Premios @ 2
Premios @ 1
  • |
Región Digital

David Matías, fundador de La Moderna :"Editar en tiempos de crisis"

La editorial La Moderna busca ser la perfecta combinación entre lo digital y el papel a la vez que busca nuevos talentos sin olvidar los clásicos

Marta Alvarado

23 abril 2018 | Publicado : 03:20 (23/04/2018) | Actualizado: 00:26 (25/04/2018)

Una carrera, un doctorado sobre las Hurdes, un libro publicado... todo para volver a tener eseprincipio de incertidumbre tan típico de la generación millenial. Jóvenes sobradamente preparados que no pueden acceder a un puesto de trabajo y, si lo hacen es precario. 

Con este panorama nace La Moderna, una editorial extremeña hija de la crisis que poco a poco se abre camino apostando por la calidad literaria y combinando como pocas tradición y, valga la redundancia, modernidad. En Región Digital hemos charlado con su fundador, David Matías, quien demuestra que, incluso en tiempos de crisis, se puede vivir de la cultura.

Cuando el sueño dorado de los jóvenes es ser funcionario ¿Cómo se te ocurre montar una editorial y más en tiempos de crisis?

Pues La Moderna surge precisamente de una imposibilidad: la de ser funcionario. He pasado los diez o doce últimos años de mi vida formándome para ser profesor de universidad, pero resulta que, desde la crisis, es casi misión imposible entrar a trabajar en una universidad española, así que no digamos ya extremeña.

Fue esa vocación frustrada, ese colapso del mercado laboral de la docencia superior lo que me empujó a optar por un camino más arriesgado: el del emprendimiento, la iniciativa privada y el salto al vacío. Tenía experiencia como escritor, editor de fanzines e investigador literario, por lo que la opción editorial fue, más que una elección, una decantación de los acontecimientos.

No, ahora en serio. No creo que los jóvenes sueñen con ser funcionarios. De hecho, si preguntáramos a niñas y niños, no creo que ninguno de ellos nos dijera que quiere ser funcionario. Será, de nuevo, la congelación del mercado laboral lo que les empujará a dedicar algunos de los mejores años de su juventud a enfrentar el horrible proceso de las oposiciones. De modo que es lo mismo que les forzará a ellos a querer ser funcionarios lo que me ha impulsado a mí a editar en tiempos de crisis: la economía. Que es como decir el “destino”.

¿Qué es La Moderna? Explícame cuál es el concepto revolucionario de tu librería

La Moderna es, ante todo, una editorial a la que le pusimos el nombre de librería porque, en plena era digital, queríamos recuperar el espíritu de aquellas librerías barrocas y decimonónicas que editaban e imprimían sus propios libros. Y porque en un futuro no muy lejano nos gustaría vender nuestros libros a través de nuestra propia web.

La Moderna ya es también una pequeñísima agencia de comunicación, una gestora de eventos culturales y un blog de crítica cultural y puede que próximamente opere también como una plataforma de autopublicación. Si fuéramos una multinacional, para lograr consolidar todo esto necesitaríamos dinero y recursos. Pero, como no lo somos, lo que nos hace falta es mucho tiempo y aún más trabajo.

En la web se puede ver un catálogo de lo más variadito, que va desde Feminismo o Barbarie, Poeta en Nueva York de Lorca o una nueva traducción de Benjamin ¿Seguís algún tipo de directrices a la hora de escoger las obras?

Queremos que en nuestro catálogo convivan clásicos y traducciones con autores jóvenes. En La Moderna publicamos de todo: desde novela hasta ensayo, pasando por poesía y teatro. No tenemos colecciones, somos así de eclécticos, y solo tenemos un criterio editorial: la calidad y la ética del texto. Aunque, pensándolo bien, eso son dos filtros.

Damos tanta importancia a los valores como a la estética de la obra. Estamos convencidos de que la ficción que consumimos influye en el modo en que nos comportamos con nuestro entorno, de modo que los libros que publicamos deben satisfacer criterios de responsabilidad muy bien definidos. Por decirlo pronto: nos gustaría que nuestros libros contribuyeran a un mundo mejor.

¿Qué tal se llevan en La Moderna el papel tradicional y la lectura en formatos digitales?

El proyecto original de La Moderna buscaba poner en comunicación las dos orillas del Atlántico mediante la publicación de un solo catálogo de ebooks para todos los países de habla hispana. Cuando empezamos, solo publicábamos libros digitales. Hemos presentado libros en La Paz, Lima y Miami antes de descubrir que el ebook no termina de cuajar en España y que en Hispanoamérica no todo el mundo tiene tarjeta de crédito y, cuando la tienen, desconfían de usarla para comprar por Internet.

Fue entonces cuando nos vimos obligados a pivotar y regresar al pasado para centrar todos nuestros esfuerzos en la edición tradicional. Y, después de cuatro libros en papel, podemos decir que estamos muy contentos.

Todo esto es muy bonito, pero vamos al turrón... ¿Cómo consigues vender libros de La Moderna?

El editor debe asegurarse de que la cadena del libro, como la del frío, no se rompe jamás. Debe comprobar que el libro sale de imprenta del mismo modo que salió de su cabeza, sin sufrir variaciones. Que llega al almacén de la distribuidora en perfectas condiciones y que está disponible en librerías en un plazo razonable. Debe ocuparse de supervisar todo esto y, además, de organizar presentaciones del libro y maximizar los resultados de la promoción.

Pero, no nos engañemos: quien de verdad vende no es el editor. Es el autor. La inmensa mayoría de los lectores de Pérez-Reverte no sabrían decir en qué editorial publica sus libros. Desde mi corta experiencia, y siento la tautología, creo que la mejor forma de vender es fichando a autores que venden.

Internet es el presente ¿Cómo trabajáis temas como el diseño web, canales de comunicación como blogs o la esclavitud de las redes sociales?

Internet ha supuesto una enorme democratización que ha puesto al alcance de microempresas como la nuestra potentes herramientas de gestión y promoción que antes solo estaban al alcance de los grandes grupos empresariales.

Eso hace posible que una pareja, lo que es muy habitual en el mundo de la edición, o incluso una sola persona, como a veces es mi caso, se ocupe del contacto con autores, el diseño web, el diseño de marca, el diseño de las portadas, la maquetación y, finalmente, la corrección de todo el proceso. El do it yourself está muy bien, pero lo ideal (y lo profesional) es tener el dinero suficiente para externalizar el mayor número de funciones posible. Pero ¿quién lo tiene?

Otro de los temas que tenéis muy en cuenta es la perspectiva de género, por un lado apostando por autoras como Pilar Aguilar Carrasco o Patricia de Souza y por otro, con post como “El Feminismo y los sacerdotes de la literatura”. Va a ser verdad eso de que la revolución también está en los libros...

No sabría decir si la revolución está en los libros, pero sí que me gusta pensar que un libro puede cambiar, incluso mejorar, aunque sea ligeramente, a quien lo lee. No todos los libros tienen ese potencial, por supuesto. No se trata, como decía Séneca, de leer muchos libros, sino de leer los buenos. De lo que sí estoy seguro es de que sin feminismo no habrá revolución.

Por eso, una de las líneas editoriales fundamentales de La Moderna es la literatura hecha por mujeres y, en concreto, la literatura feminista. Nuestro objetivo es lograr la paridad en nuestro catálogo. Y, de momento, lo estamos consiguiendo. Cuatro libros: dos autoras, dos autores. Además, en el equipo cuento con Lidia Gómez.

¿Hay alguna publicación de la que te sientas más orgulloso?

Para mí, todos los libros en los que he intervenido como editor son especiales. Pero por no eludir la pregunta, podría responder que el Poeta en Nueva York de Lorca es especial porque fue nuestro primer ebook y con él inauguramos, creo, un formato totalmente nuevo: el facsímil ilustrado digital. La obra en la era de su reproducibilidad técnica de Walter Benjamin es especial porque fue nuestro primer libro en papel y porque fue un encargo nuestro a un traductor excelente y es una especie de manifiesto encubierto de lo que queremos ser.

Nuestro último libro, Feminismo o barbarie de Pilar Aguilar, es especial porque es el último y porque en él hemos condensado todo lo que hemos aprendido hasta ahora.

Por último, ¿me adelantas un poquito de los próximos proyectos de La Moderna?

Una biografía de los años mexicanos de William S. Burroughs, una nueva edición ilustrada de Edipo Rey (una de los obras de teatro más influyentes de todos los tiempos), un diccionario muy personal de flamenco, el poemario de una autora que se hizo viral con un poema “contra” la factoría Disney, la primera novela de otra autora que ha publicado en la editorial Caballo de Troya, el poemario inédito de Elena Garro y alguna novela infantil y juvenil.

Ah, y estamos en conversaciones con un autor que ha vendido más de 7 millones de ejemplares de todos sus libros. Hace un mes te hubiera dicho que el acuerdo estaba prácticamente cerrado, pero ahora mismo no sabría muy bien qué decirte.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.