EUROACE
  • |
Región Digital

Fermín Solís:"Ilustro, escribo cómics y libros para niños porque son el germen de todo"

El creador trabaja mucho fuera de España sin perder un ápice de su esencia undergoround y sin descuidar sus proyectos personales como Astro-ratón

Marta Alvarado

28 agosto 2018 | Publicado : 17:56 (26/08/2018) | Actualizado: 00:28 (29/08/2018)

No se entiende una infancia sin Mortadelo o sin Zipi Zape, ni una adolescencia sin 'El Vívora' o Marvel.

Con un estilo punk, desesenfadado, socarrón y sin perder el sentido del humor, Fermín Solís cuenta y dibuja su universo para niños y adultos.

Al final, una buena historia siempre prevalece sea cual sea su formato y el público al que a priori vaya dirigida.

Libretas, guiones, storieboards, mucha música y sobre todo imaginación a cascoporro protagonizan esta entrevista a un artista todo terreno únicamente apta para niños, y no tan niños, valientes.

Vamos a empezar con una pregunta que nunca te han hecho... ¿Cuándo empezaste a dibujar?
Bueno, pues eso es casi como un viaje a la prehistoria. Siempre andaba dibujando en casa por las paredes y todo.

Luego ya en el colegio los profesores incluso me reñían, pero yo seguí dibujando.

¿Cuándo te das cuenta de que puedes dedicarte a la ilustración de forma profesional?

Realmente fue algo muy natural lo de convertir el dibujo en una profesión. No recuerdo el momento en el que comencé a dibujar profesionalmente, lo que sí puede decirse, es que fue en el 2000 cuando publiqué mi primer cómic con Subterfuge, una editorial muy importante.

Fui a Barcelona a presentarlo y fue un punto de inflexión puesto que fue mi primer trabajo profesional pagado. A partir de ahí, me profesionalicé, es decir, dejé mis otros trabajos para dedicarme a ilustrar y dibujar.

Además, me pilló el cambio del papel al digital. De hecho, el segundo o tercer cómic que publiqué ya lo envié a través de internet. Unos años antes, seguramente me hubiera tenido que ir a vivir a Madrid o Barcelona. Gracias a internet puedes trabajar desde cualquier sitio.

En el año 2002 fuiste Accesit del Certamen del Cómic e Ilustración INJUVE, Autor revelación de Expocomic en 2004, Finalista del Premio Nacional de Cómic... ¿Todo esto cómo se come?

Realmente no lo sé, fue todo como sin comerlo ni beberlo. Yo no tenía ni idea de que iba a dedicarme profesionalmente dibujar. Al final yo lo que quería era contar historias y me daba igual el medio... estuve una temporada haciendo cortometrajes también, tenía un grupo de música... en fin, había que sacar todo lo que llevas dentro, las cosas que te engullen cuando eres adolescente.

El problema era que en esa época no estaba tan instaurada la novela gráfica, pero sí había un circuito de cómic de 14 ó 16 páginas muy abierto. Yo publicaba mucho. A raíz de todo esto conseguí estos premios, siendo el de Barcelona otro punto de inflexión en mi carrera. Me sirvió de catapulta para dedicarme a la ilustración. Siempre he querido ser ilustrador más que dibujante de cómics.

Además, al año siguiente organizaron una exposición muy cuidada con mi obra. Me dio mucha visibilidad. Mis padres me tuvieron que apoyar porque mis dibujos estaban siendo reconocidos; me salían trabajos para 'El País', para 'El Mundo', siendo yo un chaval de veintipocos años.

He de decir que yo siempre estaba produciendo con el objetivo de llegar a la ilustración, que en esa época era muy difícil.

Como es natural, todo artista bebe de influencias, ya sean musicales, cinematográficas, plásticas... ¿Cuáles son tus referentes?

Yo soy más de la cultura underground, los 60 y los 70. Un referente muy importante para mí ha sido la Nouvelle Vague francesa, el cine independiente que llegó con Lars Von Trier y que nos engañó un poco a todos con el Dogma, yo tenía 18 años o por ahí y me marcó mucho... Cualquiera de mis cómics tiene mucha influencia del cine.

Respecto a los autores son muchísimos, desde Sempé, los dibujos de la Warner, los dibujos de los 90 de Cartoon Network, Dexter, las Súper Nenas...
Musicalmente ya ni te cuento...

¿Qué le dirías a todos los que piensan que la ilustración, los cómics y las novelas gráficas son cosas de niños?

Ya me da un poco igual, pero me da pena que la gente no lea estas cosas. Pasarían un rato en el que aprenderían mucho. Es como si ven una buena película, como si escuchas una buena canción. No digas que no porque es un cómic ¡Ellos se lo pierden!

Yo creo que la literatura infantil tiene que ser reivindicada. Nada hubiera sido de mi vida sin leer a Gloria Fuertes o Pipi Calzaslargas. Entiendo que tú también reivindicas la importancia de las primeras lecturas.

Claro, por eso me estoy enfocando mucho al público infantil. Ilustro, escribo cómics y libros para niños porque creo que es el germen de todo. No obstante, es cierto que en mi pandilla solo leíamos 1 o 2.

Tengo muchísimos recuerdos de mi infancia asociados a tener un cómic delante, sobre todo de Bruguera los domingos por la noche. Luego descubrí los súper héroes, con 14 años empecé a comprar 'El Vívora'.

Hemos elegido siempre y los cómics han sido siempre la puerta para formarte como persona.

No se puede entender tu carrera sin la música ¿En que andas metido ahora?

De forma paralela a la ilustración la música siempre ha estado ahí. Si no hubiera sido dibujante hubiera sido músico, pero la forma de vida es muy diferente porque tienes que viajar mucho.

Dejé un proyecto Indie Pop llamado Hostal Moscú por desavenencias musicales con el resto de la banda. He montado otros dos proyectos: Kaplan y otro que se está formando, que es tipo los inicios de R.E.M.
Es lo que me da la vida ¡No me gusta ni el fútbol!

¿Cómo surge el personaje de Astro-ratón?

Estaba haciendo Buñuel en el 'Laberinto de las Tortugas', que supuso un reto a todos los niveles, tanto a la hora de escribir, como a la hora de dibujar y de documentarme, de hacer un guión muy elaborado, mucho más realista a lo que estaba acostumbrado...

Necesitaba hacer algo sin guion que fuese gamberro y que fuese surgiendo sobre la marcha. Una editorial de Barcelona sacó un sello para niños llamado Mamut, probaron conmigo como conejillo de indias y ahora tienen un montón de títulos.

Me está dando muchas satisfacciones a nivel personal porque me escriben muchos padres diciendo que sus hijos antes de Astro-ratón no leían y preguntándome por el siguiente número. Ahora estoy trabajando en el 4 y haciendo el guión del 5.

En Astro-ratón se juntan varias pasiones: el libro infantil, la ciencia ficción y la libertad para contar lo que quiero.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Pues depende. Lo más rollo son los libros para agencias, que son libros de pegatinas, puzzles... tienen fecha y lo tienes que entregar. Luego están los cómics, que hace mucho que no hago porque en España no existe una industria del cómic como tal y no se puede vivir de ello. Los hago cuando tengo muchas ganas y tengo mucho tiempo. Hay que hacer el storyboard y pasar a limpio. Ahora, con lo de Buñuel tengo que sacar dos novelas gráficas para los próximos 5 años.

Por último, está el proceso de realizar mis propios libros, que es cuando realmente disfruto y a lo que querría dedicarme siempre pero no puedo. Ahí sí que me dejo llevar por las musas, tiene que surgir, no puedo estar dándole vueltas.

Llevo siempre un cuadernillo al lado del storyboard y luego ya voy pasando a limpio. Apunto las ideas en un cuaderno y las adapto a un formato en el que se pueda publicar.

Y ahora ya sí que sí, hablemos de 'Buñuel y el Laberinto de las Tortugas', ¿Cómo empezó todo?

Estuve en las Jornadas de Atlántico en Coruña justo cuando estaba empezando el boom de la novela gráfica, que suelen tener uas 120-150 páginas con historias que lleguen mucho al público. Mi editor me dijo que hiciera historias más costumbristas o tipo chico conoce chica.

Se me ocurrió hacer algo sobre Las Hurdes pero actual. Lo que ocurre que una vez visitas el Norte de Cáceres te das cuenta que Buñuel sigue muy presente en la sociedad, en las calles, en todo. En los Carnavales hay un pelele de Buñuel, bustos pintorrajeados... se me ocurrió inventar cómo fue el rodaje de 'Tierra sin pan', porque Buñuel solo dejó escritas dos líneas sobre esto.

Hubo un proceso de escritura de guion, de documentación, de ir a la Filmoteca, de hablar con gente... Yo hice el cómic a mi bola, muy underground, con un dibujo muy sucio, con bucles temporales, con un Luis Buñuel que cambia de cara...
Se ha publicado en Francia, tuvo mucha repercusión a nivel mediático, muy buenas críticas, fue finalista al Premio Nacional y ahí quedo la cosa.

A los 4 o 5 años me dijeron que querían hacer un cortometraje, pero no daba para sacar todo lo que había en el libro. José María Fernández de Vega, que tiene una pequeña productora en Almendralejo, cogió el libro, se fue a Madrid y se lo presentó a Manuel Cristóbal, productor de 'Arrugas', quien dijo que era justo lo que estaba esperando.

¿Cuándo vamos a poder disfrutar de la peli? ¡Lo estamos deseando!

A ver, me ofrecieron participar en la peli como director de arte, pero preferí mantenerme al margen. Nunca he hecho animación e iba a perder mi ritmo de trabajo. Tuve una reunión con el guionista y les dí total libertad. Va a ser una película muy distinta al cómic pero con toda la esencia. Ya está finalizada y seguramente se estrenará en el primer trimestre de 2019.

Buñuel no ha sido el único artista sobre el que has ilustrado. Hablemos del libro de Wostell.

Tengo relación con un grupo de la universidad a raíz de los cuento de 'El pico de la cigüeña'. Son gente con la que trabajo muy a gusto y muy bien. Hicimos una visita al museo súper interesante, donde vi los primeros dibujos de Vostell, las cartas a sus padres, todo...

Nunca me pusieron un pero y me dejaron total libertad. Ha sido muy agradable.

¿Y cómo ha sido el momento Pedro Almodóvar? ¿Cómo te enfrentas a una peli tan rompedora como 'Pepi, Luci y Bom y otras chicas del montón?

La verdad es que la elegí yo porque me parecía la más loca y la que más me recordaba a Jonh Waters. No quería hacer un solo dibujo e hice una especia de '¿Donde está Wally?' con muchos detalles de la peli.

Le gustó mucho a Almodóvar y además fue una oportunidad de no perder el contacto con otros ilustradores.

¿Cómo ves el panorama de ilustradores en Extremadura?

En Cáceres, han surgido un montón de ilustradoras que suben a Instagram sus creaciones de forma muy cuidada. Yo soy un poco más desastre para eso...
Hay muchísimo potencial, eso es cierto, pero muchas veces no puedes llegar a vivir de esto, se convierte en un hobbie, que está bien, pero lo suyo es profesionalizarse.

Además, hay muchas herramientas que facilitan el trabajo como los Ipads. Es como grabar un disco en casa o hacer una película con el móvil. Hay mucha gente creativa pero que no se puede dedicar profesionalmente a ilustrar. Yo lo que hago lo comercializo porque es mi forma de vida.

En Extremadura, la cosa está regular como siempre, vamos, casi no trabajo en España últimamente, trabajo con una agencia inglesa y otra americana. En España, sigo haciendo libros de texto y cosas así... está la cosa un poco complicada para meter la cabeza dentro de la ilustración.

Por último, cuéntame algo sobre tus próximos proyectos.

En 2019, quiero parar de hacer tanto libro de encargo porque estoy saturado, rematar Astro-ratón 4, que está ya casi casi, empezar con el 5, una novela gráfica sobre Medea, quiero empezar un libro para preadolescentes y romper la barrera de los 6-9 años...

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.