Premios @ 1
Premios @ 2
  • |
Región Digital

Soleá Morente: “Llevo fatal lo de las etiquetas”

De familia de artistas donde las haya, Soleá Morente viene dispuesta a comerse el Womad para hacer vibrar al público con su música el sábado a las 21:00

Marta Alvarado

11 mayo 2018 | Publicado : 21:16 (11/05/2018) | Actualizado: 19:30 (12/05/2018)

Soleá Morente es algo así como la turmix del flamenco porque está en una continúa búsqueda de fusión y evolución. No le dan miedo el indie, ni el rock, ni el trap para logar nuevos sonidos, lo que la hacer ser digna heredera de su padre.

Siempre ataviada con su pulsera de pinchos y su rabillo del ojo muy bien definido, este volcán “granaino” llega a Cáceres junto a Napoleón Solo y Lorena Álvarez para ofrecer un concierto de los que no se olvidan. Señoras y señores, bailen con esta morena.

Viniendo de la familia que vienes me gustaría que me hablaras de tu infancia, de la música con la que has crecido.

Pues en mi casa se escucha de todo. Mucho cante jondo, como es natural, la Niña de los Peines, Manuel Vallejo, Manolo Caracol pero también a Leonard Cohen, David Bowie, Billie Holiday, pasado por Bethobeen o Mozart. Música muy diversa y artísticamente separados.

Yo creo que a David Bowie encantaría la Niña de los Peines, te lo digo.
Pues seguro, porque David Bowie tiene un punto muy muy flamenco.

Has mamado el arte desde pequeña ¿Cuándo decides dedicarte a la música?

Ha salido muy natural. Una necesidad vital. Las navidades, los cumpleaños, los veranos siempre estábamos cantando. Si te gusta y creces así es muy difícil no querer dedicarse a ello.

Yo en cuanto terminé selectividad quería trabajar en la música, pero mi padre me dijo que si uno se organiza bien se pueden hacer varias cosas. Al terminar la carrera ya decidí tirarme al escenario.

Tu paso por la universidad ha sido crucial en tu vida ¿Qué te aporta tener una carrera como filología hispánica?

Ha sido muy útil, no era consciente cuando estaba estudiando, de lo bien que me venía. En realidad es una parte de la carrera musical. El texto, la palabra es fundamental para que una canción que sea buena.

La filología hispánica es un estudio en profundidad del idioma, de la palabra, de la literatura, de la gramática, de la poesía. Ahora, a la hora de escribir, tengo más criterio para distinguir cuando un texto es bueno y otro no lo es tanto.

Granada es flamenco, Albaicín, Sacromonte pero también Lagartija Nick, Planetas, Lori Meyers ¿Cómo has convivido con esta corriente indie-rock? ¿Cómo fue trabajar con Los Evangelistas?

Ha sido una experiencia determinante en mi vida. Si no hubiese conocido a Lagartija y a Planetas, quizá no estaría haciendo este tipo de música que estoy haciendo. Si te gusta la música y la literatura es imposible no querer trabajar con ellos.

Son personas con mucho criterio, únicas. Tanto con Antonio como con Jota he escuchado a grupos y formas de hacer música que no conocía. Trabajar con ellos y ser su amiga me ha llevado a ser la que soy ahora.

Para muchos, esta fusión entre el flamenco y el indie supone una revolución ¿Tú que tal te llevas con el purismo y con la dictadura de lo políticamente correcto?

Bueno, yo intento entender a todo el mundo, tanto a los que los que desde mi punto de vista llevan razón y a los que no, pues también. Pero no estoy de acuerdo con la gente que se niega al progreso, a avanzar y a ir al compás de los tiempos.

Entiendo a la gente tradicionalista, clásica, lo que no entiendo son las faltas de respeto a una generación que necesita vivir al compás del tiempo y actualizar. Me gustaría que se lograse la utopia de ser todos amigos porque creo que las utopias son necesarias para avanzar y progresar cada día más.

Ya en “Tendrá que haber un camino”, te alejas de lo ortodoxo y continúas la senda de la escena indie granadina, llegando a traspasarla con composiciones de La Bien Querida, lo que dio lugar a un disco muy diverso. Ahora, con Ole Lorelei, vuelves a romper de nuevo y lo haces de una forma mucho más descarada y muy valiente ¿Cómo ha sido todo el proceso de creación?

Despues de 3 años después de “Tendrá que haber un camino”, me han ido pasando cosas, he escuchado otras músicas y me reencontré con Alonso Díaz Carmona, el líder de Napoleón Solo y con Lorena Álvarez. Tengo muy interiorizado todo lo que pasó en “Tendrá que haber un camino”, con todos aquellos maestros que me dieron la mano para seguir adelante, La bien querida, mi hermana Estrella...

Me apetecía seguir avanzando a ver que me encontraba por el camino y me topé con Alonso, con quien tenía algo pendiente del anterior disco. Un día vino a Granada y me puso “Ya no solo te veo a ti” cantada por él y me encantó porque era un sonido totalmente nuevo así que decidí investigar por ahí.

Después de todo esto, coincidí con Lorena Álvarez en el Monkey Week, decidimos hacer algo. Casualmente ella se vino a vivir a Granada y surgió Baila Conmigo, Lorelei... y al final este disco ha surgido de encuentros entre tres amigos. Ha salido un trabajo discográfico nacido de la amistad, la admiración mutua y el intercambio de conocimientos.

Me encantan los sonidos setenteros, ochenteros, que recuerdan a Las Grecas, los Chichos, como tiras de psicodelia y esos aires de Camela que gastas últimamente ¿Por qué has decidido ir por ahí?

Baila conmigo nos ha dado desde el principio muy buen rollo, muy buena energía, y ese punto de humor que aporta al disco que tiene un halo de melancolía. Necesitábamos reírnos y con las primeras pruebas de la canción ya empezábamos a bailar como locos.

Ese punto homenaje a Camela es porque todos hemos escuchado a ese grupo y reivindicamos esa música popular y del pueblo como también son Las Grecas, Ray Heredia, Los Chichos...

Baila Conmigo es una canción que ya no hace falta que yo la cante, que ya la canta la gente ¡y solo voy por el tercer concierto! Hay que pasárselo bien ¡me encanta!

Al hilo del Baila Conmigo, últimamente no paro de decir que es el nuevo Girls Just Wanna Have Fun, todo un himno. Para mi es toda una declaración de intenciones, que yo creo que tiene mucho que ver con el feminismo, en forma de canción ¿Tú crees que las revoluciones hay que bailarlas?

Me está diciendo mucha gente que es la canción del verano, tengo muchos amigos gays que les flipa. Le estamos cogiendo mucho cariño.
Tiene un mensaje muy de vamos a empoderarnos y vamos a salir a bailar. “Deja de hablar del sistema, el sistema no tiene la culpa de todas tus penas”.

Es verdad que estamos muy puteados, pero no vamos a echarle la culpa todo el rato a eso. Hay otros principios básicos, morales ¡No me comas la cabeza, voy a salir a empoderarme, a bailar y a reírme! ¡Hay que pasarlo bien!

¿Cómo te atreves a mezclar fandangos o alegrías, palos puramente flamencos, con pop?

Para mi, cantar un fandango, una soleá o una alegría de un minuto tiene el mismo valor que cantar una de cinco de por ejemplo, rock. Perdona, es que yo lo de las etiquetas lo llevo fatal. Yo pongo en el mismo lugar a “Grande locura es Negarlo” con “Ya no solo te veo a ti”.

Creo que es importante que tengamos en cuenta que hay diferentes formas de decir lo mismo, cuantos más idiomas hables, mejor y no pasa nada por estudiar varias cosas a la vez.

No todo es blanco o negro, en el sentido de o cantas cante jondo o eres rockera. Siempre existe el clasismo y yo soy más partidaria de la multiculturalidad, que en literatura se llama intertextualidad. Me inspiro tanto en Vallejo como en Bob Dylan, no lo puedo evitar.

Hablemos también del momento auto- tune de la “Misa que voy yo”, por favor.

Ese es un momento muy divertido de los conciertos porque resulta inesperado. En realidad, el trap no está tan alejado del flamenco. La literatura del trap a mi me recuerda a las letras del flamenco porque ambas cantan a las fatigas que está viviendo la sociedad, el pueblo.

Hay veces que escucho trap y es un poco como escuchar a Camarón porque escriben de una manera muy pura, hablan con el corazón abierto. Me interesaba hermanar el género del trap con el cante jondo y ahí estoy con mi misa.

Volviendo a la música, ¿Cómo ves esta nueva ola flamenca con artistas como Rosalía o El Niño de Elche? ¿Crees que son un poco herederos de Omega?

Son muy fan de ambos, me caen súper bien. Ellos hacen una cosa y yo hago otra aunque todos partimos del flamenco y todos bebemos de la escuela Morente.

Mi padre se dedicó en su momento a ponerlo todo patas arriba mezclando sonidos nada convencionales. Fue muy valiente y claro que nos influye.

Con lo que te gusta una mezcla, vas a flipar con el WOMAD. Háblame de tu puesta en escena, pulsera de pinchos incluida y de por qué no podemos perdernos a Soleá Morente mañana en la Plaza Mayor de Cáceres.

Estoy como loca por tocar en el Womad de Cáceres y luego irme por ahí para ver todos los conciertos que pueda. Es el primer festival que vamos a hacer con Ole Lorelei. La pulsera es de mi padre, que la utilizaba en los omegas y el decía que era la pulsera que le convertía en rockero.

El otro día se me desenganchó pero tengo que arreglarla porque yo no puedo salir a cantar sin mis pinchos. Pero bueno, allí estaré con Napoleón Solo, Lorena Alvarez y toda mi banda.

Por último, después del conciertazo del Womad, háblame un poco de tus próximos proyectos.

Estamos cerrando bolos poco a poco porque este disco está recién salido del horno. Vamos a Sonorama, La Mar de Músicas, Monkey Weekend... y otros proyectos que no quiero decir ¡por si no salen!

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.