchos de los productos que tiene Extremadura tienen muchísimo por delante para poder avanzar ahora queda en manos de la sociedad que el computo sea cada vez más real.

logo general junta de extremadura

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.